El imperio Google contra el imperio Chino

Respecto al enfrentamiento entre Google y el gobierno chino hay dos debates recurrentes desde que al empresa del buscador anunciara que iba a dejar de censurar los resultados. El primero era si estábamos ante un farol, una fanfarronada por parte de una empresa que, cotizando en bolsa no debería renunciar a China desde el punto de vista empresarial. El nuevo anuncio de ayer reafirma que van en serio, con una versión más agresiva aún: mueven Google china a la dirección de Hong Kong, por lo que no deciden irse realmente, sino que ponen al gobierno en la tesitura de tener que censurar ellos el acceso.

El segundo debate suele girar en torno a las verdaderas razones, aduciendo algunos que la salida es fruto del fracaso (30% de cuota de mercado) y que de ser líderes no tomarían estas medidas. Que salir de China para una empresa como Google es una buena estrategia económica creo que no resiste el menor análisis, el chino es el gran mercado en internet en los próximos años y desaparecer ahora supone – por mucho que sean los segundos – tirar por la borda el trabajo de años que será muy difícil y muy caro recuperar. En este sentido creo que Antonio Más acierta en retratar la situación.

Sin embargo el gran debate ahora es ¿qué impacto va a tener este movimiento de Google en el largo plazo? A corto no apostaría a otra cosa que no sea que el gobierno chino no va a aceptar la provocación de quien en su momento se plegó a sus leyes y ahora las desafía. Sus manifestaciones apuntan en esa dirección y a un monumental cabreo porque Google se comprometió a censurar.

Pero ¿y a largo plazo? ¿qué efectos podemos esperar tanto dentro de China como fuera de ella? ¿vivirán las nuevas generaciones chinas el síndrome de vivir tras un muro? El gobierno ha diseñado un sistema en el que la nueva clase triunfadora china puede gozar del estilo de vida occidental, pero no de su libertad de expresión o de acceso a la información, ¿acrecentará la salida de un símbolo como Google la demanda de las mismas? ¿cómo será la experiencia de todos los que visitan China para hacer negocios y ven que no pueden acceder a sus servicios habituales de Google? Y luego tenemos a los accionistas de éste, si en años se quedan fuera y ven como otros se llevan ese mercado, ¿cuándo empezaremos a ver las voces discordantes? Por no olvidar a gobiernos y otras empresas del sector cuya posición queda ahora en entredicho.

Probablemente esta salida de China por parte de Google sea lo más interesante que ha pasado en el binomio “sociedad e internet” en años.

Los comentarios están cerrados.