Causas y azares 26

Llega este “Causas y azares” a su edición número 26 como recopilatorio (casi) semanal de enlaces con las mejores lecturas que uno ha encontrado y compartido en twitter, la página de Error500 en google Plus o en los dos magazines en Flipboard. Ahí van los links:

  • Jotdown y una entrevista a Antonio Córdoba, ” a mí no me gusta que se me vaya la mano en esa dirección, transmitiendo la idea, que estimo errónea, de que las matemáticas son un conjunto de acertijos o de juegos más o menos divertidos”.
  • Ultimátum a la Tierra: sobre el manifiesto ‘Última llamada’. En Politikon.
  • ¿Qué tengo? NADA. La cruda verdad de ‘Entre todos’. Mariola Cubells en el HuffPo.
  • Francia prohíbe a Amazon los envíos gratis… y Amazon los sube a 0,01 euros. Genbeta.
  • La socialdemocracia en la era de la austeridad: Por José Ignacio Torreblanca en El País. En la misma línea y el mismo medio, Víctor Lapuente con “Pippi Calzaslargas contra Marx”.
  • New Yorker prepara paywall, ahora 3 meses gratis de todo su archivo, después paywall con precio a decidir todavía. En NYT.
  • De profesión, secuestrador digital. En Genbeta.
  • Cómo Facebook está ganando al FBI en reconocimiento facial. En The Verge.
  • La graduación. Por Rafa Gil.
  • No dejes que la realidad te estropee un tweet de éxito. Miguel del Fresno.
  • Del volante virtual al real: así llega un jugador de Gran Turismo a ser piloto profesional. En Xataka.
  • Obamacare: cuando las leyes funcionan. En Politikon.
  • Comparativa fotográfica: los mejores smartphones del mercado disparan juntos. En Xataka.
  • “Soy algo así como un megalómano. Pero un megalómano con muy baja autoestima”. El gran Nick Cave en NYT.
  • ¿Cuánto gasta el aire acondicionado de tu coche?. En Motorpasión.
  • Los parados, los amos de casa y los funcionarios del Sr. Rosell. En Nada es gratis.
  • Pornhub: los holandeses dejaron más el porno que los españoles para ver el partido y volvieron antes tras terminar.
  • Stop The JerkTech: una generación de pseudo parásitos digitales que se lucran quitando y no aportando valor. En TC.
  • “La movilidad social siempre ha sido la misma en cada sociedad y época: casi ninguna”. En The Atlantic.
  • Así es Android L, la mayor evolución en años del sistema operativo de Google. En Xataka.
  • Consumo de carne (sobre todo ternera) y efecto en el planeta, a quien le preocupe lo del calentamiento global… En el WaPo.
  • “Somos más desiguales no por diferencia entre ricos y clase media sino por la de ésta a pobres”. En Piedras Papel.
  • ¿Cómo funcionan los préstamos de estudios? En EBS.
  • “El fracaso está sobrevalorado” por Jason Fried. Otra en The Guardian sobre el mito de la cultura del fracaso en Sillicon Valley.
  • Una crítica fuerte al aparcamiento gratuito. En Vox.
  • Las masas vienen… a por nosotros, los super millonarios. En Politico.
  • Las cuotas de género a examen. De nuevo, NeG.
  • La guía definitiva sobre Sicavs para tener argumentos… a favor o en contra. En El blog Salmón.
  • Amor en tiempos de móviles. En el blog de MWC.
  • Sobre Bezos y su visión con Amazon en una lectura del “The Everything Store”. En NYBooks.
  • Los 23 mejores videojuegos para jugar con niños: no para dárselos a ellos, sino para jugar juntos. En VX.
  • Nipsters, son nazis pero quieren ser modernos y estilosos. En Rolling Stones.
  • El regreso del pixel a los videojuegos no es sólo nostalgia y amor por lo retro. En The Verge.
  • El fin de “los grandes medios” y la aparición de las “plataformas”. Discutible, en Niemanlab.
  • Minecraft, robots y demás fauna tecnológica: los asesinos del cuaderno de verano. En Xataka.
  • Sedaris en New Yorker y “viviendo la vida Fitbit” (obsesivamente)


Cerramos con dos recomendaciones, una musical con los “Bee and flower”, un grupito la mar de majo

Para ver esta vez dos sugerencias – han pasado tres semanas desde el último Causas y Azares – con Nebraska: Payne insiste con el costumbrismo de perdedores que tan bien funcionó en “Entre Copas” con un genial Bruce Dern

y sumo Halt and Catch Fire, mi serie del momento que además cuenta con una banda sonora imperdible

El caso Gowex y el periodismo tecnológico financiero

Les supongo enterados del “caso Gowex” – si no, en Hemerotek lo ha seguido profusamente – que además de reguladores creo que nos debe llevar a la reflexión a quienes escribimos o somos editores de medios tecnológicos y económicos.

