De Pandora a Last.fm

real-ityEra uno de los juguetitos que tenía en la lista de «pendientes de probar», pero he visto la entrada en Denker y no lo he podido resistir. Se trata de un servicio que se encuentra en Real-ity y que permite escuchar Pandora y enviar las canciones que te gustan (las manda por defecto pasado un tiempo de escucha si no las cortas o si no le dices lo contrario) a Last.fm.

Last.fm y Pandora son dos de los mejores métodos para conocer nueva música. El primero se basa en los gustos de sus usuarios, el segundo en las patrones formales de las canciones para ofrecer su servicio. Personalmente siempre he sido más aficionado al primero, pero creo que con Real-ity voy a frecuentar en adelante mucho más Pandora. Por cierto, un ejemplo de lo que se puede lograr ofreciendo APIs abiertas: Last.fm se beneficia de una integración con otra web complementaria y obtiene una funcionalidad gracias a que provee Web Services para ello.

Promoción de la música

Aunque se debate mucho el papel de la red en la distribución y comercialización de la música, la asignatura pendiente es la de la promoción. Al margen de comunidades como MySpace y del emergente mundo del podcast, la red ofrece la posibilidad de tener radios personalizadas, adaptadas a los gustos y criterios del oyente. Se trasciende así el rol de la discográfica y su capacidad de colocar «hits» en las radiofórmulas. No hay más que usar durante un tiempo Last.fm o Pandora, para darse cuenta de que no es necesaria la lista de éxitos de turno para conocer grupos de calidad (más bien, se hace necesario prescindir de ella).

Entradas relacionadas:

Los comentarios están cerrados.