Amazon y la venta de música en MP3 sin DRM

AmazonRumore, rumore. Ojo porque no es nada confirmado, pero de producirse creo que sería una de las noticias más interesantes de los últimos meses en la industria musical. El rumor consiste en que a principio de 2007, Amazon abrirá una tienda de música en MP3 sin DRM, o lo que es lo mismo, sin limitar lo que puedes hacer con la música que has comprado, dónde escucharla, cuantas veces copiarla o si quieres pasarla a otros formatos. Lo anticipan en Computer.net y hypebot.

Amazon se apuntaría al modelo eMusic y, de entrada, tendría el mismo problema: convencer a las discográficas grandes de permitir la venta de sus discos sin DRM. A cambio, Amazon accedería a un deseo de estas (aro por el que nuncan han entrado Apple y su iTunes) como es el precio variable de las canciones en función sobre todo de la antigüedad.

Cabe recordar que Yahoo también hizo sus pinitos con la música sin DRM. Que las grandes empresas de internet apuesten por la venta de música online sin DRM habla a las claras de que sí que hay un modelo rentable en ella, algo que ya ha desmostrado eMusic. La pelota está en las discográficas ¿Deshacerse de su amado DRM con el que controlar que hacen los usuarios con los contenidos o quedarse fuera de la tienda de música de Amazon, con el poder comercial que tiene? ¿de verdad le van a dejar un pastel tan apetitoso sólo para las independientes?

Por cierto, de confirmarse, un giro de 180º respecto a lo que hicieron con Amazon Unbox.

Amazon Unbox

Amazon UnboxHabemus Amazon Unbox, el servicio de venta de películas y capítulos de televisión del comercio electrónico más exitoso del planeta. Hace unas semanas se especulaban con unas condiciones que finalmente se han visto confirmadas, a saber:

  • Hay un software sólo para Windows que es con el que se descargan los títulos. El contenido viene con DRM made in Microsoft, así que Windows Media Player al canto.
  • No se puede grabar en DVD. Bueno sí, pero sólo para ver las películas en el ordenador desde el que se adquirieron.
  • También hay alquiler de contenidos (bueno, eso si admitimos que lo otro se puede llamar comprar algo), para los que se tiene 24 horas para empezar a verlos. Y sí, caducan.
  • El catálogo con el que salen es potente, pero no está la Dysney, por si alguien dudaba que la tienda de películas de Apple no está al caer. Los precios son dos dólares para capítulos y entre ocho y treinta dólares para las películas. Alquilar estará entre dos y tres dólares.
  • Sólo Estados Unidos. Más detalles en sus Faq.

Contenidos que caducan y que no se pueden llevar al salón (al DVD), que limitan el número de dispositivos portátiles a los que podremos llevarlos (y también a cuáles, sólo los compatibles con el DRM de Microsoft) y que no son especialmente baratos. Eso es Amazon Unbox.

De Apple no espero nada diferente de su próxima tienda de películas en iTunes. Si acaso mayores restricciones puesto que sólo podrán pasarse a iPod, de cuyas capacidades de reproducción de vídeo dependerá sobremanera.

Es probable que todas estas condiciones sean cosa de los estudios, que Amazon por si misma no estaría por ofrecer una experiencia de usuario llena de trabas y cortapisas, en el que el comprar una película se convierte en adquirir cierto permiso para verla en un determinado sitio y en un determinado momento.

Sitio oficial: Unbox.

aStore, la tienda personalizada de Amazon

astore-beta-logo-announcemeBueno, después de un día desconectado gracias a una avería de Telefónica (por una vez Jazztel parece que no tiene la culpa), volvemos al blog.

Precisamente lo último que leí era un correo que enviaba Amazon a los inscritos en su programa de asociados en el que presentaba la beta de «aStore by Amazon». Se trata de una sofisticación de las habituales listas de recomendaciones que permite crear Amazon y que se pueden encontrar en muchos blogs, pero con toda la apariencia de una tienda virtual.

La idea de esta Amazon aStore es la de permitir a los usuarios montar una especie de tienda personalizada cuyos productos son un subconjunto de lo que vende Amazon seleccionado por el usuario. Si tengo una página de libros, podría añadir una página que sería la tienda del sitio y en la que aparecerían los libros comentados. De cada venta, obviamente, Amazon paga al sitio una parte de los ingresos.

