Leer en internet, leer de verdad

Kindle PaperWhite 2013

El WaPo abunda en uno de los temas que más me preocupan respecto a mi intenso uso de internet: cómo afecta a la experiencia lectora de textos que exigen concentración, que son largos y densos, cuando uno se ha habituado al proceso de «leer en diagonal y con interrupciones» en el online.

Aunque mucho de lo que apuntan los neurocientíficos a los que preguntan, quisiera destacar un párrafo:

Para los neurocientíficos cognitivos, la experiencia de Handscombe es objeto de gran fascinación y creciente alarma. Los seres humanos, advierten, parecen estar desarrollando cerebros «digitales» con nuevos circuitos para hojear el torrente de información online. Esta forma alternativa de lectura compite con el circuito de lectura profunda tradicional desarrollado durante varios milenios.

Por aquí hemos tocado el tema varias veces, desde la visión de Carr que anticipó este problema o cuando hemos mencionado el fenómeno del slow read y es algo que me sigue preocupando cuando me veo un lector mucho menos capacitado que hace 10 años.

Relacionado: Leer rápido, leer despacio

PS: bola extra con este artículo de The Guardian,

La ficción literaria solía ser el centro de la cultura. Ya no lo es más: en la era digital, no sólo es el libro físico el que está en declive, sino la idea misma de la lectura «difícil» es la que está siendo desafiada

3 comentarios en “Leer en internet, leer de verdad

  1. No creo que la «lectura en diagonal» sea negativa en términos netos. Primero, el que lee novelas, o un libro de historia, o uno de divulgación, aunque lo lea en un e-reader, se lo suele seguir leyendo de principio a fin, con todas sus letras (y si lo hace de otro modo, seguramente antes también lo hacía en buena medida, dejando los libros a medias). Segundo, antes se leía con algo más de intensidad algunas cosas (p.ej., libros y artículos académicos) porque uno tenía acceso a muchos menos, no tanto porque los leyera en papel o en fotocopias; pero para el uso que se les da la mayor parte de las veces a esos textos, la lectura en diagonal es más que suficiente por lo general. Tercero, si alguien tiene que estudiar más intensamente un texto para su propio trabajo académico (p.ej., un filólogo haciendo una tesis sobre Galdós), pues lo tendrá que seguir leyendo despacito por mucho que lo lea en e-reader.

  2. Precisamente publicaba hace como dos semanas para mis suscriptores, accesible desde ayer Domingo como enlace en la web, un estudio sobre el papel del medio digital y la evolución cognitiva que emana de este cambio en nuestra civilización.

    Seguramente te interese, Antonio.

    http://pabloygl.es/PapelDigitaL

    ¡Saludos!

Los comentarios están cerrados.