Carlos Otto ha plasmado parte del debate que debemos tener (un ejemplo de varios puntos de partida en este hilo tras tuit de Pablo Romero).

Falta medios y tiempo, de conocimientos necesarios, comprensión hacia dar por válidos datos auditados, ausencia de fuentes… todo se puede debatir, lo que no es la pérdida de sentido crítico, algo que debemos ser capaces de traducir cada vez recibimos un mensaje de una marca.

Esta vez no tengo muchas respuestas, creo que toca reflexionar y hacer revisión en nuestros medios de cuánta culpa tenemos en casos como Gowex.

Diego Pacentini y los debates alrededor de Amazon

Diego Pacentini Amazon

Los debates alrededor de Amazon son muchos y variados. Los he llevado frente a uno de sus vicepresidentes, el responsable de internacionalización Diego Piacentini, y éste me ha respondido con franqueza a casi todo lo que le he preguntado en ésta entrevista en Xataka: estrategia hardware / contenidos, el espinoso tema de los impuestos y las condiciones laborales en logística, su técnica de negociación con Hachette, el vídeo en España…

Facebook y la distancia del test A/B a la “manipulación de las emociones”

Facebook Graph Search ejemplo

Llevo unos días intentando tener una opinión sobre el caso de Facebook y su manipulación de los sentimientos. Y me está costando porque precisamente el tipo de pruebas que hacen técnicamente no difiere de los que hacen todas las compañías grandes en online, test a/b enfocados a optimizar variables clave en su funcionamiento.

Los comercio electrónicos cambian los textos y el diseño para maximizar las compras, los medios los titulares, artículos recomendados y sitio de los botones para crecer en tráfico y tiempo de lectura, Youtube para maximizar las visualizaciones (de contenidos y publicidad), etc… ¿manipulan? ¿juegan con nosotros?

En esta pieza de WSJ que recoge el trabajo del equipo de científico de datos arrojan algo de luz para separar lo que aceptamos (quizás en parte porque desconocemos) como tests y lo que rechazamos:

“No hay proceso de revisión, per se,” dice Andrew Ledvina, que fue científico de datos de Facebook desde febrero 2012 hasta julio 2013. “Cualquier persona en ese equipo, puede ejecutar una prueba” “Siempre están tratando de alterar el comportamiento de las personas.”

El escándalo reciente es “un ejemplo de una práctica habitual “, dijo Kate Crawford, profesor visitante en el Instituto del Centro de Tecnología de Formación Cívica Medios de Massachusetts y principal investigador de Microsoft Research. Las empresas “realmente ven los usuarios como un banco de pruebas experimental dispuesto a ser utilizado a su discreción”

“Facebook se merece mucho crédito por apostar por la investigación en el dominio público como lo hacen”, dijo Clifford Lampe, profesor asociado en la Universidad de la Escuela de Información de Michigan que ha trabajado de cerca en 10 estudios con investigadores de Facebook. Si Facebook detuviese la publicación de estudios, dijo, “Sería una verdadera pérdida para la ciencia.”

Es un caso curioso. Nos espanta ser conejillos de indias para experimentos en que estén implicadas nuestras emociones. Mejor dicho, serlo sin saberlo. No tanto si los tests están orientados a funcionalidades prácticas, impulsarnos a leer más, comprar más, hacer más clicks.

Relacionado: La evolución de los memes en Facebook

Dropbox y sus dos dilemas: nube propia y la competencia sin margen

Dropbox API

Al hilo del anuncio de nuevas tarifas de OneDrive – que iguala las del Drive de Google – muchas miradas se han vuelto hacia Dropbox y cómo queda su situación competitiva : baste decir que la cuenta gratis de Dropbox apenas da dos gigas de espacio frente a los 15 de Microsoft o Google. A partir de ahí todos los comparables dejan a Dropbox como un servicio más caros que estos competidores.

Y claro, se trata de actores no sólo con mucho espacio, son actores con buen producto, con marca que da fiabilidad y con vías de captación de usuarios muy potentes. Aún descontando lo bien que lo ha hecho Dropbox, lo instalado que está en el sector, lo identificado para el usuario al pensar en nube privada, a la larga no parece sostenible ser mucho más caro en la tarea de almacenar y sincronizar ficheros.