Lo mejor de la aStore es que permite incrustarla en tu propia página gracias a un iframe y ahí está todo lo que se necesita: desde el buscador en los productos de la tienda hasta el carrito, todo provisto por Amazon y sin requerir instalar nada ni tener apenas conocimientos técnicos. También ta dan la dirección de la tienda personalizada en su servidor. La mía es la error500 aStore, en la que he puesto algunos libros «de mi canon particular».

La verdad es que la idea me parece genial. Sin dejar de ser una sofisticación de las listas de recomendados que ya ofrecía Amazon, la aStore permite de manera muy fácil montar una tienda para tu sitio con potenciales ingresos por venta como referido.

Eso sí, el producto es muy beta, Amazon no saca partida del brutal conocimiento que posee de sus usuarios. En lugar de ofrecerme añadir los productos que ya he comprado o que valoro positivamente, hay que buscarlos uno a uno y, de momento, sólo permite añadir nueve por categoría. Cuestión de tiempo que modifiquen este tema. También sería deseable que permitiese una mayor personalización, apenas puedes escoger los colores y añadir una pequeña descripción a cada producto.

Amanzon Unbox, la venta de vídeos y el DRM

AmazonParece que ya se sabe un poco más del servicio de venta de vídeos y películas de Amazon. En business 2.0 ofrecen los datos de un usuario que presuntamente llegó a descargar el Amazon Unbox y copiar los términos de servicio. La verdad es que la información que dan (si finalmente se confirma), no tiene desperdicio.

Para empezar, el Unbox Video Service (presunto nombrecito del servicio) permitirá comprar o alquilar contenidos. La diferencia, claro está, estriba en que los vídeo alquilados (series, películas, eventos deportivos) expirarán y dejarán de poder ser visionados en un tiempo. Será necesaria la descarga de un software a través del cual se controlará lo que se puede ver y, ojo, borrará los contenidos que hayan expirado. Así de fácil, Amazon te borra el fichero de tu ordenador.

Alquilar no sólo es más limitado por el hecho de que Amazon borrará tus ficheros, sino porque sólo se podrá ver el vídeo en un equipo. Si lo has comprado (curiosa revisión del concepto de compra) podrás verlo en dos ordenadores o dos dispositivos portátiles. Todas estas limitaciones apuntan a que van a utilizar el sistema DRM de Microsoft, aunque eso no aparece en los términos filtrados.

La guinda llega a la hora de pasar le peli que has comprado en DVD, algo que está permitido… pero que no funcionará en un DVD normal. Sólo aquellos de nueva generación equipados con DRM para controlar que sólo lo vemos nosotros permitirán reproducir los contenidos adquiridos en la Amazon Unbox. ¿Precios? En compra serán diez dólares la película y dos dólares el capítulo de serie. Esta maravilla estará disponible de entrada sólo en Estados Unidos.

Actualización: Salida oficial comentada en Amazon Unbox.

Vendiendo en Second Life o MySpace

Seclife-logo1Una tienda virtual ya no es lo que era. Si hasta ahora era sinónimo de una tienda online, una página web que permita adquirir productos, basta echar un ojo a lo que han montado en Second Life (el mundo 3D con más de 300.000 usuarios) para entender que el futuro será muy distinto: una representación de una tienda de libros en la que compramos a Amazon (ver Amazon Web Services Blog). Utiliza los web services de Amazon y permite hasta buscar en el contenido de los libros.

Por otro lado, Snocap – el último invento del creador de Napster – ha lanzado «Linx», un servicio de venta de canciones a través de un widget en MySpace. Los grupos pueden utilizarlo para vender sus canciones, actuando Snocap como intermediario (vía Mashable) y quedando a voluntad del artista el uso o no de DRM.

Dos ejemplos de un fenómeno curioso, al igual que ocurre con las tiendas físicas, a partir de ahora también será importante donde situamos nuestra tienda online. Curiosamente, tanto Second Life como MySpace permiten a sus usuarios poner estas tiendas y renuncian a controlar o llevarse parte de los beneficios generados en sus ecosistemas. MySpace se queda con los ingresos publicitarios y Second Life con los pagos por suscripción de los usuarios. No hay limitación a la hora de crearlas, pero sí una barrera en cada «mundo», en la red social la de convencer a los artistas de que usen tu widget y en el mundo virtual, dar a conocer y atraer a sus pobladores. Como en la vida misma.

