Televisión por internet: P2P

Joost

Hubo unos meses en los que parecía que la televisión por internet iba a ser sinónimo de tecnologías P2P. Era a principios de 2007, cuando por fin pudimos probar Joost y comprobar si era verdad aquello de la calidad – tan superior a los Youtube del momento – y la experiencia mucho más cercana a la televisión de siempre. Y lo era, Joost cosechó buenas críticas a pesar de que su modelo tiene puntos oscuros, pero mientras, los costes de ancho de banda y de hosting continuaron decreciendo y el streaming se erigió en estrella de la web tv: los usuarios no tenían que instalar nada para acceder a los contenidos y había una oferta mucho mayor.

Hablar de televisión por internet basada en P2P es hacerlo de modelos muy distintos. Tenemos al ya mencionado Joost, que viene plantear un modelo similar al de la tv tradicional en cuanto acceso al contenido (emisores controlan quien y cuando puede ver qué), pero con una apuesta por la larga cola de contenidos y la interactividad. A su vez, tenemos planteamientos radicalmente diferentes, como los de PPLive o Soapcast, cuya popularidad explotó el mismo día en que la gente se enteró que podría ver el fútbol por internet. Ellos reflejan algunas de las propiedades que han venido ofreciendo los sistemas P2P: demostrar la dificultad de poner barreras a la distribución gratuita de contenidos en la web.

Veoh

Entre Joost y este tipo de sistemas existen un montón de ofertas basadas en P2P. Algunos de ellos apostando por Bittorrent para la distribución de contenidos como Vuze de Azureus o la propia BitTorrent Entertainment Network. El mayor problema con ellos es que el P2P ya no es la ventaja competitiva para acelerar la distribución de contenidos en la red, frente a soluciones basadas en streaming o descarga directa. Otro problema para ellos es su difícil transición al salón de casa, verdadero terreno de juego donde se va a ganar la batalla por la hegemonía en la televisión por internet, y que difícilmente se está consiguiendo la experiencia de uso de otros servicios. Hoy por hoy, parece muy lejano el escenario de ejecutar un sistema P2P en cualquiera de los dispositivos que conectamos a la tele, si exceptuamos los HTPC.

Sin embargo no creo que el P2P tenga los días contados. Hay proyectos interesantes, desde algunos que todavía no han visto la luz hasta movimientos «sospechosos» como los de Pando y el P4P, que añadirían una «nueva marcha» en la velocidad de distribución de contenidos. También modelos mixtos muy interesantes como los de Veoh TV y Miro, pero que siguen atados al ordenador.

Por último, un área en el que el P2P ha demostrado su potencia es en la de llevar la televisión tradicional a internet, con proyectos como Zattoo o LiveStation, de Microsoft y en beta cerrada (lo estoy probando y no va nada mal).

Los comentarios están cerrados.