“Con Libranda no quieren vender libros”. Entrevista al creador de Papyrefb2.net, primera parte

Papyrefb2.net

En el panorama del libro electrónico en España lleva mucho tiempo destacando entre los sitios de enlaces a descargas Papyrefb2.net. Se distingue de los “generalistas” con enlaces a otros tipos de contenidos en la especialización de su comunidad, que cuida y exige una buena maquetación de los libros para su disfrute en lectores de libros electrónicos. Esta entrevista es a su fundador, que firma con el pseudónimo de “Darklooker” y prefiere mantener su identidad real en secreto. Os dejo con sus respuestas

No hacemos moderación en el sitio, el mérito de las correcciones y la maquetación de los libros es de la gente.

¿Cómo es el proceso desde que alguien tiene un libro digital hasta que aparece colgado el enlace en Papyrefb2.net?

Es un proceso colaborativo. La gente se busca sus libros, muchos en formatos Word (antes se utilizaba PDF, pero ya no tanto porque el PDF es muy difícil de remaquetar al ser un formato para impresión y mete mucho código para eso), los maqueta con algunos programas (casi todos libres) que hay para ello en formato fb2. Algunos maquetan mejor, otros peor, cuelgan los enlaces en la página directamente, sin ningún tipo de filtro o moderación, y ya están disponibles para todo el mundo. Los ficheros están siempre en sitios de descarga tipo Megaupload, no hospedamos ninguno en el sitio.

Papyrefb2 está cogiendo cierta fama de web para “gourmets” del libro electrónico. Un sitio donde el usuario va con la idea de descargar un libro bien maquetado, en contraposición de lo que venía siendo la descarga de libros que suele tener una calidad infumable. ¿Cómo se consigue diferenciarse, conseguir esta calidad que no hay en el P2P o en sitios de enlaces a descagar generalistas?

Por el compromiso de la gente. Yo, por ejemplo, soy un maquetador horroroso, los primeros libros que se subieron, los maqueté yo bastante torpemente. La gente va descargando los libros y ve que “está mejorable”, mal maquetado. Lo coge, lo remaqueta y queda la versión nueva, eliminando la anterior. Verás que en muchos libros de Papyrefb2.net aparece “versión 1”, “versión 2”, etc… el mérito es completamente de la gente. Nosotros no hacemos ningún tipo de moderación al respecto.

Pensé que había más filtrado en la gestión del sitio

Sólo se pide que sean libros con ISBN para impedir que llegue alguien copie cosas de un foro y lo cuelgo. Al principio tuvimos algún problema de ese tipo y optamos porque finalmente fuesen libros publicados, ya sea en formato papel o en formato electrónico o en ambos.

Mi mayor objetivo, es que mi página llegue a ser irrelevante.

Papyre¿Por qué centrados sólo en el formato fb2? ¿Os planteáis soportar el ePub que está pegando ahora muy fuerte?

Empezamos con fb2 básicamente porque yo tengo un Papyre y es el formato nativo que soporta. Se ha sopesado en el foro tener un rincón para el formato ePub. El problema que le veo a este formato es que no es directamente editable: si coges un fichero en fb2, desde cualquier editor de texto tienes el libro con sus etiquetas, lo que te permite convertir el libro en lo que quieras. ePub necesita programas específicos y no encuentro solución en el mercado para crear ePubs de una manera fluida. Ni Quarkxpress ni Adobe InDesign (que hace unos ePubs horrorosos, con mucho código basura).

Con fb2 tenemos que al final el pasarlo a formato .mobi para Kindle es inmediato y trivial. Gran parte de nuestros usuarios son de Kindle, utilizan Calibre para convertirlo sin problema. A corto plazo no tenemos intención de meter ePub, a medio plazo ya veremos por donde van los tiros.