Amazon y la compra de libros por internet

Si hay algo que me gusta regalar y autoregalarme son libros. Mi pila de libros por leer no para de crecer (aunque ahora estiro todo lo que puedo la delicia que es adentrarse en «Los girasoles ciegos») pero eso no impide que pase mucho tiempo en las librerías online, hojeando, mirando las novedades y pendiente de buenas ofertas. Como ya he hecho en otras ocasiones, he comparado dos tiendas online: una local (Casadellibro) y una foránea (Amazon, con la ayuda de Pricenoia)

Mi primer objetivo – autoregalo – era «El pasado» de Alan Pauls. Primer punto para el equipo visitante, 17.80 euros frente a los 24.50 de Casadellibro, nada mal una diferencia de más de seis euros, eso da casi para añadir algo interesante de bolsillo. El margen se estrecha, pero «Perro callejero» de Amis también sale mejor en la tienda yanqui, un par de euros de ahorro.

Luego tocaba regalo. Había escogido «Lo que Einstein contó a su cocinero«, las dos partes. El equipo de casa logra empatar, no está disponible en ninguna de las tiendas de Amazon, una pena.

Por curiosidad, miro algo de Bolaño. Esta vez el resultado es parejo, pero vuelve a ganar la opción casera en casi toda la bibliografía del chileno. Hay libros casi al mismo precio en Amazon Canadá, pero obliga a pagar doble los gastos de envio si escojo otros de Amazon USA.

Último asalto. Decido que «Tokio Blues» de Murakami puede ser un buen regalo y, sorpresa, vuelve a ser más ecnonómica la opción de Amazon: 12.66 euros frente a los 19 de la tienda de al lado.

¿Conclusión? No olvido que los gastos de envío y el tiempo de entrega son muchos mayores en el caso de Amazon, pero esta mini comparativa ilustra que la política española de fijación de los precios de los libros deja de tener sentido en tanto en cuento hay jugadores globales en la partida. Al margen de lo que a uno pueda parecerle proteger a los pequeños libreros, la amenaza de gigantes como Amazon es ya una realidad que en algunos casos produce la paradoja de que es más barato comprar libros de Estados Unidos que en la tienda de la esquina.

Google Print muestra sus libros digitalizados

Google PrintYa tenemos los primeros libros digitalizados en Google Print. La verdad es que el resultado es agridulce, como cuentan en su blog, el sistema permite buscar en el contenido de los libros, pero sólo muestra por completo los resultados pertenecientes a libros en el dominio público. Así en muchas ocasiones nos encontraremos un «Lo sentimos, pero el contenido de esta página está restringido». El motivo es que el tratamiento para los libros con derechos de autor, Google Print sólo muestra partes para las que tenga permiso expreso para hacerlo y además cuando lo hace de libros escaneados de una biblioteca (que no se han unido al programa para editores de Google Print) sólo se puede visualizar información bibliográfica y algunas frases cortas del texto que aparece junto a su término de búsqueda.

Y aún así hay editores que insiste en demandarlos. No alcanzo a comprender el rechazo a toda la visibilidad que puede ofrecer Google. Por curiosidad he probado a buscar «Mañana en la batalla piensa en mí» y aunque no me ha ofrecido la obra original, sí que ha encontrado un libro que me puede ser interesante, «El pensamiento literario de Javier Marías». Si no fuese porque Google Print me permite hojearlo (como podría hacer en un a librería) no lo hubiese añadido a mi (casi) infinita lista de libros pendientes.

Por otro lado, Amazon viendo el rechazo de los editores a la fórmula de Google, ya planea una versión similar pero con el matiz de que permitirán a los propietarios de los derechos cobrar por el servicio (News.com). Cabe recordar que Amazon fue pionera en buscar en el contenido de los libros. Además cabe no olvidar que está en marcha la Open Content Alliance.

Sitio oficial: Google Print.

