Adiós a Jaiku y Buzz, Google lo fía todo a Google Plus

jaikuCarpetazo de Google a varios de sus «cadáveres sociales», como son Jaiku, Buzz y algunas funcionalidades de iGoogle. Nada que no fuese de esperar, con Jaiku nunca apostaron de verdad a pesar de ser un gran producto y Buzz supuso el aprendizaje de todo lo que no se debía hacer a la hora de plantear un producto social. Sin haber fracasado en ellos difícilmente podrían haber creado un servicio sobresaliente como es Google Plus.

Por cierto, en la oleada de cierres, dos damnificados importantes: Boutiques, su puerta de entrada al comercio electrónico (su apuesta ahora es Product Search) y su buscador de código fuente, cuya desaparición se entiende menos… ¿un innecesario desplante a muchos desarrolladores que lo utilizaban?

Google cierra Jaiku y otros servicios para centrarse en su core

Google

Avalancha de cierre de servicios por parte de Google: subida de vídeos a Google Video, Notebook, Catalog Search, Jaiku, Google Mashup Editor y Dodgeball. Lo explican en varios de sus blogs (1, 2, 3, 4). También cierran varias de sus factorías de desarrollo (anuncio) y prescinden de 100 empleados en al área de recursos humanos, explican que definitivamente van a contratar a menos gente este año, aunque no hablan de reducir la plantilla de ingenieros.

En un día han anunciado todo un plan de ajuste, Google abandona varios proyectos pequeños y se centra en el core de su negocio. Son tiempos de optimizar, de abandonar inversiones inciertas (o que claramente entendían que no iba a ninguna parte) y poner el foco en la máquina de generar ingresos. De los proyectos cerrados hay varios que, con crisis o sin crisis, se veían venir. Con Universal Search y Youtube, Google Video quedó convertido en un buscador y no en un sitio para almacenar, Notebook por su parte, resultaba un tanto redundante ante la existencia de Google Docs y Bookmarks.

Claro que la estrella de los cierres es Jaiku, el servicio alternativo a Twitter que compraron, abandonaron y ahora cierran. Como detalle, ofrecerán el código de Jaiku con licencia Apache para quien quiera utilizarlo, aunque los usuarios actuales tendrán que buscarse la vida en otro servicio puesto que Google le da carpetazo. Tras el cierre de Pownce, Twitter se queda sin rivales de envergadura (Plurk no ha ido muy lejos). Eso significa dos cosas, nadie de los grandes ha conseguido igualar su efecto red y eso aumenta muy mucho su valor y, para quienes quieran competir, queda claro que hay que diferenciarse y aportar más valor. A ver qué tal le va a Youare.

Un último apunte, no deja de ser interesante que los gigantes de la industria se centren en su negocio y tengan menos tendencia a expandirse. Cuando Google empezó a ofrecer formularios integrados con Google Docs de forma gratuita, «mató» las posibilidades de muchas pequeñas empresas del negocio de los formularios automáticos. Este paso no deja de ser un respiro y una oportunidad para otras empresas que pueden buscar nichos pequeños que, hoy por hoy, resultan un riesgo y salirse de su foco para Google y compañía.

Artículo relacionado: Youtube con barra de búsqueda y Google ante la crisis

Nota: como se explica en los comentarios, cada servicio sufre una suerte distinta. Hay alguno que continúa en funcionamiento para los usuarios actuales pero deja de desarrollarse, otros acaban directamente. En todo caso, recomiendo leer los posts en los blogs oficiales y los comentarios.

Lifestreaming

friendfeedLifestreaming, agregar en un único sitio toda nuestra actividad online: las fotos que subimos, los vídeos, los posts que escribimos, los eventos a los que acudimos, la música que anotamos como favorita, los enlaces que guardamos… todo aquello susceptible de ser realizado mediante una aplicación online. Sin ser realmente una novedad – muchos servicios tienen ya más de un año – es en 2008 cuando estamos viendo un montón de propuestas alrededor del Lifestreaming.

