Querido librero: quien te diga que por tus consejos vas a seguir teniendo negocio, se equivoca

lo-bello-y-lo-triste-2

“Dos librerías se cierran cada día en España” recogía hace poco El País:

…cada día se cierran 2,5 liberías…la caída en las ventas no se detiene: en concreto un 18% desde 2011, o lo que es lo mismo, un descenso de 870 millones de euros a 707 en el volumen de facturación durante 2014. Esta situación se suma al SOS lanzado en febrero por los editores, en un país donde el 55 % de la gente no lee nunca o solo a veces.

Merece la pena leer la pieza entera, aún a partir de esta aparente contradicción final (los datos de este año corresponden al mismo país en el que se facturaban 160 millones más hace 12 meses, no parece que lo del “55% de gente que no lee casi nunca” tenga mucho que ver con el cambio que nos ocupa)

Luego pasaría a esta otro artículo en El Confidencial, “Valientes, suicidas o ¿libreros?”:

Porque no todo es libro, ni todos son lectores. La nueva vida de las librerías reclama la atención del público para captar lectores. La reinvención es la acción, la reunión, la comunidad, el grupo. Las nuevas nacen como un álbum de cultura expandida, en todas sus formas –desde el teatro a la música, pasando por las artes plásticas-, con un mismo punto de partida: el libro. Antes, nacían y morían en él, ahora lo trascienden. Lo traicionan, para poder seguir viviendo de él. Venden libros, pero sus reclamos se multiplican. Ya saben aquello de las gambas que hay que comer para llevar lentejas a casa.

Es un tema recurrente, llevamos años anticipando el problema del futuro de las librerías, que pasa invariablemente por no ser sólo librerías, algo que hemos debatido en más una o dos ocasiones.

El caso es que el problema que “resolvían” las librerías ya está mejor resuelto. Hay tiendas online que tienen más stock y catálogo, que ofrecen digital o papel, que envían gratis a casa. Podemos discutir sobre el impacto mayor o menor de la piratería, de lo malos que son los españoles con el comercio pequeño y de lo que amamos los centros de las ciudades y los barrios repletos de librerías, pero el tema de fondo va a seguir siendo el mismo.

Ante esta coyuntura no falta la típica voz salvadora, “nada como la recomendación de un librero que te conoce”, una tentación para los que tendemos a tener una visión romántica del libro y sus templos. Pero es un espejismo, no es real, y los números lo demuestran. La recomendación y la personalización tampoco van a ser la ventaja del pequeño librero, de nuevo el conglomerado de medios, boca oreja y recomendaciones algorítmicas ofrecen más valor.

El debate, partiendo de que lo anterior es cierto, es si queda un espacio para las librerías. Quizás no para tantas como teníamos hace cinco años, pero existe, lo venimos comentando hace años y el artículo de El Confidencial da algunos ejemplos en la línea que venimos apuntando: lo que pueden tener de ventaja respecto a una tienda online y el libro digital es la experiencia. No pueden ser un sitio sólo que despacha libros, tienen que ser un lugar donde vamos a hacer algo: ver una exposición, tomar un café o un vino, escuchar a alguien interesante, y además, a comprar libros; no pueden ser un espacio vulgar con libros apilados cual chatarrería (por favor, libreros malagueños), deberían aspirar a que deseemos ir, a que se disfrute estando allí.

Y por último, no quería dejar de recordar que un día las editoriales se pueden quedar a solas con Amazon y lamentarán no haber ayudado más al librero. Lo lamentaremos todos los que hemos memorizado los rincones queridos de nuestra ciudad por la librería que nos gusta de ellos.

Relacionado: Editoriales y tiendas de libros ante el espejo de la industria de la música

Yoigo y el morir matando

Taulet de Yoigo

Entre tanto dispositivo, apenas habíamos comentado por aquí el yoigazo en el MWC, la nueva tarifa “Sin fin” con 20 GB de datos, llamadas “ilimitadas” y todo por 30 euros. Si atendemos directamente a su director general, Eduardo Taulet, el plan no queda ahí sino que van a intentar salvar el mayor escollo para Yoigo: haberse quedado sola en el baile como única especialista móvil, con mala oferta para el hogar y sin televisión.

Mientras Colao de Vodafone dice en público lo que las grandes operadoras llevan años cocinando, que los precios no pueden seguir bajando y que hasta tienen que subir y que la consolidación del sector va en esa dirección, Yoigo quiere mandar el mensaje claro de que está dispuesto a morir matando, cerrando la puerta a que el resto pueda subir precios con ofertas como esta “Sin fin”.

