Foursquare, enséñame la pasta

Nuevo foursquare

Tras publicar el WSJ que la facturación de este año de Foursquare estará en los dos millones de dólares, unos resultados decepcionantes para un servicio que lleva siendo candidato a ser «la referencia en geolocalización». Ahora buscan nueva ronda de inversión, pero es posible que empezamos a asumir que gran parte del «boom web 2.0» tuvo un impacto innovador y está siendo un fenómeno social sin que esto derive necesariamente en un gran éxito económico

Al respecto, recomendaría leer el reportaje de GigaOm, a Alfredo Romeo y sus reflexiones sobre los ingresos de FourSquare en 2010 y el análisis de Jaime Novoa en Genbeta.

En Error500, dos piezas, FourSquare y el difícil camino hacia el usuario normal y El nuevo Foursquare, ¿suficiente para ser el recomendador local para el gran público?

¿Puede ser FourSquare un buscador útil para los usuarios no identificados?

FourSquare

La evolución de Foursquare es – en mi opinión – uno de los casos más interesantes de lo en su momento se llamó «web 2.0»: mecánicas de juego y localización con un difícil camino hasta llegar al usuario «normal».

Para esto último plantean el intentar ser útil incluso sin identificarse, tener contactos ni participar, como buscador. El desafío es, ante todo, técnico: Foursquare tiene un montón de señales sociales para valorar sitios y recomendar, el problema está en saber librarse del spam y de las opiniones interesadas de las que uno se puede librar cuando es usuario registrado por la vía de cuidar los contactos.

Relacionado: El nuevo Foursquare, ¿suficiente para ser el recomendador local para el gran público?

El nuevo Foursquare, ¿suficiente para ser el recomendador local para el gran público?

Nuevo foursquare

Tenemos rediseño de Foursquare en las versiones móviles (del que por cierto, han dejado fuera a la de Windows Phone) que nos llevan a un debate que mantenemos desde hace años en este blog. A saber:

  • Foursquare nace y, durante un tiempo, se convierte en la niña bonita de los geeks, de los usuarios avanzados que abrazan en gran medida el nuevo juguete.
  • Por otro lado, no tardamos en observar las dificultades en su camino hacia el «usuario normal»
  • Con el tiempo, mueven ficha para dejar de ser sólo un juego y desplazarse más hacia aportar valor para usuarios que no participan, desde el concepto de «ayudar a descubrir» sin necesidad de tener que buscar.

El nuevo rediseño ahonda en ese último movimiento, el Check in pierde protagonismo en favor del «stream» de acciones sociales. En segundo lugar está la parte de recomendación / exploración (que además tiene la funcionalidad «Radar» que emite recomendaciones de forma proactiva según donde estemos, mi impresión es que la mayoría la tenemos desactivada para evitar tantas interrupciones) y por último mi actividad, checkins y medallas.

Las grandes bazas de FourSquare para ser el recomendador de servicios locales


Básicamente tres:

  • Ser «nativo móvil» basado en localización, el contexto perfecto de decisión de compra / consumo en restaurantes.
  • Tener una capa social que mejora los consejos, integrando primero los de tus contactos, algo que refuerza la credibilidad por el filtrado implícito de spammers o usuarios con intereses
  • Pedir muy poco para que cada uno pueda sumar valoraciones y consejos, en contraposición a la expectativa cuando uno sube algo a webs tipo 11870, donde otros usuarios dejan análisis a fondo que intimidan y hacen que uno se corte

… y las dificultades

Las dificultades empiezan con su posicionamiento como juego, algo que deja a muchos usuarios deja fuera por la percepción de que Foursquare es para «decirle a todo el mundo donde estoy por unas medallas virtuales». El caso es que algunos usuarios que llevamos años, cada vez hacemos menos check-in y cada vez lo utilizamos más para leer consejos y recomendaciones. El problema para FourSquare es conseguir comunicar este valor y que la gente se traiga su «grafo social» al servicio para que empiece a tener valor sin necesidad de pedirles nada a cambio.