Amazon quiere vender canciones

O al menos eso parece por un anuncio insertado – y luego retirado – en Paidcontent, según publica News.com.Sería el enésimo rival de la archiconocida iTunes. Ya se ha presentado como candidatos alternativa a la tienda de Apple Napster, MSN Music, Sony, Yahoo Music y hasta Coca Cola. Se han propuesto ofertas como la de Real y servicios por suscripción, pero de momento la penetración en el mercado de cada una de estas tienda de música online es bastante modesta. ¿Conseguirá el mayor comercio electrónico del mundo ofrecer una alternativa? Pues poco se sabe de los detalles de la propuesta de Amazon para vender canciones, aunque no es de esperar grandes sorpresas: casi seguro apostaría por DRM made in Microsoft y una fuerte integración en sus actuales tiendas. Hasta ahora han ofrecido descargas gratuitas (ver en Amazon, por cierto acabo de ver una canción de Belle & Sebastian que no tenía, um) como promoción de compactos, pero se ve que ya se han convencido que el futuro no pasa por vender música enlatada.

A9 propone búsquedas locales con fotos

Las nuevas páginas amarillas. Así podríamos calificar la innovación presentada ayer por A9, un buscador – que no lo es tanto, porque sus resultados los proveen Google y algunas bases de datos externas – que cada día que pasa me gusta más. Estas «páginas amarillas» o «búsquedas locales con fotos» consisten básicamente en que han habilitado el que al presentar los resultados de establecimientos en una búsqueda local, los acompañan de una foto junto a su localización geográfica (ver ejemplo). Son en total 20 millones de fotos, de más de 14 millones de establecimientos en 10 ciudades de Estados Unidos (vía Bussines 2). Mientras Google, Yahoo y MSN se enzarzan en ver quién hace la herramienta más parecida a la del rival (pensemos en los buscadores de escritorio o en el de vídeos), los chicos de Amazon presentan una innovación interesante y propia. Así, a partir de esta novedad de A9, las páginas amarillas no volverán a ser texto salpicado de anuncios, sino que deberán pasar a ser multimedia ¿o el siguiente paso no es que se muestren vídeos de los locales encontrados?.

A9 se desentiende de algoritmos de ordenación de resultados y de indexación de páginas web – eso se lo deja a Google que es el que mejor sabe hacerlo – y se centra en construir servicios por encima. Servicios que le hacen ser una opción muy interesante para cualquier internauta, con lo que tienen ingresos por resultados patrocinados, y ligados a su tienda Amazon, con lo que se tienen ingresos por mayores ventas en la misma, sobre todo ahora que Froogle puede constituirse en una seria amenaza.

Un nuevo paso para A9, que ya poseía interesante razones (búsquedas personalizadas, barra para FireFox, búsqueda en el interior de los libros) como para desbancar a los tradicionales Yahoo, Google, MSN y Ask Jeevas.

Google tras los pasos de Amazon buscando en los libros

Más que interesante anda el mercado de los buscadores. Tras los últimos movimientos de Yahoo personalizando su buscador siguiendo los pasos de Ask Jeevas y del A9 de Amazon, ahora es Google quien pretende igualar la funcionalidad de poder buscar en el contenido de los libros, proyecto en el que Google trabaja desde el año pasado, ya presente en el mencionado A9. Hoy martes es la presentación de esta nueva funcionalidad que ha venido a llamarse Google Print en la feria del libro de Frankfurt, que posibilitará buscar dentro de los libros y enlazará con tiendas online para su venta, incluida Amazon como cuentan en Slashdot.
Para ver un ejemplo podemos buscar en Google.com Mastering Digital Photography, y pinchando en el enlace que se nos facilita en los resultados, acceder a la visión que nos daría del mismo Google Print. Se nos facilitan también links a tiendas online para su compra, aunque también a Froogle donde descubrimos dónde comprarlo más barato que en Amazon.

Y precisamente es ahí donde Google consigue superar a A9. Aunque A9 es un excelente producto y yo personalmente ando encantado de poder guardar el historial de mis búsquedas, la integración de la búsqueda en libros con Froogle se presenta como un valor superior al poder no sólo encontrar textos con el contenido deseado, sino enterarnos de qué tienda los tiene a mejor precio. Google en esta ocasión va a prevalecer no como en otras ocasiones por su capacidad de innovación respecto a la competencia sino por la integración con el arsenal de productos que ya ha lanzado relacionados con la búsqueda.