Con la gente de Grammata (la empresa que distribuye Papyre en España) ¿Tenéis relación? ¿os han dado algún toque? ¿están cómodos con que exista un sitio como el vuestro

No hay ningún tipo de relación con la empresa Grammata, más allá de unos correos que intercambiamos al principio sobre el produco. Al no hacer análisis de lectores de libros electrónicos tampoco tenemos más relación. Ellos además han montado su propia librería online asociada a Libranda, así que imagino que tampoco les hará mucha gracia nuestra web.

Nuestro usuario medio es un gran lector de papel. Hay algunos que son coleccionistas, con cierto síndrome de Diógenes digital (hay quien presume de tener hasta 50 gigas en libros, que no podrán leer ni en 100 vidas)

Hablando de vuestra comunidad, ¿cómo entiendes que es vuestro usuario medio? ¿utiliza lector de libro electrónico o dispositivos no especializados? ¿sigue comprando en papel?

Ahora mismo estamos en plena evolución. Cuando compré el lector – en 2008 – no conocía a nadie más con un dispositivo de este tipo. Lo compré porque siendo un gran lector de papel, me gustaba leer ciencia ficción de los años 50 descatalogada y para dejarme los ojos en una pantalla de ordenador, mejor me compraba un lector con tinta electrónica. Ahora cada vez se ve más gente con lector de libros, no hay más que ver el metro de Madrid. El iPad de Apple, que no es un lector de libros bueno, pero para lecturas cortas vale muy bien, ha venido a darnos un gran empujón.

Nuestro usuario medio es un gran lector de papel. Hay algunos que son coleccionistas, con cierto síndrome de Diógenes digital (hay quien presume de tener hasta 50 gigas en libros, que no podrán leer ni en 100 vidas). Hay de todo un poco, pero sobre todo grandes lectores. Pensemos que un lector es una inversión cara para solamente leer. Gastar 300 euros por un dispositivo de este tipo sólo lo hace gente lectora.

Antes han mencionado a Libranda. Al margen de la opinión que nos merezca, crees que, como muchos apuntan, cuando haya una oferta de pago razonablemente buena tanto en precio como en experiencia de usuario, todo el tema de las descargas disminuirá. O, por el contrario, no ves posible competir contra todo el gratis de internet.

Yo desearía, mi mayor objetivo, es que mi página llegue a ser irrelevante. A mi me gustaría algo parecido a lo que ha hecho Amazon con el Kindle, coger un catálogo con decenas de miles de libros, permitir navegar desde el lector por esta librería y cuando vea uno que quiera, lo descargo y lo leo. Eso es una forma de intentar vender libros, lo que se ha hecho en España, estoy convencido, no tiene nada que ver con querer vender libros. Están totalmente cerrados. No se puede tener “Los pilares de la tierra” en papel en edición bolsillo a 10.40 euros y en edición electrónica a 9.99, que además tiene los problemas de DRM, no lo puedes copiar, no lo puedes mover, no lo puedes prestar… mucho más fácil es irse a una página como la mía, buscarlo y descargarlo.

La gente no quiere estar todo el día gastando tiempo en buscar libros por internet. Si los libros se dan en unas condiciones normales de precio y de poder comprar, la gente paga. Ahí están Amazon y iTunes.

Continuará…

Kindle y el libro electrónico o el ultraportátil en la escuela

Amazon Kindle

Amazon prepara una versión para estudiantes de Kindle, su lector de libros electrónico. La noticia llegó, casualidades de la vida, justo un par de días después de que tendero digital se quejase precisamente de que en pleno siglo XXI siguiéramos obligando a los chavales a acarrear un montón de libros de la casa a la escuela. De hecho, en España me consta que la gente de Papyre está trabajando también en una versión especializada, que incluiría un montón de libros de consulta y enciclopedias (hasta una versión de la Wikipedia). Sobre lo de Kindle informa, entre otros, News.com.

