Minube Store

Mi nube Store

Hacía tiempo que no comentábamos novedades de una de las empresas de internet españolas más interesantes, Minube, algo que su anuncio de la semana pasada va a ayudar a arreglar: Minube Store es una tienda dentro de su plataforma (de momento sólo en iPhone, más adelante otros sistemas) por la que creadores de listas de recomendaciones pueden ponerlas a la venta, compartiendo ingresos (sin que desde el servicio hayan aclarado qué porcentaje se llevan).

Un buen incentivo para el contenido de usuario, para promover que se mueva a su plataforma (pienso en las listas que un servidor tiene en Foursquare) y que se haga de calidad… que logren un contexto de pago es otro cantar, claro, pero es posible que muchos empiecen a poner en la balanza el precio de la guía tradicional (de la que habitualmente se aprovecha sólo un porcentaje pequeño) frente a la combinación de varias listas en servicios en el móvil como este de Minube. En todo caso interesante que lo intenten, sobre todo si consiguen crecer en número de usuarios en otros países.

Transporte colectivo: de la pantalla compartida a la pantalla personal

Como viajero abonado al AVE, uno de los elementos que siempre he entendido como más prescindible de la oferta es la película que ofrecen y que se visualiza con pantalla compartida y auriculares individuales. Para mi perfil de usuario, que siempre viaje con portátil y/o tablet, aporta un valor cercano a 0 (alguna vez me ha ayudado a echar una cabezada, eso sí) y me fastidia que al final el coste esté distribuido entre todos los pasajeros, quienes ven la película y quienes. Por eso me ha interesado mucho el modelo que propone America Airlines: streaming bajo demanda al dispositivo personal de cada uno, que paga por visualización. No creo que lo usara (siempre ando trabajando o leyendo en los viajes y en su caso llevaría la película descargada de casa), pero al menos es un avance en la ruptura de la tiranía de la pantalla compartida para todos y que pagan todos

PD: la mejor solución para el usuario, disponer de conexión y que cada uno escoja su servicio preferido… claro que aquí las aerolíneas y demás sólo pueden cobrar por conexión y no por contenidos.

Los outlets de viajes ante la temporada alta de vacaciones

Se acerca la temporada alta de viajes en España en un año en la que la Semana Santa es especialmente interesante por ser tan tarde y prometer buen tiempo primaveral y por la llegada del verano. En estos momentos se están tomando gran parte de las decisiones de compra de viajes, muchas de las cuales se están tomando online (ese paso de ser el lugar de compra a ser también el de la decisión). Y es este año el primero en el que los outlets de viajes se han desarrollado como una alternativa con muchas opciones, proveedores y agresividad comercial. De momento son pequeños, pero 2011 puede ser una buena piedra de toque para entender como pueden afectar al sector por excelencia del comercio electrónico en nuestro país.

La mayor dificultad para los outlets de viaje es que se trata de un sector que ya ha pasado por un proceso fuerte de optimización y desintermediación, algo que no había ocurrido con la moda (piedra angular de los outlets tipo Privalia o Venté-Privee), y en el que hay desarrolladas muchas estrategia de marketing por objetivos en internet, incluidas las ofertas “last minute” tan populares en las agencias de viajes online. La parte interesante es que sí que hay un sector de viajes con bastante margen y capaz de predecir a partir del histórico de datos cuánto le merece la pena ofrecer con fuertes descuentos (si a estas alturas de año el índice de reservas para verano es mucho más bajo que el anterior, toca encender la alarma).

Con buena lógica la mayoría de la apuesta los outlets de viajes por internet apunta a un tipo de viaje de coste medio / alto, acompañando la propuesta con un despliegue visual e informativo importante, mimando al destino y su posicionamiento (ninguno de ellos quiere verse como un destino barato, quieren seguir siendo premium a pesar de estar en una página de este tipo). Como en los outlets y en los modelos groupones, se anuncian descuentos entre el 30% y el 70%, aunque casi siempre son sobre la tarifa “oficial”, no sobre el precio medio real (afectado casi siempre por otro tipo de descuentos como los de temporada)… por lo que no es extraño encontrarse que precios en el outlet sean muy parecidos a los de agencias de viaje en muchos casos.

