Archivado con la Etiqueta: windows

Crear valor con el software y hacer negocio con el hardware y los servicios

Surface Pro 2

Hoy publico en Xataka un análisis de la estrategia de los últimos años de Microsoft, que ha desembocado en que esté ofreciendo Windows gratis a los fabricantes para móviles y tabletas de hasta nueve pulgadas.

La competencia – Apple, Google – y su debilidad en “post PC” le han obligado a moverse muy rápido de su modelo de licencia hacia otro en el que actualizar el sistema operativo es gratis, se cobran muchas menos instalaciones, la ofimática se ofrece como servicio y las expectativas de crecimiento están en los ingresos por venta de hardware.

Relacionado: La era post PC en una estadística

Como bonus, mi entrevista a Fernando Calvo, director de Windows y Surface en Microsoft Ibérica

Sobre Windows 8 y la convergencia entre sistemas móviles y de ordenador

Windows 8 captura

En Xataka publico “La convergencia entre sistemas móviles y de ordenador ya tiene una primera gran apuesta, Windows 8” al hilo de la presentación del futuro nuevo sistema de Microsoft. Junto a Apple, son quienes parecen tener más claro cual va a ser su estrategia para la “era post PC“, aunque con una aproximación bastante diferente: sistema complejo del mundo de los ordenadores que aplica también a tablets y otros dispositivos móviles. Mucha nube, comparación con el tercer actor en esta historia – Google – y reafirmación del final de la era wintel con el soporte a micros ARM

Los tablets con Windows 7 llegarán este año, según Ballmer

tablets windows

A pesar de la deserción de Hp y el desvanecimiento de Courier, Ballmer asegura que tendemos tablets con Windows 7 este año. Mj Foley recoge las declaraciones del dirigente de Microsoft, en las que apunta como socios a algunos de los habituales: Asus, Dell, Samsung, Toshiba y Sony.

Lo cierto es que tras la salida al mercado del iPad de Apple, el resto de fabricantes están huérfanos de un sistema operativo que les permita entrar en este nuevo mercado. Algunos apuestan por Android, otros esperan a Chrome OS, hay quienes trabajaban adaptando distros Linux y los hay con sistema propio (HP, RIM, Nokia)… pero todavía no hay sobre la mesa un producto final solvente alternativa a la tableta de Apple. La duda con Microsoft es sí un sistema pensado para el ordenador personal como Windows 7 podrá rivalizar en experiencia de usuario, rendimiento y autonomía en equipos más ligero y menos potente. Lo cierto es que tras todos los años que lleva Microsoft trabajando en los tablets, no lo han conseguido.

Relacionado: El regreso de los tablets. Tendencia 2010

Windows 7, Microsoft ante su laberinto

Captura de Windows 7Hoy es el día de puesta a la venta de Windows 7, poniendo fin a la era “Windows Vista”, periodo de tres años en los que a Microsoft se le ha aparecido el fantasma de su peor sistema operativo, Me. Más o menos de forma justificada , lo cierto es que el hecho de que muchos usuarios y empresas hayan preferido quedarse con un sistema de hace diez años – XP – habla a las claras del atolladero del que tenía que salir Redmond. Y para hacerlo ha tenido que sacrificar un valor importante que Microsoft “regalaba” a todos sus socios fabricantes, exigir una máquina más potente para ejecutar el nuevo Windows. Si a eso sumamos el haber perdido al público premium y a gran parte del prescriptor, de haber dejado atrás mucho de lo que quedaba de aspiracional a la marca Windows, de la irrupción del ultra portátil que le pilló por sorpresa y de los líos con la Unión Europea, estaba claro que Windows tenía que ser otra cosa

Windows 7 como producto

Aunque falta la reválida del gran público – necesaria, es un sistema que tiene que funcionar en un ecosistema, no sólo en unos pocos equipos – en Microsoft empiezan a sacar pecho por lo bien que han ido las cosas con Windows 7 en el período beta y de versiones candidatas a finales. Durante el tiempo que lo he probado, no puedo sino corroborar algunas de estas apreciaciones: más rápido, más usable y menos exigente a la hora de consumir recursos. Ahora bien, nada en las funcionalidades que suponga un gran paso desde Vista. De hecho, Windows 7 puede verse como lo que debió haber sido Vista y, dado que éste acumulo un retraso considerable en su lanzamiento, podríamos hablar de que W7 llega entre cuatro y cinco años tarde. No hay “killer app”, no hay nada realmente excitante en Windows 7, sólo el alivio para muchos de poder deshacerse de una vez de XP.