La idea de cambiar las versiones en papel por un lector de libros electrónico me parece sensata, una evolución que ahorraría dolores de espalda y talas de árboles, permitiendo la reutilización del soporte físico, una actualización eficiente de los contenidos y poder anotar en los libros sin temor. No creo que la filosofía de Kindle sea la más adecuada en todo caso, nos llevaría a que sólo podríamos comprar los libros de texto a un único proveedor, pero con soluciones más abiertas y neutrales, tendría sentido.

Ahora bien, quizás toque plantearse si lo que necesita la escuela del siglo XXI son dispositivos “receptores de contenidos”, que sólo permiten lectura y que mantienen esencialmente el modelo actual. ¿No tendría más sentido quizás apostar por ultraportátiles? Pienso en equipos como el Asus Eee, Dell Mini, Mini Note y otros tantos que se han apuntado a la tendencia. Dispositivos que permitiesen no sólo el rol de emisor, sino también el de creador, el de participante, la interacción en una escuela que potencia la creatividad, que utilice blogs (u otras herramientas que permitan interacción) y apueste menos por la memorización. No soy un educador, sé que decir esto es mucho más fácil que hacerlo, pero cada vez que hablo con docentes que están apostando por este tipo de planteamientos, más convencido quedo de que lo que se necesita en la educación de hoy en día es más participación, más creatividad y menos encorsetamiento. Los dispositivos por los que se apueste serán reflejo de la idea de escuela que tenemos para el siglo XXI: en mi opinión, Kindle no, ultraportátil, sí.

Papyre, lector de libros electrónicos

PapyreEstas últimas semanas he estado probando el Papyre 6.1, un lector de libros electrónicos que comercializa en España Facthor. Se trata de un dispositvo especializado como Kindle o Sony Reader, basado en Hanlin v3.

Como datos interesantes, apuntar que el Papyre en su formulación actual viene con una pantalla de seis pulgadas, resolución de 600 x 800 píxeles y está basado en tinta electrónica, por lo que no emite luz y no cansa la vista. Cuatro niveles de grises, peso que no llega a los 250 gramos, soporte de tarjetas SD (viene con una de un giga con más de 400 libros de dominio público) y reproducción de sonido para los audiolibros son otros de los aspectos destacados del Papyre. Reproduce un montón de formatos (HTML, PDF, DOC, TXT, ZIP, JPG, GIF) pero con el que mejor se lleva es con RTF.

Ahora vamos a lo interesante ¿merece la pena el Papyre? Mis sensaciones con él son contrapuestas, por un lado la experiencia de lectura es bastante buena, mejor de lo que esperaba, como muestra el vídeo al final del artículo; por otro, hay muchos aspectos en lo que se evidencia que se trata de un modelo con muchos aspectos a mejorar.

En lo primero pesa la absoluta especialización del dispositivo, que muestra de manera más que aceptable la mayoría de los libros, aunque flaquea en ocasiones con los PDF maquetados para otros propósitos. En lo segundo, que hay muchas funcionalidades que ya sabemos que tendrán los lectores de libros electrónicos del futuro y de las que carece Papyre: subrayar, añadir notas, conectarse para descargar contenidos, pantalla táctil, un diseño atractivo… aunque los lectores que empiezan a tener estas características o son bastante más caros (iLiad, que cuesta 650 euros por 350 del Papyre) o están completamente capados como el Kindle. Actualización: en Julio de 2008 ha sido rebajado a 299 euros en la web oficial.

jugar con el Papyre transmite las mismas sensaciones que los teléfonos móviles de hace años, estás al comienzo de algo a lo que le queda mucho por recorrer.

Eso sí, para quienes quieran leer libros electrónicos en movilidad, Papyre es una opción a considerar desde ya: la experiencia de lectura es muy superior respecto a dispositivos no especializados, además de ser un cacharro con una fabulosa autonomía. Si hay aspectos en los que tiene bastante recorrido para mejorar, el consumo energético no es uno de ellos, lleva más de una semana encendido (no todo el rato, pero sí bastante) y todavía no se ha quejado.

Os dejo con un vídeo – muy amateur, los vídeos no son mi fuerte – que muestra el funcionamiento del Papyre.