Comparando los precios de Amazon con PriceNoia

La Internet hispana se mueve y una prueba de ello es PriceNoia, sitio que gracias a los webservices de Amazon, permite comparar los precios de los productos en las sucursales de la misma: Estados Unidos, Alemania, Japón, Gran Bretaña, Francia y Canadá. Gracias a ella podemos descubrir que en muchas ocasiones resulta más rentable comprar en Estados Unidos que en europa aunque lo hagamos desde España. Prueba de ello es el clásico Elmasri.

Este proyecto nace de sendas entradas en los blogs que ya detectaban que la política de precios de Amazon implicaba que en Europa existiera un coste mayor al adquirir muchos productos en el mismo continente que si se trae de América. Un sitio muy interesante y que al estar inglés, pronto veremos en boca de los medios internacionales.

El nuevo buscador de Amazon

Lo prometieron hace tres meses y han cumplido. El mercado de buscadores ha dado un paso importante, sobre todo para los amantes de la literatura y de los libros en general. Porque ahora en Amazon no sólo podemos buscar por el título, el autor o la editorial de un libro, sino que podemos hacerlo por lo que aparece expresamente en su contenido. Es decir, una búsqueda por «en algún lugar de la mancha», no nos devolverá los libros con ese título, sino todos aquellos en los que aparezca en el texto, detallándonos la(s) página(s) en concreto y, eso no es todo, leer los fragmentos en los que aparece (sólo usuarios registrados). Una maravilla que funciona a la perfección.

En esta tecnología confluyen varios aspectos interesantes: por un lado Amazon pretende recuperar los visitantes que se han ido a otros buscadores (Google y Yahoo principalmente) a buscar libros y en cuyos resultados no necesariamente aparece Amazon como primera tienda. Por otro está el aspecto legal, cada libro tiene un copyright que pertenece a sus editores y creadores (y Amazon tiene un catálogo de 120.000 títulos). Este tema parece solventado de una manera un tanto… bueno ingeniosa. Amazon no devuelve texto sino imágenes, las del resultado de la búsqueda y las adyacentes, para acceder a esta opción has de haber dado tu tarjeta de crédito y te limitan las páginas al mes en términos absolutos y por cada ejemplar. En definitiva, Amazon no te da libros electrónicos gratis, ni fragmentos de ellos.

Un nuevo golpe de efecto de los, no cabe duda, líderes en e-commerce a nivel mundial.

Fuentes: Businesswire, Wired

Amazon quiere buscar en los libros

Amazon es una herramienta de búsqueda disponible en su página que permita mostrar contenidos de los libros que vende en su tienda. Así se podría buscar que libros contienen una determinada cadena o tratan de algún tema en concreto. Se limitará el fragmento de libro que se muestre al usuario que busque y se dejarán fuera del buscador los libros de poesía o referencia, de los que con un pequeño trozo se podría dar por contento el cliente.
No deja de ser un capítulo más en la guerra de los buscadores: Google, Microsoft y Yahoo están apostando fuerte. Es por ello que el hábito del usuario es buscar a través de ellos, por lo que puede ser encaminado a cualquier tienda. Con esta maniobra Amazon pretende volver a dirigir el tráfico hacia su sitio, ofreciendo el valor añadido de acceder al contenido de los libros.

Entre los editores esto desvela suspicacias, por un lado por el temor al pirateo (han de tener mucha seguridad de que sólo se accederá a pequeños trozos) y por otro porque no está claro que beneficio (económico) van a conseguir.

De todas formas, un nuevo paso por delante de los demás de Jeff Bezos, que vuelve a demostrar el por qué es la tienda en Internet con mayores beneficios.

Fuente: New York Times (requiere registro)