No pagar cuando el libro cuesta apenas un euro

Al hilo de este mensaje de Juan Gómez Jurado sobre uno de sus libros y el hecho de que a pesar del precio y la ausencia de DRM siguiese habiendo gente que lo bajara gratis desde páginas desde descarga surgieron varios debates / intentos de explicación.

Desde que hay gente que teme meter la tarjeta todavía en el proceso de compra hasta el posible desconocimiento de que estuviese a ese precio, sin olvidar que es muy difícil saber cuánta gente lo descarga y luego, además, lo lee (hay mucho síndrome de bajar todo lo que se pueda «por si acaso»)

Yo añadiría como esbozaba Raúl que también hay un reto no logrado en el libro, que es el de que la experiencia de comprar sea mucho mejor que la de la conseguirlo desde páginas de descarga.

Cierto que Amazon y Kindle están muy bien hechos, pero la sensación para el usuario es que es una tienda sólo para usuarios de esa plataforma. Y el hecho de que no haya un «Spotify» o sitio reconocido con una gran experiencia para conseguir el contenido refuerza ese prejuicio de que «en el sitio de descargas sé que me funciona» (hábito) y es más fácil de facto.

En todo caso, hay un punto que creo que toca destacar. Cuando he visitado páginas de descargas y había libros de Juan Gómez Jurado, un patrón ineludible era la presencia de comentaristas defendiendo la compra frente a la descarga. En parte por la comunidad de seguidores que Jurado se ha granjeado, en parte por la cada vez más desarrollada cultura de orgullo del pago y recompensa al escritor.

14 comentarios en “No pagar cuando el libro cuesta apenas un euro

  1. Tiene razón el artículo, y creo que hay autores como Gómez Jurado o Lorenzo Silva que se han ganado el aprecio y el respeto de los lectores por su postura en estos temas, una postura que no ha ido a la «criminalización» de los lectores sino que han actuado de una forma muy pedagógica, explicando, razonando y convenciendo en muchos casos.

    Creo que los lectores que estamos dispuestos a pagar deberíamos ser capaces de dar más visibilidad a estas posturas, además de valorar y fomentar la labor de editoriales como Sinerrata que apuesta por los libros sin DRM o de la tienda Lektu que ha apostado por la venta de libros sin la protección anticopia, que al final queda demostrado que no sirve para absolutamente nada.

  2. Comparto la idea del artículo de que mientras la experiencia de compra no sea tan fácil y cómoda como una descarga gratuita, estas seguirán ocurriendo, independientemente del precio. Tampoco ayuda que ese hábito se haya construido a partir de los malos comienzos de las editoriales en general en el mundo de los ebooks. Pero, como decía JL, a quien agradezco mucho la mención a la editorial, cada vez hay más opciones para que los lectores puedan acceder a ellos pagando un precio justo y a través de un proceso simple y sin las limitaciones del DRM. Y mientras estas se generalizan, seguiremos con esa labor pedagógica.

  3. Hace tiempo que estoy esperando un movimiento en ese sentido. El libro electrónico tiene que ser notablemente más económico que la copia en papel. Y además sin DRM, que complica todo precisamente al que paga y no al que descarga. En cuanto he visto la noticia he dicho: voy a comprar ese libro ahora mismo. Tras diez minutos buscando aún no he encontrado la forma de comprarlo. Está en Amazón, pero yo no tengo un Kindle y no he conseguido saber si aún y así podría descargarlo. En la Casa del libro es peor, si buscas por Google encuentras la página pero solo en versión papel, pero si buscas con el buscador de su propia web no hay resultados. En Lecturalia cuando le doy a comprar indica ‘No disponible temporalmente’ (¿Se habrán quedado sin stock?) y aparece un bonito icono de Adobe DRM .He probado en las dos webs del anterior comentario y ese libro no está en su catalogo. Existe una página web creada para éste libro, pero sin posibilidad de comprarlo. Yo quiero comprar, la pregunta ahora es ¿alguien quiere vender? da la sensación de que no. Si quisiera descargarme el libro sin pagar un duro ya lo tendría.

  4. No hay que engañarse. Ningún precio puede competir con el gratis total. Como dice más o menos el meme que adjunto en el enlace, si es muy caro, lo pirateo. Y si es muy barato, será una porquería, así que lo pirateo.

  5. En 2014 la gente que no sabe o tiene miedo a comprar por internet es analfabeta digital. Si sabes descargarte un ebook de una web pirata, deberías saber registrarte en Amazon y saber que no tienes ningún riesgo.
    El problema es que la gente que ha descargado ebook los últimos 3 o 4 años, ahora entra en amazon o en fnac o la tienda que sea online y ve que un ebook le vale 8€ y dice, tu tía, pero ese «habito» como dices, también tiene parte de culpa la industria editorial, cuando sacaron libranda o pusieron pegas a Amazon, o ponían precios en ebook iguales que en papel, etc
    Además, los ebooks apenas ocupan espacio, la gente se ha descargado zips con 2.000 ebooks y tienen para leer durante 20 vidas sin gastarse un céntimo.

