Blogueros gratis, blogueros de pago

Intenso y apasionante debate a partir de la participación de Montserrat Domínguez en las jornadas de blogs y medios – por cierto, una de las citas más estimulantes del saturado panorama nacional de eventos – en las que, básicamente, ha defendido el modelo del Huffington Post

Es posible que, a pesar de tener muchas tablas en la radio, la forma de comunicar esto no haya sido muy afortunada para sus intereses, pero tiene bastante razón, a pesar de la explosión de críticas que ha suscitado por parte de gran cantidad de periodistas.

Bienvenidos a internet en 2012

Resulta un poco raro después de años de blogs, foros, twitter, youtubes y flickrs tener que explicar que en internet van a convivir los contenidos gratuitos, los profesionales y los de bajo coste. Esto es así, tan ineludible como que podemos compartir ficheros o como que la gente se pasa fotos de gatos. La decisión de los medios en este momento es similar a la que tuvieron que hacer varios años atrás con “la conversación”, tenerlos dentro o dejar que se desarrollen fuera.

Entonces tenían que pensar si, ya que había conversación sobre los contenidos, apostaban por tener parte de ella en su plataforma añadiendo comentarios o no; ahora la decisión gira en torno si van a tener un modelo de redacción puramente profesional o intentarán aglutinar también parte de los contenidos gratis que se crean.

El modelo Huffington Post es muy agresivo: redacción muy corta que además hace mucho contenido derivado – no estoy seguro de si el punto de la versión española que nace de la mano de Prisa será así – pero en realidad es algo que ya está sucediendo: grandes medios y pequeños medios que no sólo están abiertos a colaboraciones gratuitas sino que las buscan proactivamente.

No todo el mundo quiere ser periodista

De nuevo, años y años de blogs y hay un sector del periodismo que se resiste a creer que no todo el mundo quiere ser periodista. Ejemplo

Las dos alternativas son escribir a sueldo (profesional) o crear un medio (profesional y emprendedor), cuando lo que tenemos en la blogosfera es un fenomenal caldo de cultivo de profesionales que busca escribir, que les lean y obtener visibilidad y posicionamiento. Si mañana a un servidor le proponen escribir una colaboración en un medio con una audiencia a la que habitualmente no llego y que me ayuda en tener esa visibilidad, para mi es un trato perfecto: no quiero ser periodista ni necesito que ellos me vengan a salvar de la explotación con ese especial paternalismo.

Los demás se tienen que adaptar, nosotros no

Invito a leer este post del Descodificador cambiando “escribir gratis” por “hacer fotos gratis” o “música gratis”… lo que resulta es el discurso habitual de cuando llega la integración internet a una industria y quienes trabajan – con buena lógica – defienden el modelo que ha sido siempre, faltaría más.

Porque claro, está muy bien ir a otras industrias – la música, el libro, el comercio, etc… – y decirles que se tienen que adaptar, que si la gente comparte o si crea contenidos gratis, pues que busque otras vías. Pero ojo, cuando internet viene a transformar mi sector que nadie lo toque, porque entonces saco los puestos de trabajo o que de ello “depende la democracia”.

¿Es bloguear un trabajo? Pues puede que sí o puede que no. Cuando lo hace un profesional o alguien que quiere vivir de los contenidos, sí; en mi opinión, cuando lo hace alguien para los que el blog es un medio, pues no. Una distinción sencilla a la que además añadiría un matiz de desacuerdo con mi socio Julio Alonso

No pienso que “bloguear sea un trabajo” siempre (de hecho la mayoría de las veces no lo es), pero es que además, en el caso de lo que sea, se convierta en patente de corso para exigir el derecho a ganar dinero. Exactamente como los “artistas” que, erre que erre, entonan la cantinela de que “tienen derecho a cobrar por su trabajo”. No, a lo que tienen derecho es a intentar ganar dinero con su trabajo que es algo bien distinto.

Huffington Post y el mundo de los blogs personales

No se si va a funcionar la versión española del Huffington Post – de hecho quien creo que lo está haciendo mejor en un modelo mixto de medio tradicional, blogs de pago y blogs gratuitos es El País – pero sí creo que entramos en una nueva etapa del blog como herramienta de expresión y marca personal.