Los super usuarios ¿importan?

Cuando sostengo que gran parte de los super usuarios han abandonado la plataforma Windows no hablo tanto de gente con un alto conocimiento técnico, sino de los dispuestos a gastar mucho dinero en un ordenador, a prescribir / recomendar sus opciones y a ser usuarios muy intensivos. Directamente, el típico switcher a Mac. Es un público que Microsoft ha perdido, y con él el halo de “marca aspiracional”, de objeto de deseo, para instalarse en la solución pragmática, en la calidad/precio y en el no tener que aprender nuevos sistemas. Windows 7 probablemente no sirva para recuperar a este público, pero tal vez sí para frenar la sangría. La crisis ayuda también, pero mi impresión es que, en términos de comunicación / marketing, Microsoft da por perdido a este segmento y que es una estrategia peligrosa: hoy más que nunca le interesa que florezcan en los ambientes de este tipo de usuarios algo de “orgullo Windows”

La experiencia de usuario y Windows 7

Abundando sobre este tema, en la reciente “presentación a bloggers” nos mostraron el soporte de pantallas multitouch de W7. La idea es interesante en ciertos contextos – en ninguno que tenga que ver con la productividad, me temo – pero la experiencia de usuario final era pobre, y es difícil de atinar con el culpable, si el fabricante del hardware, si es del software o es de ambos. Cuando Microsoft controla el producto completo – hardware + software – ha tenido éxitos en el negocio como xBox y productos “sexys” como Surface. Su apuesta en los ordenadores personales y en la telefonía móvil por ser un proveedor software con el que pueden contar todos los fabricantes le hace imposible conseguir los mismos resultados. Y eso es un problema porque corren mejores tiempos cada vez para los que priorizan la experiencia de usuario y menos rentas para los que quieren aprovechar el efecto red.

Microsoft en su laberinto

Quedan muchos años para el modelo Microsoft, no esperaría revoluciones en el mercado de sistemas operativos para el mercado de consumo, pero si un enquistamiento de la situación actual: sector premium y aspiracional migrando a Mac, presencia de sistemas basados en Linux en el sector low-cost y dominio general del mercado para Windows. Windows 7 es un buen movimiento defensivo, es un sistema operativo solvente y bien acabado, pero no les va a ayudar a recuperar los terrenos que han perdido.

Más artículos sobre Windows 7 en Error500 y en Genbeta

Android como el Windows de los dispositivos móviles

Motorola Dext

Que nadie me ataque a la yugular por el titular, soy consciente de las diferencias de planteamiento entre Android y Windows, de que uno apuesta por el software libre y que el otro, no, que uno tiene una cuota de mercado ridícula y que el otro es el sistema que mantiene la hegemonía en los ordenadores personales desde hace décadas. Una vez aclarado esto, podemos dicutir la tesis de si Android puede lograr en los dispositivos móviles lo que logró Windows con el PC: convertirse en el sistema utilizado por los principales fabricantes, para el que se desarrolla de forma prioritaria y con una cuota de mercado muy por encima de la competencia. Demasiado para un sistema joven y de muy escasa penetración por el momento ¿no?

Android como Windows: el escenario

.

Nos encontramos con un mercado de telefonía móvil hiperfragmentado, con varios sistemas relavantes “multi dispositivo” y otros “propiedad de una marca”. Desde el punto de vista de los desarrolladores esto es un problema, toda vez que los runtimes multiplataforma (Java por ejemplo) no acaban de cumplir lo que prometen (programar una vez, ejecutar en todos). Como nuevos y sofisticados intentos de conseguir esto tenemos a Vodafone 360 y a Flash. Por otro lado, para los fabricantes, el sistema operativo se ha convertido en un arma competitiva, con la tendencia de dos de los actores más relevante (RIM y Apple) de “empaquetar” hardware y software para garantizar una experiencia completa

Si recapitulamos, nos encontramos con un mercado con un líder claro, pero con tendencia al descenso (del 57% al 50% en smartphones): Symbian. ¿Problemas para Symbian? Liberado se antoja como una opción para que otros fabricantes además de Nokia lo adopten, pero Symbian tiene un problema colosal con la experiencia de usuario. N97 es un intento de puesta al día, de demostrar que con Symbian se puede hacer un dispositivo orientado a las últimas tendencias en la web, pero se queda a medio camino.

