Adobe en la segunda guerra de los navegadores

Adobe AIRAdobe es otro de los protagonistas en la segunda guerra de los navegadores, aunque como Google no desarrolle ninguno de los contendientes en liza. Su posición en el terreno de las RIA (Rich Internet Applications) es envidiable gracias a la ubicuidad de Flash, pero a la vez juega en un terreno en el que varios de sus rivales juegan con la ventaja de dominar el escenario. Veamos.

Por un lado a Adobe le ha salido un competidor importante que hemos comentado mucho por aquí, Silverlight. Por mucha ventaja con la que parta, una tecnología de Microsoft para el desarrollo (área en la que casi siempre suelen hacer las cosas bien) y su gran capacidad de integración son dos armas que no se deberían subestimar. Por otro lado, un peligro para Adobe son las plataformas cerradas, sobre todo en el móvil: Apple ha dejado a Flash fuera del iPhone y eso no deja de suponer una sombra sobre los planes de la compañía de la manzana en el terreno de las RIA. En este sentido, Adobe ha lanzado guiños a la comunidad del software libre con movimientos como la liberación de Flex, su conjunto de herramientas de desarrollo de aplicaciones Flash.

Además de los navegadores web de escritorio y para el móvil, con Adobe AIR han entrado en «terreno enemigo» con una estrategia muy inteligente: permitir aplicaciones de escritorio multiplataforma desarrolladas con tecnologías web, por lo que parten con una comunidad muy potente de desarrolladores. La propuesta de valor es la de constituirse en el proveedor tecnológico para aquél que quiera desarrollar en web, en web para el móvil y en el escritorio bajo una filosofía de software más servicios. Es este perfil lo que lo perrfila como una «perita en dulce» para ser adquirido por Google (algo que discutimos en «¿Es Silverlight lo que Google teme de la compra de Yahoo por Microsoft?«).

Uno de los grandes actores de la web de los próximos años. A todo esto hay que sumar que son el proveedor por excelencia de los sitios de streaming de vídeo, con Youtube a la cabeza. Su mayor riesgo es quedarse fuera de las nuevas plataformas cerradas, como son iPhone o, hasta cierto punto, como será Android. La competencia de Silverlight (con acuerdos para estar en los Nokia, por ejemplo) es a menudo subestimada en casi todos los foros, pero constituye la segunda preocupación a la que debe hacer frente Adobe.

Los comentarios están cerrados.