Respecto a mantener la filosofía de “club privado” al que sólo se accede por invitación, hay criterios dispares: a día de hoy no parece que tenga tanto sentido como lo tenía inicialmente, en el que se quería posicionar a los outlets como “no competidores reales” de otros canales de venta.

Algunos de los que están apostando ahora por este mercado son:

  • Club Santa Mónica: me atrevería a decir que son la referencia a día de hoy en el sector en España. Cuidan mucho la oferta (nivel medio / alto) y la presentación de las propuestas enfocadas a viajes.
  • Singulari: toma su nombre del posicionamiento de agencia de viajes / “experiencias”. Se parecen mucho más a un Groupon que a un “venté-privee”, funcionando con un modelo tipo cupón a ejecutar durante un periodo de tiempo y la oferta está más centrada en escapadas breves que en viajes de larga duración.
  • Destinity ha sido de los últimos en llegar al sector, con un posicionamiento muy parecido a Club Santa Mónica y un diseño inspirado en Jet Setter.
  • Voyage Prive, una de las referencias internacionales, venida de Francia como Venté-Privee. De las analizadas aquí es la que mantiene el concepto de club privado.

No creo que los outlets de viajes vengan a transformar al sector, de hecho hay más de marketing y de percepción de que se compra barato que de bajada de precios reales en muchas ocasiones. También habrá que esperar a entender en dónde acaba esta fiebre por las ofertas y los descuentos en internet, si acabaremos en una saturación de mensajes de este tipo, de si las marcas acabarán evitando la canibalización y el posicionamiento de siempre en oferta o si, por el contrario, el futuro corresponde a los groupones y los privalias.

Audioguías para museos creadas por usuarios

Audioguías para museos

Un servicio de audioguías para museos que se pueden descargar gratis. Es la propuesta de Audioviator, cuya propuesta se basa en que las guías creadas por usuario rellenen el vacío de la mayoría de los museos, cuya propuesta lleva muchos años anclada en el alquiler de audioguía en el propio recinto. Audioviator conjuga guías de audio junto a mapas para las localizaciones (en PDF), y cubre también rutas por ciudades además de museos.

Aunque la calidad de lo que he encontrado es desigual (en muchos casos tenemos locuciones vía Loquendo y su voz robotizada de textos), la idea de poder tener audioguías para museos que uno puede gestionar y seleccionar antes de visitarlo me parece muy buena, de hecho hay algunos que cuidan estos aspectos (Moma, por ejemplo). Aunque para rutas de ciudades habrá soluciones más interesantes (utilizando localización), Audioviator tiene una propuesta de valor interesante y que apunta hacia donde los museos pueden pensar en aportar valor: aprovechar los dispositivos que los visitantes ya tienen y enriquecer la visita con información adaptada a cada usuario.

Las opiniones en TripAdvisor para valorar la gestión del hotel

El 20% del sueldo de los directores de hotel en Sol Meliá será variable y dependerá de las opiniones de usuario en Trip Advisor, con el objetivo de estar entre los tres primeros de su área en los rankings. Los detalles los dan en Expansión, en donde recogen declaraciones de Gabriel Escarrer Jaume, consejero delegado de Sol Meliá, que afirma “Este tipo de páginas en Internet ofrece un criterio objetivo de retribución y sitúa al cliente como el rey y el juez de nuestro sector”.

Un movimiento realmente interesante por dos motivos. Uno es que, después de muchos años maldiciendo las opiniones de usuarios en la red, un referente del sector hotelero las reconoce como el mejor método para medir la satisfacción de sus clientes; el otro es que en viajes ya no se habla sólo de internet como canal de venta, sino como el sitio donde se toman las decisiones de compra. Aunque servidor cree que hubiese sido más certero medir opiniones en más sitios por aquello de que se introduce un importante sesgo en la medida (el perfil de usuario de Trip Advisor es un usuario con mucho viaje, dejando fuera a los ocasionales que pueden dejar sus opiniones en otros canales), es razonable que se hayan centrado en un sitio con la información bien estructurada y con mecanismos para intentar detectar opiniones y votos fraudulentos (acaban de dar el mejor incentivo a los gerentes para intentar trampear el sistema). Una gran victoria también para Trip Advisor.

