Los fabricantes no quieren Google en la tele, quieren Android

LG con Google TV

Hace unos meses un fabricante me explicaba por qué habían apostado por Android para set-top box en la tele y no por Google TV: no querían pagar la licencia que les pedían por el segundo, al primero lo conocía la gente y les permitía ir con todo el catálogo de aplicaciones.

Mucho menos les importaba que el diseño de Android no esté en absoluto orientado a la televisión y que la experiencia de Google TV (aunque tecnológicamente se base en el sistema Android, éste viene capado y con el cambio completo del interfaz) sí. Con este escenario no es de extrañar el paso, obligado, que anuncia Giga Om: adiós a la marca Google TV, mezcla del sistema con Android y a perseguir a los fabricantes con una propuesta en la que Google tiene menos control.

Dicho esto, conviene no olvidar que tanto Google con Chromecast como la mayoría de fabricantes con sus plataformas de smart tv tienen “un plan B” a Android en la televisión.

Relacionado: Google TV en Error500

Lo que puede impulsar a Google TV: el miedo a la llegada de Apple a la televisión

LG con Google TV

El relanzamiento de Google TV va a contar con socios de excepción: los dos grandes fabricantes coreanos apostarán por él. Tanto Samsung como LG mantendrán por un lado su tecnología propia de “smart TV”, pero por otro ofrecerán televisores con Google TV para la integración de internet (por cierto, merece la pena echar un vistazo a las televisiones presentadas por LG en el CES 2012).

¿Por qué van a jugar los fabricantes a dos barajas, dividiendo esfuerzos, empujando a Google que fracasó en su primer intentó y restando protagonismo a su propia tecnología que necesita de desarrolladores que la completen? Por un lado porque tienen la incertidumbre de quién puede ser quien logre una buena experiencia en esto de internet y la tele, pero por otro yo contaría con que el miedo a Apple tiene su peso en esta estrategia. Sin la sombra de quien ha revolucionado los mercados de móviles y tablets, es probable que Samsung y LG se atreviesen a seguir en solitario sin ayuda de los creadores de Android, pero con esa amenaza, refugiarse en Google no parece un mal plan.

Relacionado: todo sobre Google TV

Google TV, segundo intento

Relanzamiento recién anunciado de Google TV, una de las mayores decepciones en lo que a integración de la experiencia de la televisión e internet se refiere.

Tras constatar que buscar no es para la tele regresan con varias promesas: experiencia refinada para la expectativa del usuario (ordenar y listo), más acuerdos con los que tienen los derechos para la retransmisión online, hacerse fuertes en Youtube (con el que refuerza la labor de productor al introducir 100 canales con contenido “original”) y sus canales premium y aplicaciones del Android Market con el buen criterio de filtrar para ofrecer sólo las pensadas para tele.

De entrada parece una aproximación más sensata, con grandes aprendizajes del primer batacazo, pero también con llevar a cuestas el haber perdido la oportunidad de liderar este sector que sigue siendo uno de los grandes mercados abiertos.

Relacionado: Todo sobre Google TV

Google con el síndrome de demasiados frentes abiertos

En su camino a la identificación con Microsoft, Google comienza a sufrir el síndrome de los “demasiados frentes abiertos”. Entrada en muchos mercados con la exigencia autoimpuesta de que no pueden perder ningún tren con un mínimo de posibilidades de convertirse en un gran negocio alrededor de la tecnología. Azuzados tal vez por quedarse atrás en “lo social en internet” y por éxitos como el de Android, empieza a hacerse evidente la falta de foco y apuesta seria en varios frentes. Google TV es un ejemplo, ahora mismo se devuelven más que los que se compran, haciendo patente que buscar no es para la tele

En estos casos, queda la estrategia de Microsoft – seguir iterando en distintas versiones hasta hacerse un hueco a base de aprender y de tener el músculo financiero necesario para aguantar – o centrarse en lo que realmente es estratégico para la compañía. Y no me extrañaría nada que los Chromebooks sean los siguientes en evidenciar este síndrome

Google TV mina las cifras de Logitech: buscar no es para la tele

Open Screen Project
Una de las grandes promesas del año pasado en lo que a integración entre televisión e internet se refiere – Google TV – confirma un comienzo decepcionante hasta el punto de lastrar los resultados de la compañía que más había apostado por él, Logitech. En Giga Om apuntan a que las ventas han sido un 70% inferiores a lo previsto, con una fallida apuesta por un set-top box mucho más caro que otras alternativas como Boxee Box, Apple TV o, en España, Web TV.

¿Qué está fallando en este intento de Google TV de mejorar la experiencia de televisión con internet? De entrada el concepto de “buscar” y de mandos con teclado para acceder a contenidos para navegar por la web no deja de ser una fórmula que empeora el patrón habitual con la tele: encender y listo.

Relacionado: Televisores con internet: experiencia y contenidos

Google TV ante la ímproba tarea de mejorar la experiencia de la televisión

Open Screen Project

Llevamos años hablando de la integración de internet y televisión, de llevar la web a la tele del salón de casa. Algunos incluso tenemos un ordenador conectado a la caja tonta, otros un set-top box, hay teles con conexión a internet, pero lo cierto es que las distintas experiencias de usuario que han intentado unir televisión e internet no han hecho sombra a la de la tele de siempre: pulsar y ya está, funciona.