La segunda burbuja tecnológica, según Mark Cuban

MArk Zuckerberg en la película la red social

Dos posts de Mark Cuban (I y II) sobre “la segunda burbuja tecnológica“, que me han interesado especialmente porque cuestiona lo que hemos sostenido por aquí sobre la posibilidad de una nueva burbuja.

Cuban compra la idea de que esta vez quienes están provocando / están quedando atrapados en la presunta burbuja son inversores en el mercado privado, no aquellos que invierten en bolsa pública. La tesis de Cuban es que esto no significa que si estalla sólo se vean afectados estos inversores con mucho dinero que además asumen que sus apuestas son de muy alto riesgo, sino que el número de gente participando como “angel investor” es tan alto y de un perfil no tan pudiente como se podría presumir, que los efectos de un pinchazo de la burbuja sería igualmente devastador.

De hecho la visión de Cuban está muy alineada con la regulación del equity crowdfunding: si se ha hecho muy fácil convertirse en “angel investor”, dentro de esa forma de inversión de alto riesgo empieza a entrar gente que no tiene la liquidez y la capacidad de asumir todos los riesgos que implica.

Como contrapunto a Cuban, la respuesta de Phil Pearlman, con la tesis contraria, el número de inversores en el mercado privado contra la población USA es insignificante.

La tercera guerra mundial, mobile version

zuckerberg en MWC

El Mobile World Congress no deja tiempo casi ni para respirar. He estado apoyando en la amplia cobertura en Xataka (de hecho ya asomaré por aquí con algunos vídeos e ideas), de momento lo que tengo para compartir es la crónica / análisis que he escrito en El Español.

De hecho , resulta más interesante a partir de la previa que hice para Teknautas / El Confidencial.

Pronto espero poder compartir más.

Si va a apostar por un modo de comunicación, apueste por el texto

En “Futures of text” tienen una pieza magnífica sobre el texto en el software y las aplicaciones de mensajería, pero yo me he quedado con:

El texto es la tecnología de comunicación más útil socialmente. Funciona bien en todos los modos, 1:1, 1:N, y M:N . Se puede indexar y buscar de manera eficiente, incluso a mano. Se puede traducir. Puede ser producido y consumido a velocidades variables. Es asíncrono.

Se puede comparar, buscar las diferencias, agrupar, corregir, resumir y filtrar mediante algoritmos. Permite la edición en grupo.


Permite ramificación conversaciones, fisgonear, anotar, citar, revisar, resumir, westructurar respuestas, la exégesis e incluso el “fan fic”. La amplitud, la escala y la profundidad de formas en que se utilizan texto es inigualable por cualquier cosa.

Llevo como unos 20 años oyendo campanas sobre “esta nueva generación que viene es más audiovisual”. Y ciertamente lo es, también es la generación – la que viene, no la de hace 20 años – que más escribe y lee, aunque sea sobre todo dentro de una aplicación de mensajes.

Entre los futuros probables, apostaría por uno en el que el vídeo va a coger mucho más protagonismo, en el que además hay que empezar a mirar otras experiencias (VR sobre todo), pero en el que no concibo una liquidación de la escritura (y su evolución, léase emojis) como modo de comunicación más eficiente.

Al menos hasta que se invente el modo de ver un vídeo “en diagonal de forma que en dos segundos he echado un vistazo suficiente para saber si me interesa”, claro.

Relacionado: Leer en internet, leer de verdad

Galaxy S6 y Samsung, el converso

Samsung Gaalxy S6

Segundo día del MWC15 y por fin rato para compartir unas líneas. Las primeras creo que deben ser para Samsung y su S6 y su compañero, el S6 Edge, que no son sino la muestra de que Samsung es el gran converso de la industria móvil en este último año.

En Xataka ya los hemos explicado (e incluso hay un vídeo completo con mis primeras impresiones) y debatido, con especial énfasis en el aggiornamiento coreano: Samsung ha puesto en el diseño la fe del converso, capaz de sacrificar funcionalidades que eran seña de identidad defendidas durante años (tarjeta microSD para ampliar, cambio batería, otras nuevas como resistencia al agua) en post de una mejora – notable eso sí, la necesitaban como el respirar – estética.


A pesar de que Samsung apuntaba a “diseñar con un sentido”, lo cierto es que con Galaxy S6 y Edge han operado una renovación en materiales y líneas que necesitaban como el comer: cristal, aluminio… cierto que S6 consigue asimilarse a iPhone 6 en diseño, pero además con Edge consiguen el efecto WOW, de tener un dispositivo realmente diferente y llamativo. De hecho en lo funcional la curvatura no pasa de ofrecer opciones curiosas, pero le dan al dispositivo un aspecto único y muy bueno.