Hasta ahora, lo normal es que el Lifestreaming fuese el complemento de otro tipo de servicio. Quien con más éxito lo ha abordado ha sido Facebook que, con sus aplicaciones de terceros permite agregar toda nuestra actividad dentro y fuera de la red social y mantener informados de la misma a nuestros contactos. Es la clave del newsfeed, copiado hasta la sociedad en multitud de servicios y que también han querido extender incluso más allá de lo razonable. Otro caso de Lifestreaming como complemento es Jaiku, que básicamente es un Twitter que permite agregar la actividad en otros servicios. Tumblr finalmente apuesta por ser una herramienta de «microblogging» con posibilidad de importar contenidos de múltiples servicios.

En este año tenemos un montón de propuestas alrededor del Lifestreaming. Por ejemplo tenemos FriendFeed, creado por varios ex-empleados de Google, y que permite crear un hilo con todos los RSS imaginables y seguir el de otros en plan «social». En la misma liga juega Iminta, aunque con un aspecto bastante mejor. Ambos añaden la posibilidad de enviar mensajes tipo «microblogging». Ambas están en beta cerrada pero se puede pedir invitación. Tampoco debemos olvidarnos de Miid, que aporta el ser a su vez un servidor OpenId, ni de Yahoo! oneConnect que lleva el concepto al móvil.

tumblr_logoEn casi todos los casos, los servicios de Lifestreaming juegan la carta de «gasta tu atención en este sitio, que agrega la actividad de muchos otros, en lugar de tener que repartirla entre todos ellos para seguir la actividad de tus contactos». Quien más fino ha hilado en este sentido ha sido, de nuevo, Facebook que lo ha colocado en el contexto en que más le interesa a un usuario, una red social a la que se acude para comunicar y seguir que están haciendo sus contactos. En el resto de casos, una asignatura pendiente debe ser la capacidad de separar la señal del ruido, por mucho que me interese un contacto no voy a mirar todas las canciones que escucha a lo largo del día y aportar un valor mucho más allá del anotar.

Su valor comercial es dudoso y la adopción por perfiles menos técnicos está pendiente, pero el Lifestreaming se perfila como la nueva página personal del 2008, en detrimento de los blogs personales: contenidos más ligeros, producidos en muchas ocasiones automáticamente a partir de nuestras acciones, más personales y dentro de un entorno más «social».

Relacionado: La evolución del blogging y la convergencia con las redes sociales. Tendencia 2008.

Pownce en abierto

PowncePownce estará en abierto en unas horas. Se trata del proyecto con que Kevin Rose quiere competir con Twitter y del que ya hemos hablado en alguna ocasión. Por mucho que insistan en que no es un clon (TechCrunch), lo cierto es que la inspiración en el servicio de moda del llamado «microblogging» es más que evidente. Pownce añade algunos aspectos adicionales, tales como la posibilidad de compartir ficheros y que el crear eventos, vídeos y enlaces esté diferenciado de lo que son mensajes de textos simples, mejorando la experiencia en algún caso y metiendo algo de ruido en las conversaciones en el caso de la multimedia. Aún así, poder compartir una canción con los contactos de una manera tan sencilla me resulta uno de los hallazgos de Pownce.

Para la salida anuncian nuevas funcionalidades. Añadir contactos a partir de los que tengamos en otros servicios como Facebook o Flickr (a través del poco aconsejable recurso de darle nuestra contraseña en los mismos) y una página de eventos de nuestros contactos, exportable en formato ical y por tanto integrable en otros servicios como Google Calendar. También habrá nueva versión del cliente de escritorio de Pownce, basada en Adobe AIR.

El problema está, como casi siempre, en el efecto red. Si mis contactos están en Twitter, por mucho que me empeñe en llevarme las conversaciones a Pownce – como en su momento intenté con Jaiku – acabaré regresando a donde ellos estén, después de todo se trata de una herramienta de comunicación. Como en el caso del servicio comprado por Google, Pownce es superior tecnológicamente que Twitter, al menos en funcionalidades (en escalado está por ver), aunque también se aleja de la simplicidad de la que hace gala Twitter, acercándose a lo que hace Tumblr como log de items multimedia.

Un último detalle, nace con modelo de negocio: servicio gratis con publicidad y cuentas premium para quitarla y tener funcionalidades extras tales como posibilidad de compartir ficheros de hasta 100 megas.

Por si alguno anda por allí o aprovecha para probar el servicio cuando abra en unas horas, mi usuario en Pownce.

