Vao.es y la cultura del carpooling

VAo.es

Compartir coche para ir al trabajo, lo que los norteamericanos han venido llamando carpooling, es una tendencia que probablemente va a crecer bastante en España. El incremento de coste del combustible, la conciencia ecológica y la aparición de carriles VAO (reservados para vehículos con más de tres pasajeros) sin duda ayudarán a ello. En Alemania y Estados Unidos es una práctica muy habitual, con varios servicios por internet muy potentes para descubrir gente con la que compartir vehículo. No es extraño, por tanto, que haya varios servicios a punto de salir o ya estrenados en castellano que apuesten por poner en contacto a trabajadores con ganas de compartir coche.

El último que he conocido, Vao.es, arrancó hace unas semanas. Cuenta con un blog en el que hablan de la tendencia y de su producto, que es interesante, pero en el que echo de menos varios elementos:

  • Un error – en mi opinión – que cometen muchas empresas de servicios por internet: no ofrecen nada si no estás registrado. Ahí Vao.es se equivoca, si alguien llega a tu página lo primero que hay que hacer es seducirlo, convencerle para que pruebe tu producto, no plantarle una barrera de entrada. Si miramos la competencia, Busvao por ejemplo, observamos que me indican como hay cientos de usuarios a los que unirme y que puedo indicar una ruta para saber si alguien más la hace… justo en ese momento es cuando hay que invitar a registrarse.
  • Premia de alguna manera a los primeros usuarios. Una aplicación para el carpooling no sirve de nada si no hay usuarios iniciales, que a su vez no tienen incentivos para ir a la tuya en lugar a la que ya está llena.
  • Elemento clave: dime cuanto dinero me ahorraría, pregúntame mi tipo de coche o hazlo a partir de uno genérico, pero si la aplicación me dice que sumándome a un grupo me ahorraré x euros al mes… habrá conseguido engancharme.
  • Versión para empresas, para organismos públicos, para padres… un perfil de usuario que comparte destino. Probablemente esté planificado para incorporarlo en el futuro, incluso puede ser una fuente de ingresos alternativa a la publicidad.
  • Alertas. Vale que cuando lo he probado la primera vez no hubiese nadie con mi misma ruta, pero al menos debería haber un sistema de alertas por si aparece alguien.

En definitiva, un sector que puede tener mucho movimiento en los próximos meses y al que merece la pena echar un ojo. Por cierto, hay una serie de televisión sobre el fenómeno, «Carpoolers», bastante divertida.