Android, interfaz, navegador y tienda de aplicaciones

Estos días hemos asistido a varias noticias alrededor de Android, así como a la publicación de las primeras fotos y vídeos de una versión «decente» del proyecto y no de aquella que vimos en el WMC, que resultó tan decepcionante.

En los vídeos se puede observar que Android estará muy orientado hacia los nuevos tipos de interfaces y hacia una buena experiencia de usuario: interfaz táctil y street view moviéndose con soltura. Inevitablemente las comparaciones con iPhone no se han hecho esperar y – al margen del detalle de que no tenemos ningún móvil con Android en el mercado – hay que apuntar que el proyecto de Google parte con clara desventaja a la hora de asegurar la experiencia de usuario al soportar muchos terminales en lugar de uno sólo para el que el sistema esté optimizado. Detalles como los varios escritorios con widgets y enlaces directos para cualquier cosa están muy bien pensados y ya los estoy echando en falta en mi terminal actual.

Lo que más me ha interesado es ver detalles del navegador que traerá Android. Sin duda es el aspecto más sobresaliente de iPhone y el espacio donde Google querrá «autoayudarse» para crecer. A priori, los resultados pueden ser bastante parecidos – lógico, ambos se construyen sobre WebKit – con una especie de «lupa-zoom» que hace las veces del multitouch en el Safari de iPhone.

La segunda noticia interesante respecto a Android es que tendrá una tienda de aplicaciones al estilo de la App Store para iPhone, tal como comentan en Xataka Móvil. Sin haberse publicado los detalles, la filosofía abierta de Android lleva a concluir que estaremos ante propuesta de valor (para el teléfono móvil un punto fiable y amigable de acceso a aplicaciones es una propuesta más que interesante) y no una imposición para el control y el aumento de caja como es la Apple.

Android es un proyecto para seguir de cerca, por quien lo impulsa – Google y un montón de operadoras – pero al que creo que habría que hacer un marcaje «especial». Por un lado para comprobar su verdadero grado de apertura y por otro para analizar su integración con los distintos servicios de Google, algo que, me temo, podría ser una nueva versión de los movimiento de Microsoft integrando servicios en Windows para apalancarlos.