Luego tenemos a RIM subiendo con un 20% del mercado y Apple que llega al 12% del mercado de smartphones en la primera mitad de 2009. Ambos con soluciones cerradas, sólo disponibles para ellos mismos. Windows Mobile desciende (del 12 al 9%), mientras que Android, otras soluciones basadas en Linux y Palm Pre aún no tienen una presencia significativa.

Teléfono t-mobile g1 con android

Android como Windows: la telefonía es un mercado de software

Y, a pesar de la tendencia de que las soluciones cerradas tipo RIM y Apple subiendo, creo que hay una gran ventana de oportunidad para Android. Su licencia Apache permitirá a las operadoras y fabricantes modificar a su gusto la plataforma Android, añadir nuevas funcionalidades y no tener que compartir el código ni permitir su uso por terceros… y todo eso es muy del gusto tanto de operadoras como de fabricantes. A las primeras además les interesa un escenario en el que no se queden bailando con quienes controlan hardware y software, capaces de imponer condiciones mucho más duras a la hora de comercializar dispositivos.

Es interesante tener en cuenta la visión de Steve Ballmer al hilo del anuncio de los “Windows Phone” (Windows Mobile 6.5): piensa en un mercado con muchos fabricantes que necesitarán un sistema operativo homogéneo para beneficiarse del “efecto red”. El problema – y Ballmer lo reconoce a medias – es que Microsoft va tarde y mal con Windows Mobile 6.5.

Finalmente tenemos fenómenos como Geeks Phone que nos ayudan a una lectura de la tendencia del mercado en telefonía móvil: el hardware acaba siendo casi un “comodity”, todos los fabricante acaban llegando a ofrecer similares prestaciones y el componente que los diferencia acaba siendo el software. El mercado de los teléfonos móviles es un mercado en el que prima cada vez más el software, lo cual son malas noticias para Nokia (el gran innovador en hardware con el GPS y las mejores cámaras) y buenas para todos los que quieran entrar en el mercado, desde los chicos del Geeks hasta fabricantes de ordenadores como Dell y Acer.

HTC Magic

Las ventajas de Android

Es libre y Windows Mobile no, ofrece una gran experiencia de usuario y Symbian no; esto le confiere la posición de mejor solución en le momento actual como sistema operativo multidispositivo. Además está comenzando a utilizar en portátiles y hasta en libros electrónicos, con una visión de sistema para dispositivo móvil más allá del teléfono. Gracias a él, HTC se está haciendo con el mercado geek, está seduciendo cada vez a más compañías (LG, Samsung, Motorola) y ha acertado de pleno al apostar por una tienda de aplicaciones desde su nacimiento

Los problemas de Android

Los tiene y no son triviales. El primero es intrínseco al modelo de sistema multipositivo: no hay tanto conocimiento como cuando se programa para iPhone, el terminal puede carecer de determinados elementos, tener características que lo limitan o no ser capaz de “mover” algunos requisitos técnicos. Luego está el caso de Google Vs Cyanogen, con la compañía que parió Android contra uno de sus desarrolladores más destacados para evitar que se distribuyan sus aplicaciones fuera de la versión oficial. A eso hay que sumar un hecho incontestable: de momento está muy por debajo de otras opciones en el mercado y hay menos incentivos en desarrollar para Android.

Conclusiones

En mi opinión el crecimiento de Android en el mercado de teléfonos móviles en 2010 no sólo va a ser significativo, sino que además es muy deseable. Gartner lo sitúa como número 2 del mercado en 2012 y es posible que no vayan demasiado descaminados: Android ha dado a los fabricantes un buen arma para competir con Apple y RIM, lo que no les ofrecían ni Symbian ni Windows Mobile. En todo esto creo que hay una variable que va a ser decisiva: la posición que adopte Nokia. Se llegó a rumorear un acercamiento a Android, algo que desmintieron pero es probable que estén considerando. Con Symbian siguen bajando, a su apuesto por Maemo todavía le queda mucho por madurar y están perdiendo su halo aspiracional con campañas cada vez más erráticas ligadas a medios tradicional donde no están los prescriptores de este tipo de tecnología.

A corto plazo, iPhone y RIM seguirán creciendo (de hecho creo que a medio la propuesta de Apple lo hará mientras que no tengo tan claro que RIM tenga demasiado recorrido), pero a largo plazo, si tuviese que apostar hoy, lo haría por Android.

