“Vamos a poder diseñar quienes queremos ser” #ofrecidoPor Toyota Prius

Del directo que os anunciamos hace algunos días y de la conversación de Neil Harbisson sobre su proyecto y con / sobre Toyota Prius hay un primer vídeo con el que nos quedamos.

El discurso de Neil gira en torno a la tecnología y su uso de forma consciente para mejorar la vida de las personas y el medio ambiente, con un punto de optimismo muy importante. “Vamos a poder diseñar quienes queremos ser” es un titular que viene de su experiencia cyborg pero que también encaja con el momento de la tecnología, tanto digital como en la del Prius que anuncia en concreto (ej se suele conocer poco que este Toyota incorpora 22 sensores para personalizar y adaptar el funcionamiento).

Os dejo con otros dos vídeos en los que sigue el mensaje de Neil Harbisson y su búsqueda del encaje entre humano y tecnología, sobre como el Prius encaja en este mensaje de hibrídación y búsqueda de mejora.

13 de Mayo: conversación en Facebook en directo con Neil Harbisson #ofrecidoPor Toyota Prius

Neil Harbisson Toyota Prius

Para anticipar el advenimiento del nuevo Prius los de Toyota España han preparado un encuentro en Facebook que tendrá lugar el próximo 13 de Mayo a las 18:30 (hora peninsular). Se trata de una conversación en directo con Neil Harbisson que es nada más y nada menos el primer humano cyborg reconocido por un gobierno.

La aproximación de Harbisson al tema cyborg es mitad artística mitad por necesidad. Neil sufre acromatopsia, una limitación visual que sólo le permite ver en escala de grises. En 2004 se implantó una antena permanentemente en su cabeza que le permite oír las frecuencias del espectro de luz incluyendo colores invisibles como infrarrojos y ultra violetas”, así como conexión a internet que le permite recibir imágenes, vídeos, música o llamadas telefónicas directamente a su cabeza. Actualmente hay 5 personas en el mundo, uno en cada continente, con permiso para enviarle imágenes, sonidos o vídeos directamente a la cabeza.

Así que como veis habría mucho que preguntar a Harbisson, empezando por su relación con un coche como el nuevo Prius (quizás lo unan a partir de la naturaleza híbrida del coche de Toyota). En Error500 participaremos con una pregunta en el streaming, allí nos vemos.

MyFord Mobile y Toyota Entune: Internet en el coche, más cerca

Focus Electric Myford Mobile foto

Internet y la introducción de elementos de la tecnología de consumo en el coche van a ser dos de los temas más interesantes de los próximos años en el sector y dos de los que quiero seguir más de cerca, como comentamos cuando lo de “Internet en el coche como tendencia“. Se está celebrando ahora mismo el Salón de Detroit con un gran protagonismo del coche eléctrico y del coche híbrido, incluida la presentación del Prius V (que es el coche que hubiese intentado comprar de haber existido cuando me hice con el Toyota Prius).

Con este nuevo modelo familiar-híbrido aparece también Toyota Entune, que aprovecha la conexión de nuestro teléfono para gestionar aplicaciones que se integran en el tablero: búsqueda en mapas o normales, uso de servicios de música como Pandora, reservas de restaurantes, acceso a noticias y compra de tickets. Y sí, tendremos aplicaciones en el coche también.

Mención aparte merece la presentación del Ford Focus Electric que viene a ser un coche conectado a la nube, lo que permite que podamos acceder a información suya (interesante saber la carga y autonomía de las baterías de un coche eléctrico) y a dar órdenes (como encender el aire acondicionado minutos antes de cogerlo) a través del servicio MyFord Mobile. A diferencia del Intune de Toyota, MyFord Mobile requiere que el coche tenga una conexión propia.

Internet integrado en el coche es algo que vamos a ver como una realidad en el mercado en 2011, al menos en Estados Unidos. Al mundo de posibilidades que abre (servidor es un convencido de su potencial) hay que sumar dudas bastante razonables sobre efectos laterales: una nueva posible fuente de distracciones en el tablero cuando deberíamos ir a menos (aunque las cada vez mejores tecnologías de reconocimiento de voz deberían paliar esto) y la privacidad de la localización de nuestro vehículo cuando hablamos de un coche conectado todo el día.

Toyota Prius tres meses después

Toyota Prius en motorpasion

Hay dos tipos de comunidades en internet que son como el agua y el aceite, los fans del motor y los de la tecnología. Y eso que hay un terreno en el que confluyen – la integración en el vehículo de dispositivos de consumo y lo que nos viene en el futuro con internet en el coche – pero es muy difícil encontrar contextos en los que ambos tipos de usuario conversen y, sobre todo, se entiendan. Ya hace tres meses desde que cambié de coche y me hice con un Prius y, aunque servidor no está en condiciones de hacer una prueba a fondo de este Toyota desde el punto de vista del experto en motor, sí que quiero compartir una visión desde “lo tecnológico”. Ahí van mis impresiones:

El momento del coche híbrido

El primer argumento cuando te presentan el Prius es que es un coche híbrido, tecnología alrededor de la cual hay un intenso debate acerca de sus ventajas reales: mayor complejidad (dos motores), mayor peso del vehículo y uso del motor eléctrico en contextos que requieren poca potencia. El Prius no es un coche “enchufable”, el motor híbrido se carga durante la conducción y se utiliza cuando se le pide poca potencia al coche: prácticamente cuando se circula en llano a menos de 50 Km/h o al mantener la velocidad y en pequeñas aceleraciones. El resultado es que sí que hay un ahorro de consumo importante en ciudad (causa furor en el gremio del taxi), pero en carretera no es de los menos consume ya que no usa el motor eléctrico ahí, pero sí carga con su peso.

