Medios sociales, autocensura y la “espiral de silencio”

En un estudio de Pew Internet – comentado y analizado por UpShot – apuntan a unas conclusiones un tanto pesimistas respecto a los “medios sociales”: la gente tiende a compartir menos sus opiniones cuando piensan que serán rechazados por los contactos y seguidores en Facebook y Twitter, lo que deriva en menos diversidad en el debate, mayor exclusión para las opciones minoritarias o polarización en redes que se repliegan de forma sectaria.

Este tema encaja con varios debates recurrentes los últimos años como la burbuja de los filtros y la apertura a diversidad de opiniones, la espiral de silencio o las corrientes de odio en redes sociales. Cierto que el estudio se centra en un tema muy espinoso y político, el de la NSA y Snowden en Estados Unidos, pero al menos uno de los hallazgos merece la pena ser anotado: los usuarios de medios sociales tienden a evitar en “offline” los temas que creen que sus seguidores no aprobarían en online.

Tengo la impresión de que, felizmente, estamos entrando en una etapa menos tecnoutópica y más sensata a la hora de tener un alto sentido crítica respecto al “mundo digital”. No es ya la vieja guardia conservadora sino actores impulsores y protagonistas de internet (véase mensajes como el de Jlori), a los que va ser más difícil que se etiquete como neoluditas (aunque no faltará quien use este viejo método de clasificar para no debatir).

Leer en papel, leer en digital

Banville Marlowe en papel

En The Guardian apuntan a que empieza a haber estudios que afirman “los lectores absorben menos cuando leen con Kindle o tablet que cuando leen en papel”

El estudio, presentado en Italia en una conferencia el mes pasado y listo para ser publicado, dio a 50 lectores el mismo cuento de Elizabeth George. La mitad leyó la historia de 28 páginas en un Kindle y la otra mitad de un libro de bolsillo, para comprobar luego con los lectores aspectos de la historia incluyendo objetos, personajes y escenarios.

Anne Mangen de la Universidad de Noruega de Stavanger, investigadora principal del estudio, pensaba que podrían “encontrar las diferencias en la inmersión facilitada por el dispositivo, en las respuestas emocionales” a la historia. Sus predicciones se basaron en un estudio anterior comparando la lectura de un cuento en el papel y en el iPad. “En este estudio, encontramos que los lectores de papel sí resultaron con un rendimiento más alto en las medidas que tienen que ver con la empatía, la inmersión, y la coherencia narrativa, que los lectores del iPad”, dijo Mangen.

Pero en cambio, en el caso del Kindle, el rendimiento fue muy similar, excepto cuando se trataba de la sincronización de los eventos en la historia. “Los lectores de Kindle ofrecen un desempeño significativamente peor en la medida reconstrucción parcela, es decir, cuando se les pidió colocar 14 eventos en el orden correcto.”

Por la ley de pequeños números me la impresión de que la evidencia con estas muestras es aún muy débil. El caso es que, al menos de entrada, parece que hay espacio para cuestionarse si el dispositivo y la experiencia que ofrece impactan en la capacidad comprensiva. Quizás sea porque este verano he vuelto al papel disfrutando mucho de la lectura que estoy abierto a este tipo de cuestionamientos.

Por cierto, relacionado: Por qué deberías plantearte tomar los apuntes escribiendo a mano y no con el portátil

Amazon en el camino de Google

Jeff Bezos

En Qz, “Amazon está yendo agresivamente a por el negocio de Google”:

Pero lo que hace de Google y Amazon tan buenos rivales es que ambos han demostrado que están dispuestos a invertir fuertemente para convertirse en las grandes fuerzas del mercado. Google está lanzando nuevos productos – que oscilan entre entrega de compras el mismo día y nuevos servicios de publicidad – que compiten ostensiblemente con el negocio principal de Amazon. Las empresas están participando en una guerra de precios en el mercado de cloud computing. Y ahora Amazon va tras la publicidad online, que aún representa el 90% de los ingresos de Google.

Sumamos su “adwords” a la compra de Twitch y se ve la convergencia, aunque creo que es más preciso apuntar a que Amazon va a cada terreno en el que ve convergencia con sus negocios actuales. Con Local Register va a por Square viendo su oportunidad siendo capaz de procesar pagos y distribuir el lector de tarjetas; de igual manera Twitch es una oportunidad adyacente: venden mucha publicidad pero no de vídeo y pueden además rebajar los costes del servicio a partir de usar su propia infraestructura.