Más información y artículos relacionados:

Windows en la “escuela 2.0″

El tema del portátil gratis para los alumnos de primaria sigue trayendo cola, con el debate centrado – por desgracia – en qué sistema operativo traerá instalado y en el coste del mismo. La noticia de que Microsoft ofrece Windows + Office + formación por 40 euros por portátil está siendo debatida con la intensidad habitual cuando hablamos del sistema de Redmond.

Mi opinión al respecto no es muy original, no soy partidario de Windows en la escuela en este caso particular. No por imperativo ético y el “deber” de usar software libre, sino por razones puramente prácticas: las distribuciones Linux permiten resolver todas las necesidades del proyecto a un coste de adquisición mucho menor y, además, unas posibilidades de personalización estupendas. En otros escenarios en los que el software propietario está muy por encima de las alternativas libres, sí que entiendo que la administración pública opte por él, pero el caso del portátil para los alumnos no cumple la premisa.

En todo caso, creo que lo ideal sería que pudiésemos dejar de debatir sobre los instrumentos y se hablase más de los fines, de qué cambios planeamos en el proceso educativo y en el aprendizaje. Porque lo interesante de una “escuela 2.0″ (me temo que se va a popularizar la expresión) no es la tecnificación por la tecnificación, sino como las nuevas formas de crear y compartir conocimiento se pueden incorporar para estimular el aprendizaje. Porque si al final lo que tenemos son alumnos que cambian los libros por PDFs de las mismas editoriales, con el mismo ciclo para que se pase por caja cada dos años y con la misma visión de la educación, para eso, casi da igual que usen Linux, Windows o el Spectrum 48k.

Artículos relacionados: Un ordenador para cada alumno de primaria, Kindle y el libro electrónico o el ultraportátil en la escuela.

Microsoft: Windows 7 caro, regalar XP, olvidar Vista

Captura de Windows 7

Parece que la estrategia de Microsoft para recuperar a Windows como una fuente de ingresos potente se va definiendo: Windows 7 será más caro, hay que olvidarse ya de Vista y, para no perder cuota de mercado en el segmento de ultra portátiles y bajo precio, merece la pena casi regalar Windows XP. Sobre lo primero se queja Dell (Dailytech), que afirma que Microsoft quiere cobrarles mucho más por su nuevo sistema operativo que por Vista. De lo último tenemos una pista en tendero digital sobre lo que se llevan Redmond por incluir XP en el AspireRevo (que por cierto, tiene muy buena pinta).

Y queda el factor de olvidar Vista, al que más pronto que tarde van a dejar de empujar en su implantación en la empresa. Teniendo en cuenta que van a ofrecer un modo Windows XP en Windows 7, el mensaje es que van a facilitar al máximo la transición desde el más antiguo al nuevo, puenteando a Vista. La conclusión es que Microsoft – como ya demostró con Starter – va a hacer todo lo posible por preservar su posición dominante, incluido tirar los precios en cierto sector, para poder aprovecharla subiéndolos mucho con Windows 7. ¿Tienen poderío para hacerlo toda vez que el efecto red en sistemas operativos es cada vez menos importante? Hasta cierto punto, es probable que sí: en un escenario de varios años vulnerables con Vista en el mercado, el resto de actores apenas ha aprovechado para subir un poco (Linux llegando al 1%, JVare, Mac OS estaría en el 9%, Windows debajo del 90%).

Modo Windows XP en Windows 7

Captura de Windows 7

Qué distinto ha debido ser el discurso interno de Microsoft respecto al que han mostrado hacia fuera sobre Windows Vista. Una prueba más es la presencia de un modo Windows XP en el nuevo Windows7, que ofrecerá en las versiones Profesional, Enterprise, y Ultimate. La idea es tener una máquina virtual de Windows XP que se podrá ejecutar como si tuviésemos Virtual PC instalado, más detalles al respecto en Genbeta y Paul Thurrot.

Por un lado, esta estrategia confirma que Microsoft quiere borrar los problemas que ha tenido con Vista. El mero lanzamiento de Windows 7 (véase Windows 7 Vs Vista) es un intento de corregir la percepción del público respecto a su último sistema operativo. Ofrecer XP en una máquina virtual para empresas comunica esencialmente que pasarse a Windows 7 no supone riesgo alguno para empresas, no perderán la compatibilidad con ningún software que estén ejecutando hoy día sobre XP. ¿Por qué esto es tan importante? Pues de entrada porque la mayoría de las empresas no saltan de versión de sistema operativo hasta que este lleve un par de años en el mercado y un service pack, a lo que hay que sumar que muchas ya han descartado Windows Vista en cualquier caso. El riesgo para Microsoft es que muchas se quedaran en Windows XP y no contrataran nuevas licencias por muchos años. Con el “modo XP en Windows 7” rebajan el riesgo de entrada, permiten saltarse a Vista y puede presentarse como una solución “2 en 1″. Buen movimiento.

