La nube personal (o por qué Skydrive es un lanzamiento tan importante para Microsoft)

Skydrive
Si hay un concepto que vamos a escuchar a Microsoft este año es el «nube personal» (personal cloud), un terreno en el que su gran apuesta es Skydrive, que hoy precisamente ha dado el salto a la «primera división». La idea es conocida por la multitud de servicios que se están creando alrededor de ella: archivos alojados en sus servidores, con acceso vía web y también con aplicaciones desde cualquier sistema. En el caso de Microsoft, el paso de hoy es la aparición de aplicaciones locales para Windows y Mac, con las que además se ofrece sincronización automática entre equipos.

La aproximación multiplataforma – a pesar de no ofrecer clientes nativos para Linux ni Android – no es nueva, de hecho Skydrive hace tiempo que es la prueba de que en el imperio de Microsoft se puso el sol hace tiempo, lo que sí que es interesante es ver como Microsoft fue pionero: sirvan de ejemplo dos artículos de un servidor sobre un producto que me pareció sobresaliente, visionario, Mesh para el usuario final y Mesh como plataforma… en 2008

Es más, comentábamos que la sincronización iba a ser una tendencia clave… en 2009, ¿cómo dejó perder este tren Microsoft cuando lo vieron antes que el resto y además sacaron un producto bien enfocado y bien ejecutado? En fin, la estrategia alrededor de servicios online de la compañía de Redmon resulta inexplicable en ocasiones. En cualquier caso, Skydrive es la apuesta fuerte ahora, ofrece siete gigas a nuevos usuarios (los anteriores tenemos 25), hay un plan de pago que también es más competitivo que Dropbox y vendrá muy bien integrado en Windows 8. Tiene todas las cartas para dar un golpe fuerte al mercado, aprovechando que Microsoft no va a necesitar pagar el hosting a Amazon, como sí tiene que hacer Dropbox.

Mantiene por tanto dos aspectos clave en la elección de sistemas y plataformas y su negocio: avanza en la atenuación de la diferenciación de hospedaje «en la nube» y hospedaje en local, se integra en aplicaciones y servicios mediante APIs públicos (esto permite por ejemplo que haya clientes Android no oficiales para acceder a los ficheros) y, además, tiene un modelo de negocio basado en cobro por espacio extra. Y todo esto lo necesita Microsoft, tanto en el móvil como en el escritorio sin olvidar la ofimática.

Respecto a futuros rivales, todos esperamos la entrada de Google con Drive, aunque casi podemos decir que le ha pasado lo mismo que a Microsoft en cuanto a planes aplazados por entrar en nube personal y sincronización; adicionalmente no me olvidaría de Apple, cerrada a sus propios sistemas, pero de momento la única que ha está empezando a flirtear con una superación del concepto de fichero al que todos los anteriores (Dropbox, Skydrive, presumiblemente Google), siguen atados.

Relacionado:

Los comentarios están cerrados.