En Pando subrayan que en Twitch escogieron Amazon perdiendo dinero respecto a la oferta de Google. No niego que pudiera pesar en la decisión que les gustara más la cultura de integración – o casi “no integración” – de Amazon, pero presumo que también Google podría haber subido la oferta y despejar esa variable: cuando no se fueron más allá de los 1000 millones de dólares es porque confían en que Youtube podrá ganar el streaming de videojuegos en directo al igual que está ganando el mercado del gameplay.

PS: a ese conflicto en publicidad y cloud computing entre Amazon y Google sumaría la competencia en contenidos digitales y, sobre todo, en plataformas con Kinfle Fire y su “fork” de Android.

Relacionado: Diego Pacentini y los debates alrededor de Amazon

Auge, caída y nuevo auge de la realidad virtual

Oculus Rift

En Verge tienen una gran pieza – por narrativa y por contenido – sobre el inicio “prometedor” de la realidad virtual, su caída en desgracia y el nuevo resurgir tras la aparación de Oculus Rift.

Una delicia leer a Lanier, Kevin Kelly, Krueger y otros pioneros, así como acceder a Ondrejka de Facebook (ex Second Life), a Yoshida de Sony… gran pieza para todos los que compramos el hype de Oculus y el regreso de la realidad virtual desde el minuto uno en que lo probamos.

Relacionado: Si la realidad virtual es la “nueva pantalla”, Facebook ha hecho la compra del siglo

Recomendaciones de móviles, Agosto 2014

En los últimos meses me ha tocado ejercer de “recomendador tecnológico” con móviles incluso más que de costumbre en mi entorno, a la vez que grabé el vídeo anterior con el compañero JaviPas sobre los grandes móviles Android de 2014.

A estas alturas del año esperaría a los anuncios de IFA antes de comprar y observaría que ahora mismo resulta muy interesante observar los precios de los gama alta del año pasado. En todo caso, gloso algunos apuntes de recomendaciones que he hecho:

  • Buscando autonomía a un precio medio, me quedaría con LG G2 del año pasado que además tiene una gran pantalla (309 euros ahora mismo en Amazon). Con el G3 creo que han sacrificado la primera por la segunda y, en mi opinión, no han acertado.
  • Por cámara y pantalla me quedaría con el Galaxy S5. Es el que más he usado los dos últimos meses y quitando la espina del diseño mi impresión es que este año Samsung está de nuevo al mayor nivel (ya está por debajo de los 500 euros en Amazon).
  • Para quien busca tamaño más compacto, Z1 Compact (mejor el color verde lima) es mi recomendación (380 euros ahora en Amazon); mientras que en calidad precio sigo recomendando mucho el Moto G (Amazon) que sigue siendo una opción extraordinaria por debajo de los 150 euros.
  • Otros equipos que recomiendo en función del destinatario: P7 de Huawei que tiene precio gama media pero muy buenos puntos de gama alta de 2014 como el grosor (Amazon), el HTC One M7, de hecho recomiendo más el del año pasado (aunque sigue caro, Amazon) porque el nuevo con su precio penaliza demasiado la cámara

Luego tenemos dos gamas en las que he recomendado esperar: la gama Note y la gama Xperia con el Z2. Con el IFA a vuelta de la esquina vería novedades de Samsung y Sony, ya sea para cogerlas, ya sea para ver como las opciones actuales bajan de precio. Con Apple, casi lo mismo: el 9 de Septiembre esperamos ver novedades, así que mejor esperar (también pasa que en mi caso son demasiado pequeños, pero ese es otro tema).

Por último, sobre Windows Phone, os dejo vídeo en el que cuento experiencia tras un mes de uso con el Nokia 1520. Sí que he recomendado alguna vez teléfonos con Windows (sobre todo el 520, muy bueno en calidad/ precio), pero con cuidado de manejar expectativas… de momento con fortuna, no me ha llegado queja de compradores tras consejo. El 930 tiene una pinta excelente.

El AdWords de Amazon

Amazon Ads

Lo adelantaba WSJ apuntando a una primera etapa en la que Amazon crea un sistema de publicidad para gestionar su propio inventario y una segunda en la que, como hace Google con Adsense.

En TC dan más detalles basados en testimonios de primeros “beta testers”, sería un sistema basado en CPM y no en pago por click, lo que sería un movimiento realmente agresivo de cara a captar inventario no vendido de grandes y pequeños sitios.

El caso es que el CPM efectivo que podrían conseguir al final dependería de que la personalización publicitaria de Amazon mejorase en efectividad a la que hace Google. Amazon tiene muchos históricos de compra, búsquedas en su tienda y listas de deseos, Google cada vez sabe más pero son datos más lejanos a la decisión de compra.