Creo que tiene una buena lectura al quitar protagonismo al check in, una funcionalidad en la que otros muchos ya han fracasado (Facebook, Gowalla, Google) y que no les ha llevado al gran público. Sin embargo ahora la mayor visibilidad se la dan al «stream» de acciones de contactos, probablemente para subirse a la tendencia del «quiero que me descubran, no quiero ir a buscar«, ejecutándola de una forma discutible: antes sólo aparecían las acciones de los contactos que estaban en mi misma ciudad, ahora aparecen las de todos. Para los que tenemos muchos contactos de varias ciudades (en mi caso, sobre todo Málaga y Madrid), esto lo que facilita es la aparición de ruido.

Otra dificultad para Foursquare es que, siendo un espacio de consejos y prescripción de compra, lo razonable es que las relaciones fuese asimétricas, «a lo Twitter», pero el estar basado en compartir la localización y tener fuertes implicaciones en la privacidad dificultan mucho esto. Servidor de hecho ha alcanzado el límite de «1000 contactos» que tiene el servicio.

Un espacio por cubrir

Mi impresión es que FourSquare tiene posibilidades de ganar el espacio que hay en las recomendaciones locales en el móvil para decisiones de consumo, donde ni Facebook ni Google ni Twitter ni los Yelp u 11870 tienen una oferta de valor comparable, cada uno flaquea en un aspecto en el que FourSquare creo que tiene una mejor propuesta de valor.

Su mayor dificultad es «gestionar el legacy», sobre todo conseguir dejar de ser percibidos como un juego para compartir la localización. Los usuarios «históricos» probablemente ya vemos FourSquare de esa manera, pero el largo camino hacia el usuario normal muchas veces tiene que ver también con saber empujar con marketing y comunicación el producto.

OpenStreetMap ya tiene su primer gran valedor mediático: FourSquare

Conocí OpenStreetMap cuando Sebastián Delmont explicó en Google Plus como habían utilizado este repositorio de datos colaborativo junto a tecnologías de otras empresas para sustituir a Google Maps. Había una justificación económica detrás, usar el API de Google Maps había dejado de ser gratis y la otra gran opción en el mercado, Bing Maps, nunca lo había sido. Quien ha dado el mismo salto ahora es Foursquare, que lo explica en su propio blog.

OpenStreetMap se define a si mismo como un servicio de «Open Data» que permite el uso de sus datos bajo una licencia Creative Commons. Alrededor encontramos empresas como MapBox y diversas soluciones con «software cartográfico libre» que suponen una alternativa competitiva a los sistemas propietarios como Google Maps. Más control, pero también menos datos – una de las críticas recurrentes a OpenStreetMap es que tiene menos información que Google – en una disputa que podría acabar pareciéndose a la de Wikipedia frente a las enciclopedias clásicas.

Sólo un apunte, como Wikipedia, OpenStreetMap carece de un modelo de ingresos como Google Maps. Esto tiene su punto a favor (muchos colaboran con ellos por no ser un negocio) pero también hace surgir la necesidad de donaciones y patrocinadores, así como de empresas terceras que puedan tener el rol de asegurar la velocidad y las altas demandas de datos, algo con lo que Open Street Map no siempre puede lidiar.

Google con Latitude, enésimo intento de competir con FourSquare

FourSquare

En la carrera por competir con Foursquare han caído ya muchos por el camino: Facebook Lugares, Gowalla, actores locales… pero ninguno de ellos ha conseguido masa crítica de usuarios para la combinación localización más juego. De hecho, ni el propio Foursquare, que sigue creciendo, ha logrado hacer explotar la localización entre los usuarios.

