Tres apuntes sobre Spotify, que ahora le da al vídeo, propio y de terceros

Spotify Nixon

Un par de apuntes rápidos sobre el movimiento de Spotify hacia el vídeo:

  • Hay un muy serio problema con las plataformas de streaming y la rentabilidad, asunto al que dediqué la última columna en Teknautas: moverse al vídeo puede significar irse a una categoría en la que la publicidad funciona y se paga mejor y, a medio plazo, poder subir el ticket de pago por suscripción añadiendo planes con series, cine, deportes…
  • Habrá contenido de terceros seleccionado (nada de modelo youtube con contenido generado por usuarios), Spotify parte del diagnóstico de que ahí es donde está el negocio y que su lugar es articular una alternativa que ofrezca valor en la parte más débil (conseguir visibilidad y visualizaciones para las producciones caras). Muy interesante la parte de producción de contenido original, algo que veo entre una respuesta a Tidal y Apple que podrían plantear un vínculo más estrecho con los artistas y articular lo que hoy llaman un «platisher«. No creo que apuesten por la rentabilidad directa con el modelo de un medio, sino más bien en la creación de valor para la plataforma con contenido exclusivo.
  • Por último, tengo mis dudas de que Spotify tenga el contexto adecuado para ser fuerte en visualizaciones de vídeo. Tiene los usuarios, la aplicación instalada, la plataforma de distribución… pero también un contexto de escuchar música que no es el mismo que el de ver vídeos de contenidos que no sean videoclips. Veremos.

Relacionado: Tres nubarrones en el horizonte de Spotify

Tres nubarrones en el horizonte de Spotify

Spotify

Estas semanas es probable que Daniel Ek de Spotify no esté durmiendo demasiado. El conjunto de movimientos en el sector dibuja un panorama en el que el líder de la música por suscripción ve reflejadas sus mayores amenazas que intento resumir en tres grupos:

  • Con la salida de Tylor Swift se reaviva el interés de músicos y discográficas en dar la vuelta a eso de que Spotify sustituye el CD en el uso, pero no en los ingresos. No parece probable una salida masiva de músicos de la plataforma, pero que haya más que se planteen ventanas de explotación por las que sus discos entran meses más tardes en la tarifa plana, sí.
  • Sale Youtube Music Key que es un «compito contra Spotify pero no porque doy los vídeos». El caso es que Youtube es realmente el actor más importante para escuchar música en internet, lo que debería levantar más de una alarma en Spotify su paso al pago… aunque es un movimiento en el que creo que conviene ser escéptico, es tan difícil cobrar en un contexto que siempre ha sido de contenido gratis y en el que se mantiene la gratuidad para el 99.9% de la oferta.
  • En cualquier caso el mayor riesgo está en aquellos para los que un servicio de suscripción de música no sea un negocio en si mismo. La amenaza es más Apple o Amazon que puedan pensar en subvencionarlo a cambio de hacer negocio con la venta de teléfonos a los que añaden valor o con otro tipo de ventas cruzadas. Improbable, pero no imposible. En todo caso, la alianza Deezer-Samsung está en marcha y tenemos cierta guerra de precios ya en marcha con los planes familiares.

De momento son más amenazas los «posibles» que los movimientos «reales», pero el horizonte de Spotify no acaba de estar claro por más que siguen creciendo y creciendo con un producto fenomenal.

La suscripción consiguiendo que gastemos más en música que antes

preci omúsica

Datos Estados Unidos en Re/code,

Así, los datos nos dicen que los consumidores están dispuestos a gastar alrededor de $ 45 – $ 65 por año en música, y que a mayor volumen tiene un servicio, menor en ese rango el número llega a ser. Y estas cifras se han mantenido constantes, independientemente del formato de la música, desde el CD a la descarga.

Curiosamente, los servicios de suscripción de música a la carta como Spotify, Deezer y Rdio están todos en el mismo precio, en más del doble del gasto medio del consumidor en música. Pasan ampliamente los 120 dólares al año.

La tesis me resulta contraintuitiva ¿cómo un servicio de suscripción iba a aumentar el gasto cuando antes se pagaba por cada disco? Sin embargo los números están ahí, aunque hablando de medias el peor escenario para la industria es que quienes se están pasando a Spotify / Deezer los que gastaban más, los clientes más intensivos y no los que estaban por debajo.

Relacionado: Por qué la gente no compara tu «bien digital» en precio con un cubata

Spotify y la promesa de ingresos

pagos spotify

Spotify Explained es el intento del servicio de música de salir al paso del recurrente debate de la sustitución del CD

expectativa ingresos Spotify

Lo más interesante es cómo Spotify quiere crear la expectativa de futuro a través de la promesa de ingresos. Una forma de ganar tiempo para poder llegar a más países, crecer en suscriptores y no tanto en usuarios gratuitos y llegar a un status quo en el que los artistas se queden satisfechos con un servicio que no llega ni de lejos a los ingresos del CD (que uno piensa que nunca volverán por mucho que quieran) pero que al menos les permite ganar algo. Y con los agregadores (discográficas a menor escala y Spotify a escala global) como los grandes negocios.

Thom Yorke y la infructuosa búsqueda de un sustituto en ingresos para el CD

Thom Yorke

Muchos seguimos la historia de la salida de Atoms for Peace liderados por Thom Yorke de Spotify aduciendo los bajos ingresos para los músicos en los servicios de streaming en general y en éste en particular. En «solidaridad con los pequeños grupos», la banda de Yorke deja de estar disponible para los usuarios de Spotify.