Causas y azares 29

Llega este “Causas y azares” a su edición número 29 como recopilatorio (casi) semanal de enlaces con las mejores lecturas que uno ha encontrado y compartido en twitter, la página de Error500 en google Plus o en los dos magazines en Flipboard. Ahí van los links:

  • Sobre el dilema entre renta básica universal o libertad migratoria, por Juan Ramón Rallo.
  • Interesante la idea de This: red social que permite compartir sólo un enlace al día. En Nieman Lab.
  • Historia de una recreativa. En Deus Ex Machina.
  • “Los nuevos bárbaros”. Por Enric González en Jotdown.
  • Los hombres que mataron a James Foley, en New Yorker; al respecto, Twitter y el vídeo de James Foley.
  • “Last Call” de Clay Shirky sobre fin periódico en papel, en Medium.
  • La imposibilidad de separar la deuda pública por destino aplicado en una auditoria de deuda. En El Blog Salmón.
  • El suicidio tras una depresión no es un “acto egoísta”. En The Guardian.
  • La estética en el videojuego de esta década, en Vidaextra (segunda parte).
  • Ricos contra pobres: la brecha social de la tecnología y el ejemplo de Londres. En El Diario.
  • En España hay pocos expertos SEOs. Y muy pocos muy buenos. Por Señor Muñoz.
  • Postureo en el Califato: El Estado Islámico y su propaganda online. En Passim; Cuál es la retorcida lógica tras la violencia salvaje de Estado Islámico, por Jordi PC.
  • La burbuja de las provincias españolas en un gráfico. En Politikon.
  • El año que vivimos peligrosamente: Manu Brabo sobre James Foley.
  • Uber: del Taxi al fin del mundo. En Xataka.
  • La militarización de la policía en Estados Unidos. En Guerras postmodernas.

Como siempre, un poco de música, el “50´s” de los House of wolves

Twitter y el vídeo de James Foley

Sobre la difusión o no del asesinato de James Foley por parte de ISIS he tenido ya más de un debate sobre la conveniencia o no de su difusión por los medios: se otorga la notoriedad que los asesinos quieren conseguir – el terrorismo es también y sobre todo un acto de comunicación – y se contribuye por tanto a la consecución de sus fines. En el otro lado de la balanza está el hecho de que ha sucedido, es verdad y contarlo y explicarlo debería ser la labor de un medio (y ahí entran también los matices sobre el mostrar imágenes más o menos explícitas).

La decisión del CEO de Twitter, Costolo, de que la plataforma iba a eliminar las cuentas de todo aquél que compartiese el vídeo recuerda que una vez metidos a censores tenemos que afrontar el debate de qué permitimos y qué no. En el caso de Twitter parece que compartir el vídeo no, pero compartir fotos por parte de los medios sí (ejemplo de twit de NYPost, advierto, explícito) y podríamos ir más allá ¿por qué no permitimos este vídeo y sí otros también violentos? ¿y fotos de niños asesinados? ¿y…?

Las plataformas tienen muy difícil encontrar un equilibrio entre no permitir contenidos indeseables y mantenerse como herramientas para la libertad de expresión. Lo mínimo exigible para ellas es coherencia y reglas claras, algo que Twitter no parece tener ahora mismo sobre la mesa. Ahora mismo, como usuario de la misma, no tengo muy claro qué permite Twitter y qué no, y la sensación de que Dick Costolo – y no la ley que consensuamos como sociedad – es el guardián de lo que puedo y no puedo ver no me resulta para nada seductora.

Dos bolas extra: cuenta BBC que los de ISIS se han pasado a Diaspora que siendo no centralizada carece de mecanismos de control por parte de un sólo actor; en New Yorker una buena pieza sobre “los hombres que mataron a Foley” y como hay un sorprendente número de procedencia occidental.

Los trabajos de los científicos de datos y sus sueldazos

En WSJ tienen una pieza sobre los sueldos que están cobrando los científicos de datos con experiencia y doctorado: 200000 dólares para empezar a hablar.

El tema tiene varias aristas interesantes. Una es hasta qué punto el big data tiene mucho más de promesa que de realidad y si aflojará como tendencia en los próximos años; otra es el tipo de trabajos que pasan a hacer, con transiciones como la de hacer el mapa del genoma a mejorar la efectividad de las recomendaciones de páginas de citas; por último, pasa a primera página lo que Mariano llama “experimentando con tu vida” y que comentamos con lo de la “manipulación de las emociones” de Facebook.

Relacionado: Ponga un analista web en su empresa