Spotify y modelos para la música bajo demanda

Spotify

Spotify es el nombre de un nuevo servicio en beta cerrada que apuesta por la música bajo demanda con un modelo «freemium». La idea gira en torno a ciertos factores que comentamos cuando lo de si se podía hacer negocio con la música digital en España: música bajo demanda con un catálogo muy amplio, con modalidad gratis con publicidad y la posibilidad de un sistema de suscripción de música de pago sin anuncios (10 dólares al mes, 1 dólar para probar un día). A esa propuesta suman la existencia de servicios adicionales: playlists y radio a partir de un determinado grupo al estilo Pandora o Last.fm.

Spotify se va acercando a lo que uno quiere/espera de servicios alrededor de la música. Escuchar lo que quiero, cuando quiero y con servicios de valor añadido para personalizar mi experiencia. Le falta el acceso desde el móvil y, sobre todo, demostrar que su propuesta freemium funciona comercialmente. Lo primero es un gran problema, al final Spotify y los servicios de suscripción basados en streaming siguen sin solucionar el problema de la movilidad. El requisito de instalar una aplicación (Windows y Mac sólo), es otro obstáculo, pero Spotify merece realmente la pena. ¿Pagaría por él? Depende, si pudiese acceder a la música desde el móvil y la experiencia de la versión gratuita no fuese muy buena, posiblemente lo haría.

En todo caso, me está gustando mucho, tanto que alterna en atención con «mi servicio de cabecera» en lo que se refiere a escuchar música en el ordenador, que no es otro que Last.fm. Spotify puede llegar a ser uno de los grandes actores del sector tal como es Last si sigue ejecutando su propuesta al nivel que ha empezado y consolida el acierto de tener una versión de pago, algo que en 2009 va a ser mucho más común de lo que viene siendo hasta ahora.

Los comentarios están cerrados.