Alrededor del «donde estoy», Google tiene desde hace años el servicio Latitude, que siempre ha funcionado como mero informador a mis contactos. Ahora añade los puntos y clasificaciones a los «checkins» desde Google Maps y, presumiblemente, en el futuro a Google Plus, por lo que podemos considerarlo formalmente un competidor de Foursquare

¿Por qué entra Google en un espacio que crece, pero lento, donde tantos han fracaso (incluso el muy social Facebook) y donde la información a obtener no es tampoco muy diferenciada de la que ya tiene gracias a Google Map y a Android? Probablemente tenga que ver con esto último, aunque Google ya sepa donde estamos cada vez que consultamos uno de sus mapas y pueda servir publicidad localizada en ese momento, es probable que le interese potenciar que usemos más Google Maps (ya no sólo cuando no se como ir a un sitio, sino cuando he llegado y ya sé perfectamente donde quería ir), además de tener el interesante dato de frecuencia de visita a locales como restaurantes. Esa información es muy valiosa en dos sentidos, para evaluar la calidad de las opiniones sobre un sitio (voy mucho, debería saber más que alguien que va por primera vez) y para integrar en su estrategia de entrada en el mercado de cupones.

En cualquier caso, otros han fracasado en esta causa de convertir el checkin en una funcionalidad, en lugar de en un servicio aparte, integrado en una experiencia mayor. Para el perfil geek mi impresión es que esto seguirá siendo así, máxime cuando Foursquare está integrado en tantos clientes y servicios de terceros, mi duda es si tendrá posibilidades Google a la hora de llegar al «usuario normal de internet«, algo que Foursquare no ha conseguido.

FourSquare deja de ser «sólo» un juego

FourSquare

Aunque por números no esté en la liga de los «gigantes sociales» como Facebook, Twitter o Tumblr, creo que FourSquare se merece el respeto de haber hecho crecer la categoría de geolocalización como nadie hasta ahora. No está siendo nada fácil salir del público geek y llegar al «usuario normal«, una verdadera travesía del desierto para FourSquare, que además tiene que luchar contra la monotonía de la dinámica del juego.

Por eso creo que el paso que han dado merece mucho la pena porque creo que avanza en dos direcciones muy interesantes: por un lado se adaptan al contexto a la hora de presentar la información (por moda te recomiendan los sitios «trending» cercanos, si es por la mañana sitios de desayuno) y por otro apuestan por aportar valor para usuarios que no participan, desde el concepto de «ayudar a descubrir» sin necesidad de tener que buscar.

Creo que en FourSquare cada vez están más cerca de la lectura de que van a tener varios tipos de usuarios: los sólo mirones que buscan recomendaciones e información (y aquí sorprende como muchas veces sitios están mejor localizados aquí que en cualquier otro servicio), los jugadores ocasionales que dejan algún consejo (sus habituales actualmente) y los super usuarios que dejan muchos consejos y participan cada día, a los que todavía deberían cuidar más privilegiando las buenas recomendaciones sobre el check-in en el juego. En cualquier caso, Foursquare se merece mucho reconocimiento por seguir siendo valiente y perseguir la categoría de la información localizada en solitario, donde muchos grandes parece que se han rendido.

FourSquare y Groupon, matrimonio de coveniencia

Una alianza anunciada entre FourSquare y Groupon que ha pasado algo desapercibida, pero que resulta sumamente importante en el futuro de ambas compañías. FourSquare sigue sin tener masa crítica de usuarios que pueda servir de reclamo a las grandes campañas de los negocios locales, mientras que Groupon quiere abarcar la decisión de compra en casa o en movilidad… pero tiene difícil competir en lo segundo: tanto Google como Facebook tienen mejores cartas a la hora de justificar que el usuario en la calle coja el móvil y abra su aplicación. Lo único que les queda por decidir a ambos es si la relación será de exclusividad o es «abierta» a que otros participen de este tipo de acuerdos.

Relacionado: Groupon y su modelo en la picota

Actualización: muy interesante añadir este artículo de gigaOm sobre la dificultad de los servicios de localización para llegar al gran público (sobre eso hablamos en FourSquare y el difícil camino hacia el usuario normal). Los cupones de hecho serían un motivo por el cual la gente estaría abierta a utilizarlo y eso refuerza mucho su acuerdo con Groupon, que también han extendido a LivingSocial

¿Android primero en la estrategia de aplicaciones móviles?