En una primera derivada uno tiende a pensar que el esquema de costes para los que tienen “nube propia” – léase legión de servidores ya distribuidos por todo el mundo para otras funciones – como es el caso de Google y Microsoft pueden partir con la ventaja de costes menos reducidos que Dropbox. Es cierto que la tarea de montar la nube propia debería implicar una inversión que hiciese el comparable de seguir usando Amazon – Dropbox almacena en la nube de éste utilizando S3 – saliese bien parado, pero las cuentas a largo plazo deberían ir enfocadas a cómo competir y tener un esquema de costes similar al de los que tienen una nube propia montada para otros objetivos.

Y esto último es algo que puede pesar más todavía. Si para Google y Microsoft sus nubes privadas son una vía de captación para suscripciones a servicios de ofimática y no negocios en si mismos, su apuesta puede ser durante mucho tiempo empujar OneDrive y Drive a costa de no tener margen. Regresan así dilemas clásicos para Dropbox, su necesidad de de tener una ambición de ir más allá del sincronizar ficheros porque lo suyo podría dar para una funcionalidad pero no para un servicio aislado.

En todo caso, si las dos hipótesis se cumplen – hay actores con esquemas de costes inferiores que además no tienen prisa por ganar dinero con la competencia a tu producto – la salida de Dropbox a largo plazo no sería otra que vender y acogerse a uno de ellos en busca de ser acogido e integrado en una nube y negocio mayores.

Relacionado: Dropbox y el fin de la metáfora del fichero

Causas y azares 25

Llega este “Causas y azares” a su edición número 25 como recopilatorio semanal de enlaces con las mejores lecturas que uno ha encontrado y compartido en twitter, la página de Error500 en google Plus o en los dos magazines en Flipboard. Ahí van los links:

  • El “mercader turco” en internet: cambia el precio en cuanto te reconoce. Un tema que me apasiona desde hace años y que por fin hemos sacado (y muy bien aunque no sea yo quien deba decirlo) en Xataka.
  • “El día que empecé a mentir a Ruth” En NyMag la historia en primera persona de un médico de cáncer que perdió a su mujer… por cáncer.
  • Durante los últimos 30 años, el coste de la educación ajustado a la inflación, se ha incrementado en un 300% en USA. En The Guardian sobre esta barrera de entrada al ascensor social.
  • The Atlantic y más investigadores que recomiendan en nutrición olvidar el contar calorías y prestar atención a evitar los azúcares añadidos.
  • En USA se empieza a hablar del declinar de los centros comerciales. Revitalización del centro de las ciudades y compra online sus dos mayores enemigos. En The Guardian
  • La lucha generacional entre mantequilla y margarina en el WaPo. Uno es pro mantequilla, por supuesto.
  • Interesados en la apertura de la tienda de puerta del Sol de Apple, Applesfera tiene la cobertura completa en varias piezas.
  • Wapo y un reportaje del mundo del taxi y su “choque” con Uber que en casi todo es extrapolable a muchas otras partes del mundo. Julio Alonso también hace un análisis sobre ello y Del Castillo recuerda el tema de los impuestos.
  • Tres cuestiones empíricas sobre la monarquía mientras se proclama una. En El Diario.
  • La privacidad ha muerto, Ben Thompson.
  • Vuelve el Nokia noventero. Y no lo hace sólo por postureo hipster, en Xataka. Autonomía, ¿privacidad? y algo de postureo que tampoco está mal.
  • Esta copa del mundo pertenece a la clase media latinoamericana, AlJazeera. Viendo los resultados lo hace en más de un sentido.
  • ¿Las embarazadas en paro tienen bebés más sanos? En Nada es gratis. Qué difícil separar ideología de ciencia en temas como este.
  • Fast co design y la ausencia de un icono estándar para compartir en internet.
  • Neurociencia y Juego de Tronos, ¿por qué Hodor sólo dice “Hodor”? En Xataka Ciencia.
  • “Una tradición inventada” Santos Juliá sobre la república que fue y no sobre la que se quiere recrear. En El País.
  • En USA sólo al 28.2% de trabajadores menores de 25 les gusta su trabajo. En Wapo junto a un par de conjeturas post hoc.
  • Nuestros hijos no son superfantásticos por Berta G. de Vega. El difícil equilibrio entre el refuerzo positivo y el culto a la autoestima.
  • ¿Cómo funcionan los préstamos para estudios? El Blog Salmón. Un modelo que son varios y que el gobierno está estudiando importar.
  • Tres historias del periodismo moderno. Por Javier Pastor
  • Estamos en plenas rebajas de verano de Steam, que ha conseguido que nos comportemos así. El primer usuario que no haya ido a comprar un juego que ya tenía, que tire la primera piedra.
  • La historia de eBoy. Buena historia y buena narrativa en The Verge.
  • Imperdible el especial de las mejores canciones rock de los 50 y 60 en Hipersónica.
  • En USA cada vez menos adolescentes se pelean en el instituto (aunque aumenta temor a ir por otros tipos de acoso). En Vox.
  • Sobre el crecimiento de Podemos. Por Pablo Simón.
  • Peleas de Tetas vs Peleas de Perros. Y el filtro que establece Facebook. En Yorokobu.
  • Por qué EEUU está perdiendo la carrera por la salud, pagando más por un sistema peor. En New Yorker.
  • Reportaje en Wired sobre almacenes y logística de Amazon y su proceso de robotización.
  • “Los populistas ofrecen soluciones falsas a problemas reales”. Ignatieff en El País.
  • HipChat vs. Slack: análisis de la batalla por la mensajería corporativa. En Genbeta.
  • Sobre la agencia de publicidad que está creando Apple, con 1000 empleados. En AdAge.
  • Business Week con un perfil a fondo de Xiaomi y sus planes de internacionalización.
  • ¿Es cierto el mito de que los coches “de antes” eran más seguros?. En Xataka.
  • Ars Technica y una enciclopédica pieza sobre la historia de Android.
  • Por último The Guardian y la aparición de nuevas pruebas del antisemitismo de Heidegger (Que me lleva a esa gran película que es Hannah Arendt).
    • Vamos a ir cerrando, que hay mucho que leer. Estos son los Alabama Shakes y su “Hold On”. Y suenan fantásticos.

