App Store, éxito incontestable de Apple

App Store
Apple celebra las dos mil millones de descargas de aplicaciones de su App Store (nota oficial), lo que, con poco más de un año pasado tras su lanzamiento, no puede calificarse sino como un rotundo éxito del modelo y del negocio. Y lo digo a sabiendas de que es un modelo que introduce un factor de control y dominio que refuerza el carácter cerrado de iPhone e iPod Touch. Aún siendo así, Apple ha conseguido un esquema que ha funcionado en términos de mercado, basado en un puñado de ideas que están siendo adoptadas con mayor o menor disimulo por el resto de la industria:

  • Una autoridad que garantiza la seguridad y el funcionamiento de la aplicación aporta valor a todas las partes, como llevan haciendo los repositorios de Linux desde hace años. Claro que Apple aprovecha para reforzar su control sobre lo que se puede hacer con su dispositivo y evitar competencia (caso más reciente, Google Voice), pero eso no resta para el valor que tiene el ser una fuente de confianza a la hora de descargar y comprar aplicaciones.
  • Experiencia de usuario, lograda con una facilidad de uso e integración muy conseguidas, también a la hora del pago aprovechando la infraestructura de iTunes. De nuevo un paso muy por delante de los modelos basados en descarga de fichero y traspaso posterior al teléfono.
  • Un modelo de negocio nuevo descubierto para fabricantes y operadoras. Creas un market place, supervisas que funcione bien y no haya software malicioso y cobras sólo a quien gana dinero. De nuevo la objeción es que no es facultativo sino la única forma de distribuir aplicaciones sin «hacer jail break» al terminal. La App Sotre ha ayudado a mantener la cultura de pago en el móvil.

No es de extrañar la cantidad de tiendas de aplicaciones y contenidos que han ido surgiendo tras la App Store, la última la de Vodafone 360, algunas mejor ejecutadas y otras todavía bastante verdes (esa es al menos mi impresión de OVI, la propuesta de Nokia). Los nubarrones que se ciernen sobre el modelo están relacionados en su uso para apalancar situaciones dominantes a medida que iPhone va ganando cuota de mercado. Pero para eso, creo, todavía les queda recorrido para disfrutar de su pequeña «dictadura tolerada».

Relacionado: Análisis de la App Store para iPhone e iPod Touch

Los comentarios están cerrados.