Hasta ahora el blog personal era la mejor vía para posicionarse como experto en una materia, con este cambio de tercio, los medios – los viejos o los nuevos, por mi parte fantástico que alguien quiera colaborar en Weblogs SL como firma invitada – van a competir con ella con dos valores sobre la mesa: la visibilidad adicional por concentración de audiencia y la “transmisión de marca” (algo que El País tiene y Huffington Post no, algún día alguien en Prisa debería explicar por qué los dos están compitiendo en captación de talento ahora mismo).

En cualquier caso, para los medios con una crisis galopante en la que se agotan los ingresos del papel mientras que sufren y mucho para acercarse a la rentabilidad online – todavía no conseguida, ojo, ni de lejos – la decisión es si van a albergar parte de los contenidos generados gratuitamente o van a dejar que estos alimenten a Blogger, WordPress y Twitter, contra los que veo pocas críticas. Por cierto, no deja de ser una situación irónica: periodistas que alimentan twitter con sus contenidos, entre los que están el denunciar que hay gente que bloguea en medios gratis, mientras Twitter consigue buenos ingresos con las aportaciones de todos.

Para el profesional de los contenidos queda una vía: la excelencia, el refuerzo de la marca personal y tener una comunidad de seguidores que serán las tres variables que justificarán que sea un profesional que viva de los contenidos que produce. No creo que haya otros caminos, quejarse en twitter de que hay y habrá gente que escriba gratis no va a parar como internet está cambiando la industria de los contenidos.

PS: Jesús Gordillo y Versvs han escrito sobre ello y añado un par de disclaimers, soy socio y fundador de Weblogs sL, que compite con Huffington Post en audiencia y captación de inversión publicitaria y me encantan y defiendo que haya periódicos y grandes medios.

La motivación de los usuarios para colaborar una web: caso Huffington Post

Uno de los aspectos más discutidos de la compra del Huffington Post por AOL es el modelo de creación de contenidos del medio que más ha crecido en los últimos años en Estados Unidos. El caso es que hacen mucha agregación de terceros y, sobre todo, tienen muchos usuarios que colaboran gratis con sus blogs dentro del Huffington Post. La pregunta que algunos se hacen es que, si bien hasta ahora las motivaciones que tenían (tener un espacio de expresión personal, pertenencia a una comunidad con una posición ideológica determinada y tener mucha visibilidad que no tendrían fuera del Huffpo), seguirán funcionando una vez que el sitio pertenece a AOL y se han pagado 315 millones de dólares por él.

Aquí es difícil adivinar como encajarán los usuarios el cambio de dueño, pero el “aportar gratis a cambio de un servicio” está en el corazón de casi cualquier plataforma web que ha funcionado en los últimos años: Youtube, Twitter, Facebook, etc… en todo caso, un par de enlaces sobre el tema, Mediactive que sostiene que Huffington Post debería pagar a sus bloggers y Cristina F. Pereda que afirma que la Huffington se equivoca si piensa que el modelo es sostenible más allá de las circunstancias iniciales.

Huffington Post a manos de AOL por 315 millones de dólares

Huffington Post comprada por AOL

315 millones de dólares pagará AOL por hacerse con Huffington Post, el blog agregador liderado por Arianna Huffington, que pasará a dirigir el área editorial de AOL. Con la adquisición del Huffpo redondean su posición de líder en “nuevos medios” como hicieran hace mucho en la era de los portales: primero se hicieron con Weblogs Inc y más recientemente con TechCrunch.

¿Detalles interesantes de la compra? En AllThingsD tienen algunos: se hace por cinco veces las ventas del último año e integrarán gran parte de las propiedades actuales dentro del Huffington Post (aunque casi descartaría su desaparición como cabeceras independientes).

Impresionante la trayectoria del Huffington Post, naciendo en 2005 y llegando a 2011 con una audiencia de 24 millones de usuarios únicos mensuales (realmente cerca del New York Times). Esta compra no hace sino reforzar su estrategia de contenido propio + agregación de fuentes externas + blogs con firmas destacadas, consiguiendo un mix que lo alejaba del Demand Media a fuerza de conseguir un prestigio del que aquél carece. Por su parte AOL invierte fuerte en ser “la compañía del contenido”, con un foco en nuevos medios y una estrategia que se va a cercando a la introducción de elementos propios de las nuevas granjas de contenidos. En todo caso, una apuesta definida y coherente por mucho que en el pasado hayan patinado y que toma el relevo de Yahoo como gran adquisidor de startups (e, insisto, con una visión en todo caso más coherente).

Más información en el comunicado oficial de la Huffington, el memo interno de AOL y el análisis de Uberbin