      Para ver, “Pura vida” el documental sobre el intento de rescate de Iñaki Ochoa de Olza.

Así calculan algunos editores alemanes lo que “deben recibir de Google”

Kiosko de prensa

Alrededor de las demandas de algunos grupos – minoritarios pero muy relevantes – de editores de medios hay de un debate de fondo que gira en torno al derecho de cita y enlace y en la digestión del hecho de que la cadena de valor se ha movido hacia los agregadores desde los productores. Pero también hay un tema táctico referido a cuánto dinero y cómo se calcula si es que los editores deben ser pagados por los agregadores como Google, Twitter, Facebook o Menéame.

Sobre el primer tema ya hemos hablado mucho por aquí, caso español, caso francés, caso belga. Sobre el segundo tenemos una nueva pista tras el movimiento de algunos editores alemanes que recoge Search Engine Land:

Dentro de Google News no hay anuncios. Jarvis se pregunta “¿Los editores buscan el 11% del 0?” Pero el contenido de las noticias sí aparece fuera de Google News, en búsquedas regulares de Google, donde los anuncios pueden estar presentes. Para calcular un pago del 11% de esta parte, los editores parecen querer saber en cualquier momento qué contenido apareció con anuncios en las páginas de resultados.


Entonces, si alguno de esos anuncios produjo ingresos, quieren el 11% de eso. Es una tarea difícil, pero no imposible, que Google pueda calcular esto. Ya cuenta a los editores a través de Google Webmaster Tools la visibilidad de sus páginas. Se podría decir con claridad para un editor en particular si sus páginas se están mostrando en los primeros resultados.

Al menos el movimiento tiene la astucia de pedir el cálculo sólo a partir de las páginas que generen ingresos y, presumiblemente al clickar en publicidad, no llevar nada de tráfico al medio. Esto sobre todo retira la amenaza de desaparición a pequeños agregadores en tanto en cuanto siempre se pide una compartición de ingresos y no una tasa fija que pueda superar a estos.

Lo que no elimina es la amenaza y persecución del enlace y la cita, elementos necesarios – imprescindibles – no ya para eso que llaman “esencia de internet” sino para compartir y elaborar conocimiento.

Relacionado: La exclusiva del año, ¿en cerrado y de pago o en abierto y con visibilidad?

Foto: Carlos Carreter

¿Para quién debe ser la pasta con los vídeos de juegos en Youtube?

Arcade viendo jugar


El debate lo ha abierto Phil Fish – creador un tanto troll de esa maravilla llamada Fez – y lo recoge Vidaextra:

Los youtubers deberían pagar una gran porción de sus ingresos a los desarrolladores de los cuales roban todo su contenido.

Los ingresos por publicidad deberían ser compartidos con los desarrolladores. Eso debería estar integrado en YouTube. Todo lo demás es básicamente piratería.

Si generas dinero poniendo mi contenido en tu canal, tú me debes dinero. Tan sencillo como eso.