El uso de dispositivos se incentiva cuando el rey – el contenido – es más accesible conectando la tele a internet, ya sea con un Netflix en Estados Unidos o con un cliente de Bittorrent en España. Pero eso no cambia el hecho de que las distintas plataformas han resultado poco usables y no han sido capaces de congeniar dos experiencias diferentes: las expectativas son diferentes (enchufar y listo, nada de instalar o configurar), la forma de utilizarlo también (en grupo frente al uso individual del ordenador) y la adaptación de servicios en la red, fundamental (es imposible leer una web en una tele de las de hoy en día a no ser que estés pegado a ella).

La gente que hay detrás de Google TV tiene más que aprendido todo esto, además de anotado que proyectos como Apple TV – que no es más que un cliente de iTunes – aportan entre poco y nada a la mayoría de usuarios. Faltan detalles por saber y, sobre todo, ver si son capaces de ejecutar las ideas que plantean, pero de entrada si creo que hay elementos interesantes en la propuesta de Google TV:

  • Rol de agregador, acceso a múltiples fuentes online – Netflix, Amazon, Hulu, cadenas que emiten, Youtube – con Google y su buscador como intermediario. No hay palanca para empujar a un solo proveedor, ni tampoco un control aparente toda vez que estamos manejando un navegador.
  • En funcionalidades, dos llamativas. Una es la integración con el móvil (se puede manejar con él, continuar en la tele algo que empiezas a ver con el móvil), la otra es la tienda de aplicaciones Android, que abre la puerta a que otros completen la experiencia (y a que Google haga negocio de paso).

¿Funcionará, no funcionará? Hasta que no veamos algo real – empiezan con Sony y Logitech de socios en la aventura – sería atrevido jugar a adivinos, pero como concepto me resulta un muy buen compendio con los mejor de los distintos intentos que ha habido de integrar televisión e internet. También creo que dependerá de la oferta de contenidos online en cada mercado, en España desde luego lo tienen complicado. Eso sí, de tener éxito, no dudaría de que Google se guarda la carta de entrar en la publicidad en tv, algo que han intentado y que no han conseguido.

Sólo me queda un regusto amargo por proyectos como Boxee o Telebision que van a sufrir el efecto “gigante entrando en mi sector”. Ah, y, años después, en Sony deben estar sonriéndose ante la perspectiva de ganarle una mano a Apple… aunque con una plataforma abierta como Google TV pronto llegarán Samsung, Phillips y compañía.

Relacionado: Los nuevos intermediarios en la televisión y el cine por internet. Tendencia 2010

Más información en Xataka: Google hace la televisión a su manera: Google TV

Google TV, el modelo de Android llevado a los televisores

U2 vídeo en directo por youtube

En Google deben pensar que si el modelo de Android funciona en telefonía móvil, ¿por qué no iba a hacerlo en la televisión?. Esa sería la idea del proyecto Google TV, en el que según NYT estarían implicados Intel, Sony y Logitech, y que traería una nueva generación de televisores y set-top boxes orientados a integrar internet en la experiencia del televisor. El proyecto estaría basado en Android, incorporaría una versión de Chrome y una tienda de aplicaciones.

Lo que estarían intentando esta alianza con Google TV es algo de lo que va detrás un buen número de proyectos ya disponibles: erigirse en el intermediario en la televisión y el cine por internet, ser capaces de ofrecer una buena experiencia de la red en un contexto y un interfaz muy diferente al ordenador y al móvil y, además, hacer negocio con ello. Google lleva años detrás de la publicidad en la televisión y además ser el intermediario entre el usuario y los contenidos siempre ofrece otras vías de negocio: venderle contenidos y venderle aplicaciones. Hasta no ver algo tangible es difícil saber qué posibilidades tiene este invento de Google TV, sí que ya hay muchos que llevan cierto camino andado: Yahoo e Intel (que parece que se cambia de acera), Boxee, otros fabricantes como Phillips, las consolas de videojuegos, etc…

Google TV: la televisión de Google

video_googleActualización: este artículo era de 2005, véase mejor Google TV, el modelo de Android llevado a los televisores

Google va a comenzar a emitir programas de televisión por internet. Ya ha llegado a un acuerdo con una cadena norteamericana y está en negociaciones con la Bbc. La fórmula es muy muy interesante: permitir buscar en la programación y elegir el programa y episodio cuando yo quiero verlos (video bajo demanda) y a la vez eliminar la diferencia en el tiempo de emisión según el país (algo de lo que todos nos quejábamos ante el estreno de la segunda temporada de Perdidos).

Lo cuentan en This Money (vía Digg) y en la nota aseguran que en principio el servicio de Google TV será gratuito pero no descartan que pase a ser pago para algunos programas. Usarán para el acceso a la programación el Google Video, por lo que de momento nada de descargarse las series, sólo visionado a través de la televisión de Google.

Ahora queda por ver la pugna de Google con los responsables de derechos sobre los contenidos televisivos. A buen seguro que se presenta una batalla similar a la de los precios en iTunes: una plataforma que abarata los costes y los precios frente a una industria codiciosa y temerosa de un “cambio de paradigma”. Eso sin olvidar un hecho con el que parece que cuentan en Google ¿cambiaremos el sofá y la tele por ver televisión en el ordenador? Probablemente dependa del éxito de los “media center” y de los monitores de alta definición, pero uno después de la experiencia con Perdidos casi se ha acostumbrado a “perder pulgadas”.

En todo caso, un movimiento que se veía venir tras lo del estreno de una serie en Google Vídeo y la oferta de contratación de un productor de televisión.