Google demanda a Microsoft

Google contraataca. Apenas dos días después de la demanda de Microsoft a Google por contratar a su ejecutivo Kai-Fu Lee, Google responde con una segunda demanda en California contra Microsoft por restringir a sus empleados donde pueden ir a trabajar (vía SeatleTimes).

Al margen del choque entre estos dos gigantes, detrás queda un intento de apropiarse del talento y los conocimientos de los empleados, incluso cuando ya se han marchado de la propia empresa. Si un ejecutivo o cualquier empleado de un sector, tras irse de una compañía, no puede trabajar en ninguna otra del sector durante un año llegamos a un escenario en el que para cambiar de empleo habría que cambiar de sector. Con ello, como reclama la demanda de Google, se está limitando la libertad de elección de trabajo del individuo. Es lógico que Microsoft quiera proteger sus secretos comerciales, pero esa protección ha de tener límites que no superen la libertad de sus empleados a pasarse a la competencia.

Los comentarios están cerrados.