Tourist Eye, porque los viajeros tienen un móvil

tourist Eye en el iPhone

Si el sector viajes ha asumido la comercialización a través de internet como ningún otro y está en proceso de digerir todo lo que supone la prescripción y decisión de compra también en la web, el desafío del internet móvil comienza a ser la próxima asignatura que viene sin solución de continuidad. Tourist Eye es un proyecto que apunta en esta línea y que intenta responder a la pregunta, cuando un viajero está en un lugar poco conocido para él, ¿qué va a esperar que le solucione sacar el móvil? ¿información geográfica, opiniones, consejos…?

La respuesta que dan gira en torno a tres elementos:

  • Planificación del viaje, fase en la que decidimos ciudades y fechas en las que las visitaremos, labor que en Tourist Eye se puede hacer de forma individual o incorporando a varios a la labor.
  • Información en el móvil durante el viaje. Mediante una aplicación (disponible para iPhone y para Android) es posible descargar los mapas y la información relativa a los lugares y acceder a ella sin necesidad de conexión a internet. Importante este punto en los tiempos de los infames costes del roaming de las telecos.
  • Compartir el viaje, incorporando el Check-in dentro del uso de la aplicación.

El planteamiento de Tourist Eye me parece estupendo. Quizás demandaría algo más de potencial a la hora de la planificación del viaje: a partir de las fechas me gustaría tener qué eventos culturales y de ocio suceden (algo que tiene un coste tremendo si el proyecto quiere proveer de todo, pero no tanto si se acepta integración con terceros), poder asignar días concretos a los lugares que no quiero perderme del pueblo o ciudad y algo más de personalización (el orden de los lugares en función de mi perfil de viajero, si busco cultura, paisajes, fiesta, tranquilidad, etc…). En todo caso aporta un valor muy apreciable frente a las guías de viajes que ya están disponibles para móvil y es la posibilidad de tener la información sin necesidad de conexión de un trayecto complejo en el que visitamos varios destinos… además de que, a buen seguro, estamos al comienzo del proyecto.

En Genbeta: Tourist Eye, organiza tus viajes y hazte tu propia guía turística

El sector viajes en internet ante la compra de ITA por Google

Farecast

Google ha comprado ITA por 700 millones de dólares, una compañía que provee de información sobre vuelos a otras empresas. Una empresa de software que tiene como clientes a otras que ofrecen servicio al usuario final, pero que en manos de Google dará lugar a nuevos productos tal como explica la nota de prensa: en el futuro se trata de que Google ofrecerá búsqueda de vuelos y comparación de vuelos gracias a esta adquisición.

Al igual que con la búsqueda de viviendas directamente en Google Maps, estamos en un escenario en el que la amenaza de quien es capaz de comerse un sector completo gracias a la integración en el buscador donde sí que tienen una posición dominante. También, como en el terreno de los portales inmobiliarios, Google parece querer pisar el terreno de algunos de sus principales clientes como son las agencias de viajes. Aseguran que no van a vender billetes, pero sí que probablemente comprarles tráfico sea más caro con comparación y búsqueda de precios de vuelos que con simplemente AdWords.

A buen seguro que esta operación será escrutado por las autoridades en Estados Unidos, aunque es probable que la compra de Farecast por parte de Microsoft les ayude a justificar la operación, como les ayudó el anuncio de iAd por parte de Apple con la aprobación de la adquisición de AdMob.