Tiene varios modos de funcionamiento, incluso es posible indicarle que sólo active el motor eléctrico, activando el de gasolina sólo cuando le pedimos más potencia. El más habitual es el ECO, que prima el uso del motor eléctrico frente al de gasolina pero utiliza ambos y, finalmente, está el “POWER” para dar rienda suelta a toda la potencia del Prius sin ningún tipo de optimización de consumo.

En resumidas cuentas, teniendo claro que los coches híbridos son una tecnología de transición hasta la llegada del coche eléctrico, al menos lo que me he encontrado en el Prius me ha gustado bastante: un vehículo muy silencioso, eficiente en ciudad y no tanto en carretera y la posibilidad de hacer bastantes trayectos urbanos con muy poco consumo. No veo razonables algunos movimientos tipo lanzar un 4×4 híbrido, que tienen más de acción de marketing que de propuesta de valor real, pero sí que creo que cubren un espacio de varios años que tenemos por delante hasta la consolidación del coche eléctrico para el perfil de comprador en el que me encuentro: urbanita, preocupado por el consumo y con un planteamiento de eficiencia energética.

Tablero Toyota Prius en motorpasion

Navegador, USB, techo solar y otros extras del Prius

Siempre he sido “anti navegadores integrados en el coche”, en términos de rentabilidad me resultan muy caros, a lo que añaden no poder utilizarlos en distintos vehículos, dos desventajas respecto a los no integrados. Con el Prius no he hecho una excepción y lo he comprado sin navegador, aunque la integración con el sistema HUD hace que empiece a merecer la pena la experiencia que pueden ofrecer respecto al tipo Tom-tom o a usar el móvil (véanse propuestas de Nokia o Android). El navegador viene además con una cámara para ayuda al aparcamiento, que no se puede adquirir de forma separada por desgracia.

Donde sí he picado es en dos extras más asequibles: el techo solar y el puerto USB. La utilidad de este último es obvia, no grabo un CD de música desde hace años y prefiero con mucho pinchar el teléfono y tener mi música también en el coche (amén de que de esta forma puedo contabilizarla en mi perfil de Last.fm); el techo solar es otra cosa, uno de los distintivos tecnológicos del Prius: añade amplitud, luminosidad y ventilación al coche, amén de poder ser utilizado para climatizar el vehículo antes de subir.

HUD en el Prius

Hemos hablado por aquí de los sistemas HUD y el interfaz con el coche y la carretera. Se trata de añadir información en el parabrisas, superponiéndose a la visibilidad de la carretera. En el Prius está disponible la información de velocidad y la eficiencia y, si se tiene el navegador integrado, datos sobre la ruta planificada. La experiencia es bastante buena, no estorba para nada a la hora de conducir por su posición inferior, resultando más una ayuda a mantener la vista focalizada en lugar de retirarla para consultar cualquier dato. Una pena no tener la experiencia del navegador integrado (son 2000 euros de extra, excesivo para mi presupuesto), pero apunta hacia donde irá el futuro quizás también si lo combinamos con internet en el coche.

Nadie es perfecto…

En el apartado negativo, apuntar a que no hay tanta visibilidad trasera como en otros vehículos. Servidor viene de un Seat Ibiza y la diferencia se nota, además de que hay elementos que no están del todo conseguidos como retrovisores que no se pliegan salvo que lo hagas manualmente o la pérdida de maletero en un coche de su tamaño por la presencia del motor eléctrico.
Consumo Toyota Prius en motorpasion

Datos de todo y nueva forma de conducir

Como consecuencia de todo el planteamiento del Prius, lo que más cambia respecto a otro tipo de coches es – al menos en mi caso – la variable que tiende uno a maximizar al conducir. El tener acceso a todos los datos de consumo en tiempo real junto a la posibilidad de optimizar éste gracias a utilizar en lo posible el motor eléctrico, hace que uno tienda a fijarse más que nada en el valor de los litros de gasolina consumidos por cada 100 kilómetros.

Incluso en los foros se observa que los usuarios de este tipo de coches tienden a compartir y a competir en este tipo de registros. Directamente, le cambia a uno el modo de conducir en ciudad de una forma mucho más marcada que todos los artículos de conducción eficiente que haya podido leer, la retroalimentación inmediata en forma de datos actúa de una forma mucho más directa en este caso.

Como conclusión final, para mí el Prius es un coche con el que estoy más que contento, de sobresaliente si sabe uno lo que compra: tecnología avanzada, un coche híbrido que tiene un retorno para cierto tipo de conducción y que hace algunos compromisos para alcanzar estas metas.

Relacionado: Comprar un coche e internet, la decisión de compra