FourSquare
Hasta ahora casi todas las estrategias con aplicaciones en el móvil que he conocido han priorizado iPhone: por volumen de usuarios (no de terminales, sino de gente que se descarga e instala aplicaciones) y por negocio al haber «mayor cultura de pago» que en el resto de plataformas. Eso viene siendo una ventaja competitiva poderosa para Apple, motivo por el cual creo que es relevante el movimiento de FourSquare (blog oficial, TC) de actualizar antes Android en sus nuevos cambios.

Esta vez desde FourSquare se apunta a que esto les permite probar sobre un subconjunto menor de usuarios antes de ir a iPhone, además de darle algo de «cariño» a sus usuarios en la plataforma de Google… pero creo que para muchas compañías cada vez tendrá más sentido dar prioridad al desarrollo Android por volumen de usuarios, sobre todo en aquellas en que el modelo de negocio sea de gratis con publicidad.

Relacionado: FourSquare y el difícil camino hacia el usuario normal

Facebook Lugares (Places) en España

Facebook Places

Facebook Lugares (Places) ya está en España, aunque los usuarios de Blackberry ya lo disfrutaban desde hace semanas, es ahora cuando llega a otros sistemas y a la versión. Places es una de las piezas clave de la que estrategia de Facebook para ser el interfaz en el internet móvil y la búsqueda por localización, entrando en la guerra del «checkin» y de incipiente mercado de la publicidad por proximidad. Con él llega una nueva polémica asociada a como plantea el funcionamiento: que otros contactos puedan indicar dónde estás, aunque de entrada piden permiso para activar el mostrar este dato a tu red de contactos (si algo se ha demostrado en los últimos años es que compartir la localización tiene que partir de una decisión voluntaria del usuario).

Empieza la competencia en serio para FourSquare desde un planteamiento diferente, pendientes de resolver si el check-in será funcionalidad o servicio y de si la comunidad de usuarios avanzados se moverá a Facebook y acabará llegando el «check-in» al usuario «mainstream». Un momento delicado para FourSquare (y Gowalla) que apenas empezaban a ver ingresos y campañas fuera de Estados Unidos (por ejemplo, ésta de Caja Mediterráneo con sus centros de obra social y CAMON).

Para entender el cuadro completo estaría bien saber las cifras de uso de Tuenti Sitios, que por cierto lanzó meses antes que este Facebook Lugares

Nota: servidor lo ha activado para probarlo. Eso sí, he ido luego a la configuración de la privacidad para explicitar que «Mis amigos pueden indicar dónde estoy» quede convenientemente desactivado.

Capas de localizaciones en FourSquare

FourSquare

Mientras seguimos pendientes de si Foursquare será flor de un día o no, lanzan una nueva funcionalidad llamada «capas de localización», que es bastante interesante tanto a la hora de aportar más valor al usuario como de establecer nuevas vías de comercialización. Una de las dificultades que apuntamos en su camino hacia el usuario normal es la ausencia de contenido de calidad en las valoraciones de los sitios. Con suerte uno se puede encontrar algún consejo de otro usuario, generalmente muy breve e impreciso por aquello de haber sido generado casi siempre desde el móvil y con prisas. Con las «capas de localización», FourSquare permite a las marcas desplegar consejos asociados a todos los lugares que quieran y los usuarios pueden aceptar recibirlos o no cuando hacen check-in, como explican en RWW.

Esto abre la puerta a que gente como una guía tipo Repsol o servicios tipo 11870 pueda desplegar sus consejos en FourSquare, añadiendo una fuente de contenido de calidad de la que carece actualmente FourSquare. Además, esta podría acabar siendo un modelo de negocio, «capas recomendadas» que pagarían por ganar visibilidad de cara a los usuarios y tener más posibilidades de ser elegidas por ellos. Una alternativa al negocio todavía no consolidado de la publicidad en el móvil asociada a la localización de pequeños negocios. Para el usuario la experiencia seguirá siendo muy similar – sólo añaden fuentes de la que recibir consejos – y para el resto de actores en el sector de la localización y los servicios (pienso en un 11870 por ejemplo), queda la duda de si tienen que luchar por ser el interfaz con el usuario o merece la pena subirse al tren de FourSquare, que con las capas de localización quiere ser también plataforma para terceros.