Busco un viaje, buscando el momento de la decisión de compra de los viajes

Busco un viaje

En el competido mercado de los viajes en internet tenemos un nuevo y original actor, Busco un viaje. Por un lado viene a ofrecer elementos habituales en el resto de webs del sector, como un buscador de precios de vuelos, hoteles y coches, además de guías de destinos. Lo interesante del proyecto es la inclusión de un “recomendador de viajes” en función de las preferencias del usuario. Uno indica si le gusta la playa, el arte, la montaña, etc… fija un punto de partida y unas fechas, y el sistema devuelve diversas opciones.

En la contratación de viajes a través de internet hemos asistido a mucha inversión publicitaria en el momento de la compra, con el CPA por un lado y AdWords por otro como sistemas que han impuesto. Sin embargo se sigue tendiendo a minusvalorar al momento en que el usuario decide a donde viaja, cuando viaja y cómo viaja, que suele estar a muchos clicks de distancia de las páginas de contratación. ¿Cómo y cuando decide uno estas cosas? Leyendo una crónica, con recomendaciones de gente que nos convence, viendo una película…. lo que quiere Busco un viaje es sumamente complicado, unir ambas experiencias y que sea un algoritmo quien asista a esta decisión. Lo veo difícil, aunque hay escenarios en los que tenemos claro el “marco del viaje” (voy con niños, a hotel con piscina y playa y no quiero saber nada más del universo en quince días), la mayoría de las veces no estamos ante decisiones tan racionales y creo que tienen más sentido las aproximaciones “sociales” o basadas en contenidos. En todo caso, una propuesta diferente en el sector.

Minube a por el mercado europeo

Minube lanza versiones en Italia, Portugal y Alemania. La fórmula de contenidos generados por usuarios + buscadores verticales + agitación está dando buenos resultados a un proyecto diferente a lo que se ve en el sector viajes en internet. Lo anuncian en su blog oficial y resulta interesante el hecho de que hayan mirado a Europa y no al mercado latinoamericano, donde tienen a priori más asequible captar usuarios por idioma (de hecho es probable que tengan un porcentaje significativo). Europa tiene un mercado mucho más maduro de publicidad online, pero tanto en Francia – donde ya están – como en Italia y Alemania hay competidores mucho más establecidos.

Offbeat Guides y los productos “hiper-personalizados”

Offbeat guides

Tenía muchas ganas de ver Offbeat Guides en acción. Se trata del nuevo proyecto de Dave Sifry (fundador de Technorati) y viene a ofrecer guías de viaje personalizadas bajo demanda: introduces origen y destino, las fechas en que vas a visitar la ciudad y, opcionalmente, el hotel en que te quedas. A partir de esos datos, Offbeat Guides crea una guía única teniendo en cuenta los eventos de la ciudad destino en los días que vas a estar, las diferencias con tu lugar de origen (desde enchufes a moneda, pasando por el teléfono de la embajada de tu país). De la propuesta que hacen puedes eliminar o añadir elementos, para finalmente tener descargar la guía en PDF por 10 dólares o recibirla impresa por 25.

Desde el primer día que leí sobre el proyecto, me pareció una idea realmente excelente. Cierto que el sector viajes se trasladado casi por completo a internet en lo que respecta a contratación y búsqueda de información, pero gran parte de los viajeros sigue con sus guías impresas recorriendo las ciudades. Un proyecto como Offbeat Guides supone de entradaun enorme reto de agregación de la información (de Wikipedia, Wikitravel, Flickr, Upcoming y más fuentes con información de viajeros con licencia Creative Commons); para algunas ciudades lo resuelve de forma brillante (por ejemplo Tokio, en la imagen), en la larga cola se comporta de manera bastante más floja (de Málaga apenas tienen nada).

Lo para mí más interesante, abre la puerta a escenarios realmente interesantes: más adelante puede llegar a preguntarme por el tipo de comida que me gusta, qué compras querría hacer, si me interesa más ir de marcha o el arte, y si es este último, si el contemporáneo o el clásico… y hacer una guía de viaje personalizada al milímetro, un tipo de productos “hiper-personalizados” que cada vez iremos viendo más. Lo encontramos en esta beta abierta de Offbeat Guides está todavía lejos de este futuro “hiper-personal”, pero el concepto inicial me parece brillante.