    1. Cuidado trikar, que comprar un libro digital con DRM no es tan sencillo como podría pensarse inicialmente y no está al alcance de cualquier usuario.

      Amazon no sirve para todo el mundo, porque podré leer el libro que compre allí en el ordenador en el móvil o en la tablet, pero si yo tengo un lector electrónico de otro fabricante ya no es tan sencillo. No es que sea imposible porque instalando un plugin en Calibre ya podremos convertir el libro comprado en Amazon a otros formatos, pero tampoco estamos hablando de cosas tan triviales.

      En lo que sí coincido es en que la industria editorial, o al menos una parte muy importante de ella, es culpable de la situación.

      1. Claro que no es fácil, recuerda libranda, y los epub que había que darse de alta en adobe, instalar un programa… en Amazon, tienes el botón de 1 click y se te transfiere al Kindle o a cualquier dispositivo compatible que en el caso de Amazon son todos. Los ereaders, el kindle es el mejor, calidad precio, android, apple. Si te compras un ereader de otra marca, pues compras epub. Al final están los mismos ebooks en todas las tienda online. Lo del DRM, cuando algo es multidispositivo me importa más bien poco.
        Cuando me refiero a analfabetos digitales no me refiero a una abuela de 80 años, me refiero a la gente que lleva con internet ya una década, y se supone que debe saber algo más que eludir pagar 0,89 centimos por whatsapp.

        1. Creo que con la «aclaración» del último párrafo la acabas de liar más, y creo que no deberías usar la palabra analfabeto con esa alegría.

          ¿Te he entendido mal cuando estás llamando analfabeto digital a quien, teniendo conocimientos [por larga experiencia en la red] no quiere pasar por el proceso de pago de un eBook?

          Porque me parece que estás llamando analfabeto digital a un «por la patilla» (el término pirata no me parece nada adeucuado), que nada tiene que ver con saber, o no, o plantearse saber.

          Volviendo al tema, que tanto preocupa, hay un punto de vista que tal vez nadie ve. Más que acostumbrarnos al «todo gratis» (salvando esas excepciones del «por la patilla»), nos hemos acostumbrado a probar y luego pagar, pero muchas veces se nos olvida pagar (estos son los de «por la patilla»).

          Hace poco leía una discusión en otra página y se ponía sobre la mesa un tema interesante: cuando no hay dinero, se descarga sin miramientos y, si puede ser, se paga por un producto; cuando hay dinero, aunque se siga descargando, al final se paga y, muchas veces, ni siquiera se descarga antes de pagar por una licencia original.

          Por cierto, será cosa mía pero la frase, y variantes, «ay mucho síndrome de bajar» empieza a cansarme. La he leído, en las últimas semanas/meses, un porrón de veces.

          Bajar por bajar creo que hay menos que bajar por verlo pero no tener tiempo para ello. No es el mismo síndrome.

          1. Perdón por la falta de ortografía del final, ha sido un copy&paste de lo escrito en el artículo donde me he dejado la h :-/

  6. Yo creo que la comparación relevante no es entre un ebook descargado (legal o alegalmente) y un libro comprado por el lector para su uso personal, sino entre el ebook (que no tiene mucho sentido considerar una «propiedad permanente», pues es un mero archivo informático) y un libro de una biblioteca, que pueden leer muchas personas. Visto con esa perspectiva, creo que al final los ebooks se consumirán y financiarán a través de sitios que funcionen como algo parecido a bibliotecas públicas o semi-privadas, de modo que la gente contribuya al pago por los libros, bien a través de impuestos, bien a través de plataformas tipo spotify, y a los autores y editores se les pague en función de la frecuencia con que sus libros son descargados.

  7. Yo si un libro cuesta muy poco no pierdo el tiempo en descargarlo. El problema es que esto son excepciones y si estos añadimos, que muchísimos autores sobrevaloran su obra (y por tanto su precio) pués… También hay el problema de que no son los autores quienes ponen estos precios (intermediarios y/o propietarios de los derechos).

    Por otro lado yo tengo dos premisas. Si un producto tiene DRM no lo compro. Si pertenece a alguna tienda, empresa,… que apoye leyes restrictivas y que criminalice Internet (como la FNAC y su apoyo a la Ley Sinde-Wert) no verán un euro mío.

    Salu2

  8. Sólo un apunte… sí hay productos «tipo spotify» para libros (uno de ellos es «marca España»: http://24symbols.com) aunque el catálogo disponible puede variar… «el emblema del traidor», por ejemplo, no lo he encontrado.

  9. El problema sigue siendo la comodidad… Las tiendas de libros online suelen ser un coñazo de usar, complicaciones de todo tipo para un usuario convencional, y pero si hay DRM… Entonces incluso un informático experto tarda mas de media hora en terminar todos los pasos para comprar un libro.
    Buscar un torrent con el libro lleva segundos y es un procedimiento común para descargar «cualquier cosa» facil y cómodo.
    Y la previsualización.. yo en una librería física hojeo los libros o leo un capítulo. Online no. ¿Como se que estoy comprando?

Los comentarios están cerrados.