Por lo demás no le perdería el ojo a este Galaxy S6 de Samsung, hoy he podido probarlo durante unos 20 minutos y tiene puntos muy bien resueltos: el lector de huellas esta vez sí que va muy bien y la cámara es rápida como el rayo a la hora de aparecer tras ejecutarla y apunta muy muy buenas maneras. Todo esto sin hablar de Samsung Pay, que es el otro movimiento interesante por parte de los coreanos, pero que tocará analizar otro día. Hoy es para el S6 y la transformación de producto, que es lo también de filosofía y posicionamiento.

Causas y azares 55

Oliver Vegas Foto

Llega este “Causas y azares” a su edición número 55 como recopilatorio (casi) semanal de enlaces con las mejores lecturas que uno ha encontrado y compartido en twitter, la página de Error500 en google Plus o en los dos magazines en Flipboard.

  • ¿A dónde va la ropa usada que se dona para caridad? BBC con una investigación sobre el caso Reino Unido.
  • ¿Cuánto pagarías por este artículo? Jotdown sobre donaciones a medios… que es más parecido a pasar la gorra después de tocar que a pedir entrada antes del concierto.
  • Elasticidad del cerebro del niño y capacidad neurociencia de extender esa aptitud a toda la vida, en Aeon. Viendo a mis hijos pagaría lo que tuviera por esto.
  • En El Blog Salmón están analizando el programa de Ciudadanos, la pseudo dación en pago (en varias partes), el contrato único y sobre todo las dudas.
  • Seguir con la vida cuando tu padre es un asesino en serie, en Kansas.com:
  • El tema del vestido, la viralidad, los medios. Dejé por aquí unos apuntes iniciales, a completar con Digiday (por qué Buzzfeed ganó), David Vicent sobre dañar a tu medio si sigues el camino Buzzfeed y Delia Rodríguez con su idea de por qué se ha hecho viral el tema del vestido.
  • Qué sucede cuando mandas a un menor a una prisión de adultos, en The Marshall Project.
  • Madrugar no te hace virtuoso, en New Yorker y además está muy mal pagado, añadiría yo.
  • Sobre cómo se modelan los pechos de mujer en los videojuegos: kotaku junta física, software y tetas.
  • Salmon disecciona una de las grandes esperanzas del papel, el nuevo “New York Times Magazine” en Fusion. A ver si puedo conseguirlo.
  • La guerra Drone, sobre el “coste humano” cuando el frente se vive a distancia y se combate en remoto en The Guardian.
  • El fracking, los terremotos inducidos y la situación actual en España. Una foto al debate tras el temblorcillo de Albacete en Xataka.
  • En VayaTele aplauden el primer capítulo del “Ministerio del tiempo”. Tras verlo soy de la opinión de que es el nuevo “Los misterios de Laura”.
  • Dos entrevistas a actores clave en el sector del videojuego, El mundo Player a don Sid Meier y Deus ex machina al periodista JL Sanz.
  • El mito de las PYMEs y la temporalidad (o por qué tanta reticencia al contrato único). En NeG.
  • ¿Cómo hemos cambiado tanto en una generación en lo de dejar ir a los niños solos al cole? Reportaje de Berta González sobre el tema y los que plantean “soluciones al problema”.
  • Si un grupo es capaz de llamarse “Novedades Carminha”, no hay duda: hay que ponerlo.

    La foto es de Oliver Vegas y la encontré en esta entrevista en Xataka Foto.

Concentración viral o por qué hablamos todos de la misma chorrada en internet

650_1000_llamas-streaming

El streaming en directo de unas llamas ha palidecido como gran éxito viral de la semana frente al potentísimo tema “de qué color es este vestido“. Y claro la gente normal – dícese que no trabaja en un medio online o está cual yonki conectada a todas horas – se acaba preguntando ¿Y estas chorradas por qué se hacen “virales”?

Dejando al margen que gran cantidad de virales son “cocinados”/”comprados”, tengo la hipótesis de que fenómenos como el de las llamas o el vestido van a ir in crescendo: hay incentivos muy fuertes para los medios para estar en la pomada, para cosechar tráfico de las redes y por tanto, intentar crear contenido sobre temas que se perciban como con un gran potencial. Y claro, si ya está siendo viral, es momento para subirse al carro.

Esto introduce algunos problemas a los medios, por un lado porque supone que Buzzfeed es quien está marcando estos tiempos editoriales y seguirle conlleva erosionar el estilo y la marca propias; por otro, ir a lo viral como pan nuestro de cada día daña la percepción del medio que tiene la comunidad habitual, ¿por qué me pones esta chorrada del vestido cuando se supone que eres el periódico serio y de referencia para entender esta sociedad o cuando eres una publicación de tecnología y ciencia posicionada en la rigurosidad técnica?