¿Cuál es el futuro de Jaiku en manos de Google?

Google JaikuTres meses después de la compra de Jaiku por parte de Google, el proyecto parece «algo parado», sin admitir nuevos usuarios y con incluso algunas caídas para los que siguen utilizándolo. Google no aparenta tener prisa por potenciar Jaiku y mientras productos posicionados en el mismo área como Twitter e incluso Tumblr siguen creciendo. Con este escenario, cabe preguntarse ¿cuál es el futuro que quiere Google para Jaiku?

Desde el principio me gustó más Jaiku que Twiter, tanto por funcionamiento del servicio como por su oirientación hacia el móvil y su apertura, Jaiku apuesta por agregar todo lo que hacemos en la web, mientras que Twitter está enfocado en su única funcionalidad «conversacional». Este es uno de los puntos donde creo que Google encuentra el valor, en la capacidad de ser todo lo que Blogger no és: social y orientado al «lifestreaming», agregando lo que uno escucha, los sitios que visita, los libros que lee y que esto sea fácil y ligado a la gente que me interesa (más sobre esto en La evolución del blogging y la convergencia con las redes sociales). Coincide con lo que parece que Google tiene en mente para GMail, configurando lo que sería un equivalente al Newsfeed de Facebook.

Hay otra variable y es la vocación de estar en el móvil de Jaiku. Si estos servicios nacieron para responder «¿Qué estás haciendo?», estar en un dispositivo portátil lleva también a poder responder «¿dónde estás?» y poder comunicar a nuestros contactos nuestra posición de forma automática si nos interesa (siempre localizados). En este punto, la sinergia es con la nueva versión de Google Maps en el móvil, que incluye geolocalización del usuario, ya sea bien usando GPS (si el móvil lo tiene) o utilizando triangulación GSM para los que no dispongan de él.

Lifestreaming + movilidad + localización del usuario + social son las variables donde encuentro el encaje entre Jaiku y los planes de Google. Manteniéndolo cerrado – al contrario de lo que hicieron con Youtube – apunta a que es posible que no mantengan la marca y todo esto se desvíe a sus aplicaciones (Gmail, Google Maps). En todo caso, la ausencia de noticias durante tres meses no es buen indicador para los que seguimos – muy de vez en cuando en mi caso – utilizando Jaiku.

La evolución del blogging y la convergencia con las redes sociales. Tendencia 2008

Como punto de partida, los blogs y las redes sociales atienden a necesidades bien diferenciadas: unos a la de tener un sistema de publicación personal dirigida a un público indeterminado a priori y las otras la de comunicarse y estar al tanto de lo que hacen los contactos de uno. Así planteados, lo esperable es que el fenómeno de las redes sociales sea mucho más general, con más usuarios a los que interesa mucho más que hace mi primo que está en Londres que tener y mantener una publicación propia, tema que se confirma al ver los números en 2007 de Facebook, MySpace y compañía.

Aún siendo esto una visión simplificada, la tendencia esperable en muchos sistemas de blogs es la de del «social blogging«. De hecho, muchos ya han introducido características en este sentido, los Spaces con su particular newsfeed y la integración de la red de contactos de Messenger, Coctelera y Vox con sus contactos y los planes de WordPress de incluirlos son algunos ejemplos.

tumblr_logoJunto a esta tendencia, tenemos la de plataformas como Tumblr, Twitter y Jaiku, que añaden dos elementos: el mensaje corto, directo y simple y la evolución del blogging hacia sus orígenes, que no es otro que el de apuntar otras referencias de interés. De los tres, el más relacionado con los blogs me resulta Tumblr, que simplifica al máximo el tener una publicación y que es idóneo para un blog personal (contenidos más ligeros), mientras que Twitter y Jaiku los encuentro mucho más cercanos a la mensajería instantánea. Los tres apuestan también por ser «sociales», alejándose del concepto de publicación dirigida a un público indeterminado para añadir el de «seguir a otros y ser seguido».

