Tivo lleva los vídeos de internet al salón

TivoEl fenómeno de los vídeo grabadores personales – todavía incipiente en España – lleva años creciendo en Estados Unidos. Con Tivo como estrella, han pasado de unas funcionalidades iniciales interesantes a un producto mucho más completo. El último movimiento ha sido el anuncio del propio Tivo de permitir el uso del videograbador para ver vídeos descargados de internet.

El funcionamiento requiere la descarga en el ordenador del vídeo y luego, mediante conexión inalámbrica, Tivo permite seleccionarlo y verlo. Para poder hacerlo deberá convertir del formato descargado (MPEG4, QuickTime o Windows Media) a MPEG-2, que es el que soporta realmente. Dejan fuera a Flash (¡los vídeos de Youtube!) y advierten que controlarán los contenidos con copyright, que la idea es permitir el acceso a contenido amateur (NYT).

De nuevo estamos en la competencia por permanecer en el salón junto a la televisión. La solución adoptada por Tivo no está mal, pero sigue siendo mucho peor que navegar por la web y ver los vídeos directamente sin tener que hacer el proceso en dos pasos (descarga en una máquina, convierte y visualiza en la otra). Si no fuese por las funcionalidades que trae como PVR (grabación intuitiva, repetición en directo), la verdad es que Tivo debería preocuparse bastante por las cada vez más interesantes propuestas de las consolas como Media Center (como vimos hace muy poco con Xbox Live). Y luego tenemos otra pregunta ¿merecen la pena los vídeos de Youtube y similares en pantalla «grande»?

La alianza entre Tivo y NetFlix

TivoNetFlix cierra tras su trato con Tivo lo que se prevee una exitosa estrategia para llevarse los clientes de los videoclubs a la red. NetFlix es un plataforma para el alquiler de DVDs por la red en Estados Unidos, hasta ahora permitía seleccionar la película y NetFlix te la envía a casa, asumiendo ellos los costes. Hasta ahí podríamos pensar que acarrea muchos más costes que un videoclub convencional, tanto en logística como en distribución, pero aún así mantiene una tarifa plana de 22 dólares al mes en alquiler de DVD. Tan fuerte ha sido su apuesta en el mercado estadounidense que ha obligado a entrar en el negocio de alquiler a través de Internet a competidoras como Blockbuster.
Pero es ahora con su alianza con Tivo para que los clientes se descarguen las películas por este sistema cuando van a alcanzar la rentabilidad. Como cuenta ZdNet, los suscriptores de ambos servicios, Tivo y Netflix, que tengan una conexión de banda ancha se podrán descargar las películas en lugar de que se les envíen por mensajero.

De Tivo ya hemos hablado en otras ocasiones, no es más una tecnología que permite grabar el contenido de la televisión, pero a diferencia de los clásicos videos, lo hace en un disco duro que permite almacenar entre 40 y 80 horas de programación. Alrededor de esto, se han generado multitud de servicios. TiVo se contrata vía suscripción y nos permite elegir series, actores o eventos a almacenar vía menú, sin preocuparnos de cambios en la programación, retrasos, cintas y de programar en absoluto cualquier reloj.

Con este movimiento llega la era de la rentabilidad a los videoclubs por Internet. La brillante estrategia de NetFlix en este caso ha sido la de conseguir una cartera millonaria de clientes a los que ahora invita a su nuevo sistema, aliados con un líder del mercado como Tivo. De esta manera aparece lo que podríamos entender como el segundo servicio real de banda ancha, tras la telefonía IP. Como negocio, la banda ancha ofrece apenas los mismos servicios que antes pero más rápido, con la telefonía IP y la descarga de contenidos se demuestra que en nuestras casas sobra un cable (el telefónico) y que el futuro de la distribución de contenidos pasa por la red, con un importante ahorro de costes y disminución del del precio para el usuario. Ya sólo queda esperar que propuestas como esta lleguen a los mercados español y sudamericano; el crecimiento de las conexiones ADSL y por cable será el indicador de los potenciales clientes para este servicio.

El 2004, año de TiVo

TivoTiVo no es más una tecnología que permite grabar el contenido de la televisión, pero a diferencia de los clásicos videos, lo hace en un disco duro que permite almacenar entre 40 y 80 horas de programación. Alrededor de esto, se han generado multitud de servicios. TiVo se contrata vía suscripción y nos permite elegir series, actores o eventos a almacenar vía menú, sin preocuparnos de cambios en la programación, retrasos, cintas y de programar en absoluto cualquier reloj.

En Estados Unidos está causando auténtico fervor, de hecho la televisión ya no volverá a ser lo mismo sin esta tecnología. Ha aumentado considerablemente el consumo de este medio entre sus suscriptores (piénsese en todos los programas que se pierde por estar en el trabajo, con TiVo es sencillo ir a un menú, decirle que grabe Friends y tenerlo listo al llegar por la noche) y casi no tiene bajas entre los mismos.

Otras funcionalidades muy atractivas que ofrece son pausa de lo que están emitiendo en tiempo real, repetición de lo que se haya visto ahora mismo, vuelta atrás a hace varios minutos… y todo ello sin que se haya grabado previamente, es lo que están emitiendo ahora mismo. No es de extrañar que hayan llegado al millón de suscriptores con la cantidad de teleadictos existentes en el país norteamericano.

Pero TiVo no está parado y para el 2004 prepara un buen paquete de novedades. Para empezar preparan poder exportar contenidos del aparato grabador al PC e incluso directamewnte a un DVD, aunque ambas posibilidades aún no están implementadas.

El sistema funciona conectándolo al teléfono y sale por 12.95 dólares al mes. En España comienza a haber movimiento para traerlo, aunque no TiVo (que no deja de ser una marca de un servicio de copia digital de la televición), estando las posibilidades de inout.tv y Techfoundries.com

Más información: News.com, Baquia