Aquí el debate da para mucho más, de hecho hay otra manera de enfocarlo: si muere Lenonard Nimoy no hay discusión sobre si todos debemos publicarlo porque es un “hecho muy relevante en el mundo real” y las organizaciones dedicadas a la información deben recogerlo. Volviendo al caso que nos ocupa y salvando las distancias, la chorrada del vestido y las llamas es algo relevante no por lo que suponían en el “mundo real” sino por lo que han desencadenado “en el mundo virtual” (es un argumento con algo de trampa, cierto, pero no lo desecharía demasiado rápido)

Con los usuarios la concentración de las redes también lo favorece, de repente la gente conectada con uno empieza a poner por delante un tema de conversación, uno clicka y de repente está dentro… eso sin contar con que en muchos casos se comparten cosas buscando el retorno en forma de compartidos, retuits, respuestas… de nuevo otro incentivo para que si algo coge carrerilla hacia explotar viralmente, salga favorecido.

No deja de ser mi hipótesis como observador, sería muy interesante poder tener datos para avalar mi tesis (que el fenómeno de los virales va hacia un principio de San Mateo, a quien más tiene más se le da y al que no tiene, se le quita) y que tanto medios como usuarios (si es que se puede mantener siempre esa distinción) lo están potenciando. Mientas tanto, les cuento, el vestido creo que es dorado y blanco, ojo.

Charlas TED e ilusión de conocimiento

650_1000_ted-talks-2

En TED, elogio y refutación del conocimiento pop en dosis ligeras:

Lo peor del fenómeno es la pretensión de completitud, de que has escuchado un cuarto de hora a Ken Robinson y ya sabes, tienes criterio sobre educación y su futuro. Lo peor es la creación de esa ilusión de conocimiento exenta del esfuerzo necesario para el mismo, de haber encontrado un atajo que es falso y dañino porque alimenta uno de los mayores problemas que tenemos con la información y el conocimiento: pretender que es inmediato, simple y siempre entretenido.


Si lo que sacamos de una conferencia se puede resumir en una cita ingeniosa que encaja para compartirla con la foto del conferenciante en redes sociales, entonces estamos ante un fraude intelectual.

…podríamos salvar parte de TED si conseguimos que de cada vídeo que veamos y nos cautive surja una lectura en profundidad de un autor sobre el tema, el cursar una asignatura, el seguir siquiera un blog o un podcast que amplíe la leve introducción que deberíamos considerar que es TED. Sólo entonces, y manteniendo alta la guardia ante los sesgos e ideología que subyacen en el proyecto, podríamos hacer un elogio decidido hacia la plataforma.

De un servidor, en Xataka

Tres sombras en el futuro de Youtube

youtube logo

Más que interesantes las cifras que publica WSJ sobre Youtube: 4000 millones de dólares de facturación en 2014 (desde los 3000 del año pasado), 1000 millones de usuarios al mes, alrededor del 6% de la facturación de Google, y a duras penas está en break-even, es decir, no da beneficios.

De hecho con la foto completa podríamos apuntar a que la tensión entre lo que consiguen vender vía publicidad y el alto coste de distribuir vídeo no es el único nubarrón en el horizonte, habría que sumar dos más:

  • La mayoría del tráfico proviene de enlaces y embebidos fuera de Youtube. Por un lado el buscador le ayuda mucho, pero por otro están los grandes redirectores de tráfico como Facebook, Twitter y en menor medida los Reddit, Tumblr, etc… esto supone una intermediación, la constatación de que en gran medida Youtube no ha atrapado el patrón “voy a dedicarme un rato a ver mis vídeos”, algo que sí tienen los actores tradicionales que garantizan una experiencia (léase la tele y los Netflix).
  • Añadido a lo anterior, depender mucho de Facebook y Twitter es todavía peor cuando ambos están apostando por una solución de vídeo propia y la van a potenciar frente a mandar al usuario a Youtube. O en Google dan con la tecla de fidelizar directamente al usuario o van a perder parte de la audiencia durante 2015.

En todo caso la posición de privilegio de Youtube, la concentración alrededor del vídeo que ha conseguido, es más que envidiable. Pieza clave en la estrategia de contenido de cada medio y marca por aquello de las generaciones venideras a las que se presupone mucho más audiovisuales, ser el sinónimo de vídeo en internet es un posición apetecible para cualquier compañía.

El caso es que las sombras respecto al futuro están ahí y la pelea por el talento y los incentivos para atraerlo también, lo que supone a buen seguro aumento de costes y seguir postergando ese gran negocio que se intuye que va a ser el vídeo online.

Relacionado: ¿Para quién debe ser la pasta con los vídeos de juegos en Youtube?