Contenidos más ligeros, más personales y dentro de un entorno más «social» parece ser la tendencia predominante en el blogging, contagiado del éxito de las redes sociales. Eso no quiere decir que blogs del tipo de este que estás leyendo (aburridas parrafadas en torno a un tema) vaya a desaparecer, pero creo que es lógico pensar que el número de blogs «clásicos» tiene un margen de crecimiento limitado, tanto por los abandonos (tener un blog cuesta trabajo) como por el hecho de que no todo el mundo siente la necesidad de tener una publicación personal. El cambio es más hacia el «lifestreaming», agregar lo que uno escucha, los sitios que visita, los libros que lee y que esto sea fácil y ligado a la gente que me interesa.

También tenemos la asignatura del vídeo, con propuestas como Seesmic y la esperada explosión del videoblogging y de los podcast. Este tipo de contenidos cuenta con dos barreras de entrada importantes: una es la técnica y el esfuerzo (cuesta más hacer un vídeo o grabar audio que escribir un texto) y la segunda es que a la mayoría nos enseñaron a redactar, pero no a narrar con la voz o la imagen (algo a lo que debería poner solución el sistema educativo). En todo caso, y aunque estoy convencido de que ambos van a seguir creciendo mucho (sobre todo el vídeo), el texto sigue siendo la mejor opción en muchas ocasiones: puedo dar un vistazo rápido y leer «en diagonal» un artículo para ver si me interesa, en audio o vídeo es algo mucho más costoso.
Youare
Por último, en toda esta amalgama, habrá que estar atentos a propuestas como la de blogmedia con Youare que apunta a muchos de los elementos que aquí hemos mencionado.

Google compra Jaiku

Google JaikuSorpresa absoluta, al menos por mi parte. Google ha comprado Jaiku el sistema alternativo – y bastante más completo – a Twitter. La información está en el blog de Jaiku. De entrada van a parar los nuevos registros en Jaiku (cuando los abran a buen seguro que será con la cuenta de Google), pero van a mantener el resto de servicios. Los usuario actuales podrán seguir invitando a otros (según la FAQ). De momento poco más, no hay cifras públicas de momento y está por ver qué quiere hacer Google con Jaiku (apostaría por reforzarlo todavía más como un servicio en movilidad dentro de lo que GPhone), que sospecho haya sido «segundo plato» ante una petición prohibitiva de dinero por parte de Twitter.

Para todos los que somos más partidarios de Jaiku que de Twitter (pero que no hemos conseguido arrastrar a nuestros contactos), nos queda ver si el «efecto Google» empuja a los usuarios a la alternativa a la herramienta dominante y, si bajo la tutela del gigante de las búsquedas, Jaiku sigue innovando o por el contrario se atasca como ha sucedido en tantas compras de pequeñas empresas por parte de otras mayores. El tercero en discordia de este tipo de servicios, pownce, todavía no está en abierto.

Facebook, Twitter y la privatización del correo electrónico

facebookÚltimamente me sucede mucho. Cierto perfil de usuario de internet – el más a la última, que utiliza Twitter y está registrado en redes como Facebook – cada vez utiliza menos el correo para preguntarme o avisarme de algo. Un mensaje privado en Twitter o Jaiku o, incluso más habitual, a través de Facebook en lugar del «email». Pensándolo en frío, tiene cierto sentido, cualquier tipo de red social te asegura la identidad del emisario y, merced a que hay una lista blanca de usuarios a los que legitimas para escribirte inherente a la misma, erradica problemas como el spam o los mensajes chorras en cadena (bueno, esto último no tanto).

Creo que es un fenómeno que merece atención, la privatización del correo electrónico. Te permiten establecer un control respecto a quien puede ponerse en contacto contigo y podría – no sé si juntos o por separado – dejar el viejo «email» como un método de comunicación de segunda. Primero miro en Facebook o Twitter a ver que me han escrito los conocidos y más adelante el correo a ver qué me ha «llovido» desde fuera de mi círculo de confianza. Un cambio de paradigma que puede tener consecuencias importantes, es el paso de un modelo de estándares abiertos y protocolos anteriores al problema del spam, a otro en que dentro de una plataforma, sólo los usuarios de la misma me pueden mandar mensajes. Se gana en productividad casi tanto como se pierde en independencia del prestador de servicio.

