Regalos de reyes: smartphones

Motorola Razr
Dado que he tenido la friolera de cuatro peticiones (dos correos, un «whatsapp» y un comentario), comparto una nueva entrega de regalos de reyes, esta vez dedicado a los smartphones. Tras las cámaras de fotos y los libros electrónicos, recojo aquí mis recomendaciones a la hora de regalar un teléfono móvil avanzado.

El mayor problema a la hora de decidirse es la plataforma, asunto sobre el que las opiniones están bastante polarizadas. Si ya tenemos un criterio propio con preferencia por una, trabajo que nos ahorramos, en otro caso mi consejo es tener un enfoque en función del destinatario. No hay ninguna mejor que el resto en todos los casos – en contra de lo que opinan fervientemente algunos dogmáticos de uno y otro signo – y sí que tenemos una competencia fenomenal. A riesgo de simplificar, aquí van mis preferencias.

Un móvil Android para la gama super alta y la media

Quieres tener lo último de lo último en potencia, pantalla y sistema operativo, Android y varios fabricantes son quienes están conquistando ahora mismo esta plaza. En este segmento hay dos terminales de lo más apetitosos, el Motorola Razr y el Galaxy Nexus. El primero me gana por diseño y tiene un tamaño más comedido (4.3 pulgadas, que para algunos ya es grande, para mí se llevan muy bien y cuando te acostumbras no quieres volver a más pequeños), además de ser uno de los primeros androides «emocionales», rasgo que no sobra en este sistema.

Galaxy Nexus se va a las 4.65 pulgadas, pero sobre todo destaca por estrenar Android 4.0, sólo lo he probado un día pero mis impresiones fueron muy positivas respecto al sistema, con más dudas con el tamaño. En todo caso, caballo ganador.

Interesante también echar un ojo a buenos androides de gama alta de este año que ahora empiezan a bajar de precio, destacando el Galaxy S2 y la gama media, que hace un año era sinónimo de pobre experiencia pero que ahora mismo ofrecer algunos terminales razonablemente competitivos.

iPhone es difícil que falle

iPhone 4S no me entusiasmó, pero arrasa en el mercado y es un terminal excelente, con una cámara extraordinaria. Difícil que falle como regalo, tampoco descartaría ir a los modelos antiguos, sobre todo iPhone 4 sigue siendo muy competitivo y ha bajado de precio.
Nokia Lumia 800

Entrada al mundo smartphone con Windows Phone

Ya he comentado por aquí que el sistema de Microsoft y su última versión me parecen una apuesta arriesgada… y acertada, han logrado muy buena experiencia diferenciándose notablemente del resto del sector. Con quienes mejor encaja, en mi opinión, es con aquellos que recién aterrizan en el mundo smartphone y además son ávidos usuarios de redes sociales.

Como terminales, dos recomendaciones, Nokia Lumia 800 es referencia obligada: un excelente diseño y rendimiento para el terminal franquicia de Windows Phone, aunque se calienta demasiado y a algunos su pantalla se nos queda pequeña; por otro lado tenemos HTC Titan, que se va a las 4.7 pulgadas con un pantallón… al que le falta algo de resolución para sacarle partido del todo. En todo caso, dos muy buenas opciones a la que sumaría Lumia 710 en la gama media como alternativa a considerar.

Blackberry y su éxito en España

Cierto es que RIM no tiene los terminales más «sexys» del mercado, pero más de uno está atrapado a la hora de regalar por el «lock-in» de Blackberry Messenger y su poderoso efecto red. Si es el caso, en XTK Móvil tienen una categoría Blackberry con todas las novedades del sector.

Regalando un móvil para reyes

No hay un móvil perfecto para todos y sí un mercado muy competido y muy divertido. He descartado a propósito los Symbian, Bada, WebOS y sistemas propietarios por distintas razones, estoy convencido de que las mejores opciones están en las cuatro plataformas arriba glosadsa.

En todo caso, la gran variable suele ser si regalarlo con contrato de operador o libre, caso este último en el que el precio se dispara. Aquí tampoco hay un «mejor caso único», sino que dependerá del consumo habitual del destinatario. A poco que investiguemos nos podemos llevar más de una sorpresa.