Días más tarde se supo el tipo de plataforma que buscan apoyar: streaming de música sí, pero pagando por pieza de conciertos… desde 1.29 euros por canción hasta 10-12 euros por concierto completo.

Es un tema que hemos discutido por aquí varias veces, Spotify sustituye el CD en el uso, pero no en los ingresos ni aún retorciendo los números. Ellos se defienden dando el número aregado pero eso no hace sino reforzar lo que es evidente, este nuevo esquema es beneficioso para el agregador (e incluso puede serlo para otros agregadores como las discográficas) pero muy poco para el grupo o músico individual.

Mucho me temo que la búsqueda de un sustituto en ingresos para el CD por parte de Yorke y compañía tiene pocos visos de hacerse real. Cobrar 10 euros a un usuario por ver un concierte puede pasar, pero ni de lejos va a salir del pequeño nicho de fanáticos de un grupo y llegar al usuario «normal» que todavía incluso tiene dudas sobre si pagar algo tan barato como son las tarifas planas de música actuales.

Relacionado: Músicos que ganan dinero con vídeos en Youtube (y startups que intermedian)

Imagen: Tim Cochrane

Spotify en ingresos frente al CD

Spotify

En Blogoff Juan hace unos cuantos números a partir de la poco transparente información de la industria de la música, comparando ingresos por escuchas en Spotify frente a las que obtienen por ventas de CDs,

Amaia Montero gana por disco vendido 0,48 euros (4% del precio final).

Amaia gana por cada escucha del disco en Spotify 0,044 euros.

Si el disco se escucha 12 veces en Spotify Amaia gana lo mismo que si esa persona hubiera comprado el disco. A partir de 12 escuchas Amaia gana.

Me ha interesado mucho el tema porque el entendimiento de un servidor y al que apuntaba mucha gente en la industria es que Spotify sustituye el CD en el uso, pero no en los ingresos además de que son habituales las quejas de los músicos al respecto.

Aquí quizás haya que concluir que Spotify no sustituye a las ventas del CD de la gran era del CD sino que empieza a ser comparable en 2013 cuando es un mercado prácticamente desplomado.

Actualización: como me han indicado en Twitter, estas cifras aplicarían en el caso de que los ingresos de Spotify vayan directamente al artista, en el caso de tener discográfica los derechos de explotación digitales pertenecen a esta. En Pitchfork hablan de 0.004611 por escucha de una canción.

Vampire Weekend y las ventanas de explotación en la música

Modern Vampires of the City de Vampire Weekend

Me gustan mucho los Vampire Weekend y cuando leí la elogiosa crítica en Hipersónica de su nuevo disco me lancé a buscarlos en Spotify… y no los encontré. Como otros grupos están manejando las ventanas de explotación en la música, en un reciente AMA en Reddit apuntaban a que era decisión de la discográfica y que suponían que en semanas tendríamos la posibilidad de escucharlos ahí.

En DigitalMusicNews apuntan a que las cifras de venta en Estados Unidos de este «Modern Vampires of the City» van viento en popa, con promoción fuerte de la «exclusiva digital en iTunes» (aunque servidor ha comprado algunas canciones en Amazon, que también lo tiene. El debate ahora es, toda vez que Spotify da escasos ingresos a los artistas incluso aún cuando son medianamente populares como son los Vampire Weekend, si la tendencia será la de frenar el estreno en streaming para dar una ventana exclusiva de explotación a la compra.
Sigue leyendo «Vampire Weekend y las ventanas de explotación en la música»

Pasado, presente y futuro de Spotify

Spotify

Publican en Cnet un reportaje titulado «el futuro de la música», pero que más bien viene a contar el pasado, presente y futuro de Spotify visto por su fundador Daniel Ek

Respecto a próximos pasos – recordemos que Spotify sigue siendo deficitario – apunta a poner en valor los datos que es capaz de agregar, «conectarlo» a la música en vivo (desde que son una plataforma siempre he pensado que entrarían en el negocio de la venta de entradas, después de todo saben qué tickets te interesan) y la ubicuidad reforzando su enfoque de música como servicio

Relacionado: ¿Hay espacio para los servicios de música independientes de Spotify?

Rdio: para entrar como servicio de música hay que dar más gratis

Rdio va a intentar crecer en varios mercados – entre ellos España – ofreciendo un acceso gratis a su servicio de música vía web, aunque con una limitación de tiempo máximo al mes. Como Spotify, ofrece un servicio de suscripción para ordenador personal y otro que también incluye aplicaciones en el móvil.

Una oportunidad para probar un servicio muy bien construido y que afronta una competencia más que complicada con el asentado Spotify. Rdio intenta aprovechar el flanco débil que dejó Spotify cuando endureció las condiciones de la versión gratuita y subió la presión de la publicidad (que servidor cree que se sufre peor por poco segmentada que por su mera existencia).

En todo caso, toda estrategia de música gratis no puede sino ser temporal o para vender otras cosas (véase, por ejemplo, teléfonos). A Spotify no le salen las cuentas mientras los músicos siguen apuntando que estar ahí no les produce ingresos mientras que sí que será un negocio para la plataforma… al final los servicios de suscripción de música sustituyen al CD en uso pero no en los ingresos.

Esto configura un posicionamiento en el mercado para los servicios de suscripción que los aboca al pago, a ampliar ingresos (aquí Spotify con las aplicaciones creo que tiene un gran potencial) y a ver como el usuario no dispuesto a pagar tiene soluciones con compromisos como es la radio de siempre con publicidad o usar youtube