Al final todo esto tiene mucho que ver con el problema de la identidad digital y con el de dónde va a estar mi perfil con mis datos, mis fotos, mis vídeos, mis textos… la url que compartiríamos cuando queramos referirnos a nuestra presencia en la red. En realidad, la puga de Facebook es en parte por convertirse en esa dirección y, por consiguiente, ser también la herramienta que sustituya a nuestros correos.

Pownce, Twitter para el P2P personal

PownceCreo que fue en el blog de Álvaro donde leí por primera vez sobre Pownce, el proyecto con que Kevin Rose quiere competir con Twitter. La idea es la de un servicio del tipo «mensajería instantánea – microblogging» como es Twitter, pero con algunas ventajas añadidas como las de poder enviar ficheros a los contactos o más opciones para controlar a quién mandas tus mensajes. Probar Pownce ha sido un suplicio (gracias por la invitación Cyber), pocas veces he participado en una versión tan fallona como es la actual Alpha de Pownce.

En lo que respecta a la aplicación en sí, es posible que el propio buzz previo a su lanzamiento sea lo que se necesita para competir con Twitter. Pownce añade funcionalidades extras y tiene mejor aspecto, pero esto también lo hace Jaiku y no le sirven para contrarrestar el efecto red que posee Twitter. Se podría argumentar que la posibilidad de compartir ficheros de Pownce es una funcionalidad más interesante que la de añadir otros feeds como hace Jaiku, y de ella llevamos hablando varios meses, de las redes P2P personales. Se trata no ya de compartir ficheros indiscriminadamente, sino de hacerlo con los contactos de confianza. Algo sobre lo que se creó el hype de AllPeers (en el que piqué) y que era la idea original de Pando, ahora utilizado mayormente para compartir de forma indiscriminada.

Triunfe o no – en mi opinión, no lo tiene fácil, pero las redes P2P personales es una idea que siempre me ha convencido – Pownce presenta un aspecto bastante interesante; se trata de que viene acompañado de una aplicación sobre Adobe Air, la plataforma para las RIA en el escritorio de Adobe, con lo que apuestan por un modelo de software más servicios, desarrollando por ellos mismos la aplicación de escritorio.

Pownce está en beta cerrada, dispongo de seis invitaciones. Si alguien quiere una, que deje un comentario. En todo caso, mi usuario es AO (tenía otro, pero no funciona).

Twitter y Jaiku

jaikuOs imagino a todos enterados – y probablemente saturados – de la fiebre Twitter en la blogosfera. Un servidor anda probando el servicio aspirante a disputarle la supermacía en el «blogging instántaneo», Jaiku. No es que haya muchas diferencias, pero realmente Jaiku está mucho mejor, desde su cliente para Symbian S60 hasta la posibilidad de añadir los RSS que desees como parte de tus mensajes. Así uno puede volcar toda su «vida digital» en Jaiku, desde las canciones que se escuchan en Lastfm, hasta las fotos colgadas en Flickr, pasando por todo lo que escribes en tu blog.

Y de ello se deriva una virtud que se convierte en problema para Jaiku. La virtud es que no te obliga a utilizar su servicio para añadir contenido, por lo que no hay más que escribir en Twitter y añadir el RSS a tu perfil en Jaiku para estar en los dos a la vez. ¿El problema? Que los usuarios de Twitter no se pasan por Jaiku para escribir y, por tanto, tampoco para leer lo que añaden sus contactos. De entrada, ser más abierto le ha servido a Jaiku para convertirse en un «sistema eco», pero no donde realmente se producen las conversaciones. Imagino es que su apuesta es que los usuairos acaben apreciando más su filosofía y funcionalidades extras para acabar mudando la casa, pero el efecto red de Twitter se antoja muy poderoso.

Por lo demás, más allá del impacto en la productividad que pueden tener estos cacharritos, Twitter me resulta un modo de comunicación «de segunda». Me explico, el correo electrónico y la mensajería instantánea me resultan mucho más efectivos para resolver problemas o comunicar algo ya sea de forma inmediata o no, pero si mañana se acaba Twitter – por muchos contactos que tenga – el impacto en mis comunicaciones y trabajo sería cercano a cero. Es divertido, vale, pero no suple ninguna deficiencia no cubierta por los sistemas anteriores.

Por cierto, en Jaiku soy antonello.