Consultoría shareware

Tenía pensado escribir sobre un fenómeno en auge, el de la búsqueda de expertos a través de internet, sobre todo de aquellos que publican un blog, por parte de empresas que necesitan de asesoramiento. Quizás porque hay muchos planteándose su «puesta al día» en lo que a la web se refiere, sea porque ampliando el número de expertos en un área que puedan asesorar a la compañía se reducen costes, lo cierto es que cada vez más hay una tendencia a «quedar para intercambiar impresiones, explicarte lo que quiero hacer y saber qué piensas de esta estrategia que tengo planteada». Es lo que hace tiempo explicó Consultor y que vengo llamando la «consultoría shareware«.

La consultoría shareware se basa en que el cliente que contacta asume varios elementos coincidentes con la licencia del tipo de software del que cojo el nombre:

  • De entrada, la consultoría shareware es gratuita. ¿Escribes un blog? Entonces ya estás compartiendo conocimiento gratis, por lo que la mayoría hace esta asunción de forma automática.
  • Lógicamente que se trata de una relación puntual, limitada en el tiempo y que implica que el «experto contactado» no ejecutará nada de lo que se comente.

Visto de esta forma, la consultoría shareware pudiese parecer una relación ventajista para las empresas que la adoptan, pero también tiene sus espinas:

  • No es exclusiva, el experto en cuestión se sentirá libre de comentar las mismas ideas a tu competencia o hacerlas públicas, sobre todo si es blogger.
  • De conseguir algunas ideas generales a definir un producto, servicio o estrategia hay un mundo. No tener a quien te regaló la idea embrionaria de un proyecto es contraproducente.
  • El supuesto experto, aunque sea blogger, no es idiota, precisa de ver un retorno cuando comienza esta relación. Si el tipo de contacto que estableces es el de «asesoramente gratis porque yo lo valgo», probablemente encontrarás muchas puertas cerradas.

Desde el punto de vista del experto o blogger ¿cómo valorar este tipo de relaciones? Aunque muchos comentan que empezar dando gratis asesoriamento es de «poco profesional cuando no de idiota», casi siempre accedo cuando me lo piden, después de todo, cualquiera que escriba un blog está compartiendo conocimiento gratis.

Personalmente valoro diversos aspectos: conocer un sector nuevo (dar conocimiento, recibir también), establecer contactos, conseguir proyección profesional… aunque parto de que al final la consultoría shareware tiene que desembocar en una relación retribuida, ya sea en pagos o en especie, si se desea que perdure en el tiempo. De hecho es el escenario que más beneficia a ambos actores, la empresa porque puede asegurarse exclusividad, confidencialidad y mayor retorno y el experto porque puede poner en valor su labor de consultaría.

Relacionada: Ponga un blogger en su evento.

Los comentarios están cerrados.