Windows 7 y el software más servicios

Windows 7 captura

Una vez que el veredicto generalizado sobre Windows Vista – a pesar de que Microsoft presume de grandes ventas – es que se ha quedado bastante lejos de ser un éxito arrollador (sobre todo en críticas), parece que queda poco que añadir más allá de esperar su Service Pack y empezar a pensar en su sustituto. En los últimos días se ha especulado con la fecha de aparición de Windows 7 – nombre en clave de la criatura – situándolo en el 2009 según unos, o en el 2011 según otros. La diferencia no es baladí, en el primero de los casos estaríamos en un ciclo corto “a lo Windows 98”, con pocos cambios de calado y en el otro de un ciclo bastante más largo y por tanto con un planteamiento más ambicioso. Ahora bien, si en ese horizonte el efecto red está todavía más debilitado y la experiencia de usuario prevalece como mayor valor para los usuarios de un sistema operativo… ¿qué cabe esperar que haga Microsoft son este Windows 7?

Partiendo de que todo esto son puras conjeturas, yo apuntaría a una estrategia que llevan señalando desde hace tiempo las figuras más destacadas de Microsoft, el software más servicios. La “visión” de este paradigma consiste en la en ofrecer una experiencia superior gracias a que los programas están instalados localmente (aprovechan las ventajas de la máquina) y en tener las ventajas de los servicios por internet como almacenamiento remoto, posibilidad de compartir los contenidos y disponibilidad en cualquier equipo conectado.

¿Cómo sería un Windows 7 basado en software más servicios? Las palabras clave serían integración y transparencia. Integración de las funcionalidades del sistema operativo con servicios web sin que haya que hacer el trabajo dos veces: guardo una foto y la etiqueto, la acción se realiza tanto en el equipo local como en mi Flickr; almaceno ficheros en remoto en un sistema como Live Folders, puedo acceder a los mismos como si fuese una carpeta más del sistema (y desde cualquier equipo); tengo archivos de música en un equipo, los puedo reproducir desde cualquier dispositivo de forma completamente transparente; acceso a todos mis documentos ofimáticos desde aplicaciones locales, a pesar de que se almacenen online…. todo ello con un sistema que permita compartir con otros usuarios los contenidos/archivos que deseemos. En Live side especulaban con que esto ya empieza a trabajarse a nivel de favoritos del navegador.

Todo esto tiene un problema, que puede ser la tentación de Microsoft y también su perdición: integrar sólo con los servicios de la casa, en lugar de hacerlo de forma abierta, permitiendo al usuario escoger por si mismo cuáles quiere utilizar. Tal como está la Unión Europea, dudo mucho que lo permitiese; tal como está el mercado de servicios por internet y la evolución de los sistemas operativos de escritorio, no creo que ni Microsoft se atreviese con algo así.

Ya hemos asistidos a movimientos en torno a estos conceptos. Por ejemplo, Google Desktop permitía en buscar en todos los equipos en los que lo tengamos configurado mientras servicios como Orb nos permiten acceder a nuestra biblioteca desde cualquier dispositivo. En todo caso, que el software más servicios se acabe imponiendo al software como servicio, que supone tener las aplicaciones en remoto y acceder desde el navegador, es todavía bastante dudoso. Para el escenario en que no lo logre, Microsoft ya tiene un plan preparado, intentar articular Silverlight como la plataforma sobre la que se construya esa nueva web.

Claro que todo esto, de momento, todo esto es pura especulación.

Actualización: Windows 7 e interfaz multitouch.

Los comentarios están cerrados.