Un mes con un «smartwatch», un mes con el Moto360

Moto 360

Dentro de los «análisis tras un mes de uso» que estamos haciendo en Xataka me ha tocado uno al que «tenía ganas»: el de uno de esos llamados «smart watch». Ha sido con el Moto 360, que de esta generación es el que más me ha gustado, con el que he intentado comprobar el balance «racional»: funcionalidades que se obtienen (sobre todo si con él uno conseguía mirar mucho menos el teléfono) frente a nuevas obligaciones, como la de cargar cada poco tiempo, llevar un cargador extra en los viajes, etc…

Mi impresión tras un mes es que si no hay una conquista por la vía emocional, del diseño y la conexión de uno con el dispositivo, no hay smartwatch en el mercado que justifique hacerse con él. Y lo dice uno al que el Moto 360 le ha gustado mucho.

El arte de seleccionar con lo que te interrumpo en la muñeca

Android Wear

En Así es Android Wear:

En este “Stream del contexto” recibiremos todas las notificaciones que nos lleguen a nuestro dispositivo Android y las aplicaciones nos podrán sugerir tarjetas con información que nos podrían ser muy prácticas en ese momento. Por ejemplo, además de las notificaciones de mensajes y llamadas, Google Now nos mostrará sus tarjetas del tiempo, resultados deportivos, vuelos y cía, y una aplicación deportiva podrá mostrarnos las calorías que hemos consumido, entre otros ejemplos.

Android Wear puede ser la cristalización de muchos de los temas que hemos venido hablando estos años sobre Google Now: cuando el descubrimiento y el contexto importan más que las búsquedas, en el producto de Google más importante en muchos años.

De entrada me suena bien, tras haber probado algunos relojes y pulseras mi impresión es que seleccionar con lo que se interrumpe en la muñeca no es tan fácil como enchufar las notificaciones: hay que conseguir un equilibrio entre sugerir lo que a priori se entiende que tiene valor para el usuario y lo que éste quiere configurar.