Windows baja del 90%, sube Mac OS

Nuevos macbooks Apple

El uso de Windows habría bajado del 91.50% al 89.62% en apenas diez meses según el estudio de Net Applications Inc (vía Abadía Digital), que utiliza la información de las estadísticas de 430 sitios webs de distintos perfiles en todo el mundo, con un total de 160 milliones de visitas. Esto sitúa a Windows en el nivel más bajo desde 1995, quien más crece es Mac OS que pasa de 7.57% al 8.87%, mientras que Linux alcanza el 0.83% (desde el 0.64%)…creciendo menos que iPhone, que llega al 0.37%.

Estos cambios en el mercado de los sistemas operativos apuntan a algunos temas de los que hemos hablado mucho estos meses: por un lado, el cambio de paradigma, con la supremacía de la experiencia de usuario frente a los valores que históricamente han hecho fuerte a Windows, como son el efecto red y la curva de aprendizaje de cambiar a otro sistema. Siendo esas las causas, se explica por qué Linux sigue creciendo modestamente, a pesar de que este año hemos asistido a dos movimientos que le son favorables, los ultraportátiles y que Dell y Hp vendan equipos con Linux preinstalado.

Apple ante el año de la crisis

Claro que 2009 podría ser diferente y cambiar la tendencia. Los equipos de Apple casi siempre se sitúan por precio en la gama alta, algo que en un año de crisis debería pasarle factura en ventas. Sigo pensando que, para mejorar su cuota en el mercado de ordenadores personales, Apple va a necesitar un portátil o ultraportátil barato. Cuando no ha aparecido ya es porque probablemente no han conseguido el equilibrio entre la experiencia de usuario que quieren, costes de fabricación reducidos y margen de beneficio. En todo caso, su apuesta por ser cerrados y vender inseparablemente hardware y software para controlar toda la experiencia les hace crecer en el mercado más que a ningún otro sistema.

Windows Cloud y Live Mesh

Mesh

Microsoft tiene vocación de plataforma, de controlar y servir la base sobre la que otros desarrollan productos y servicios. Eso ha sido Windows en el escritorio del usuario y el servidor de la empresa los últimos 20 años, así que no debería extrañarnos de que Ballmer hable de Windows Cloud (no será su nombre real, las declaraciones en The Register), un nuevo sistema operativo “en la nube” que será presentado dentro de unas semanas en su Professional Developers Conference.

Claro que Ballmer no da muchos detalles acerca de lo que será este Windows Cloud, a lo que para añadir confusión hay que sumar que lo de “la nube” se ha convertido en la expresión de moda para casi cualquier cosa que se hace en la web. Hasta ahora Microsoft se ha aproximado a la tendencia de datos y aplicaciones en la web de varias formas: Silverlight como tecnología para las RIA, software más servicios como alternativa al software como servicio a través del navegador y Mesh como futura plataforma de sincronización.

Este escenario, unido a que la presentación se hará en un evento para desarrolladores, me lleva a pensar que los tiros irán por una primera versión de Mesh en abierto y con aplicaciones desarrolladas. Si recordamos el enfoque de Mesh como plataforma, vemos que encaja con las palabras de Ballmer y con el resto de piezas en el puzzle de la reorientación de Microsoft hacia la nube: experiencias más potentes en el navegador con Silverlight, software más servicios con los datos y parte de la inteligencia “en la nube” y sincronización entre dispositivos y plataformas. Imagino que en el PDC lo que van a hacer público es la apertura para el desarrollo de aplicaciones sobre Mesh.

Claro que todo esto es, todavía, especulación. De hecho podríamos pensar en una versión propia de lo que ya hace Amazon con Windows Server o plantearnos como hace Enrique si se trata de una versión ligera de Windows para ultraportátiles. Quizás lo más sensato haya sido la postura de Sacha, que deja la incógnita en el aire ¿o debería decir en la nube?.

Actualización 27/10: finalmente se trata de una plataforma como servicio llamada Windows Azure.