Si compras una película, ¿tienes permiso para emitirla entera públicamente para que la gente la vea de forma gratuita? No, porque eso es ilegal.

Hay sistemas para prevenir esto. Pero compra Fez, ponlo entero en YouTube, activa los anuncios, haz dinero con ello y todo bien.

y el desarrollador no debería de ninguna forma ser compensado por ver cómo su trabajo se distribuye libremente a todo el mundo. Perfecto. Tiene sentido.

Al margen de la pasada de frenada al llamar a esto piratería, creo que el debate es interesante. Hasta ahora uno había asimilado el vídeo gameplay de los usuarios a la crítica de película y libros, un género más a ser protegido en cuanto articula la libertad de opinión sobre una obra.

El caso es que, por otro lado, a lo que asistimos en los últimos tiempos – y que precisamente es lo que está teniendo más éxito en Youtube – es a algo alejado de ese planteamiento. ¿Qué funcionan con los videobloggers (youtubers) con videojuegos? Crear un programa divertido, de ocio, en el que la personalidad del chaval es la clave y el videojuego la excusa.

¿Tiene sentido entonces considerar el gameplay como una obra derivada? ¿es posible separar vídeos en críticas a lo “Días de cine” y en obras nuevas que utilizan la de los creadores de videojuegos? En el segundo escenario ¿estaría justificado que se articulara en mecanismo de compartición de ingresos?

Debo confesar que no tengo un criterio claro en este asunto. Sí que a día de hoy estos videobloggers son una pieza clave en la visibilidad y comunicación de los videojuegos y que sí que hay captación de valor por parte de los productores y desarrolladores, pero si la tendencia a disfrutar viendo como juegan otros sigue creciendo – y lo va a hacer – este debate no va a quedar en una rajada de Fish en Twitter.

Imagen de Cabycab

Os dejo un ejemplo de lo que yo clasifico como “crítica” usando vídeo del juego:

y otro ejemplo, este de perfil “youtuber de juegos” que más está funcionando

La paradoja de la privacidad

Recoge NYT una encuesta / estudio con 15000 participantes en 15 países sobre privacidad. Algún resultado curioso:

La paradoja con la privacidad apareció directamente en una sola pregunta: ¿Estaría usted dispuesto a ceder un poco de privacidad a cambio de facilidades y una mejor experiencia?

Con datos mundiales, el 51% respondió que no, mientras el 27% dijo que sí.

Los consumidores de todo el mundo parecen estar de acuerdo con la idea de que debe haber leyes “para prohibir a los negocios la compra y venta sin consentimiento previo del usuario con 87 por ciento.

Para mí la paradoja está en la contradicción entre el discurso que tenemos, muy pro privacidad y contra el almacenamiento y negocio alrededor de los datos personales y las decisiones que tomamos. El uso de redes sociales – con Facebook como estrella – ejemplifica esa contradicción. Porque sobre el uso y extracción de datos de la navegación podríamos presumir que el usuario no es consciente, pero pocas cosas más claras que el uso de Facebook y la subida consciente de información personal para ganar en comunicación con el círculo más o menos cercano.

Recordaría aquello de que La privacidad preocupa cuando los efectos de perderla se hacen evidentes, no antes

¿Ha dejado Amazon de creer en rentabilizar hardware con ventas desde el dispositivo?

Amazon Fire Phone

Rumiando la información sobre Fire Phone la conclusión que parece derivarse de su propuesta no es otra que Amazon ha dejado de creer en el modelo de rentabilizar el hardware que vende a precio de coste con las ventas.

Este Fire Phone viene a ser un Android con especificaciones de un gama alta del año pasado (en pantalla ni eso, aunque tienen el acierto de empezar en 32 gigas) a un precio de 650 dólares con el añadido de que se pierde la tienda de aplicaciones de Google y los servicios de éste. A cambio Amazon propone como gran novedad FireFly, una funcionalidad que permite reconocer con la cámara hasta 100 millones de objetos – físicos como libros o alimentos, también música, películas – para luego ofrecer la compra – en Amazon claro – o la reproducción del contenido. Eso y un modo que simula el 3D.

Si tu gran funcionalidad está más alineada con tus intereses – vender más potenciando el showrooming, consumo de sus servicios de música y vídeo – que con los del usuario y pasas además de un modelo con los tablets muy competitivo en precio a otro en el que estás por encima de competidores mucho mejor armados, no queda sino concluir que todo apunta a que Amazon ha dejado de creer en rentabilizar hardware con ventas desde el dispositivo y que, como bien analiza Javier Pastor, hace una apuesta con escasas posibilidades de romper el mercado.