Google no paga por enlazar contenidos en Francia, por suerte para los medios tradicionales

Google en RTVE

Ha resultado un tanto desconcertante atender a la cobertura del anuncio de la creación del fondo de Google para los medios tradicionales franceses, en el que la empresa del buscador meterá 60 millones de euros.

Muchos han comprado la versión de agencias que afirmaban que era un “pago por enlazar” o “por usar sus contenidos”, como todavía refleja RTVE, lo cual sería una muy mala noticia para los medios tradicionales: hay mucho más contenido y muchos más enlaces hacia fuera de los medios y por tanto el reparto de este dinero iría destinado mucho más a nuevos medios, comunidades, plataformas de contenido de usuario…¿por qué se le iba a pagar a Le Monde y no a Forocoches?

Más claro está en el artículo de El País, que si bien en la primera versión copiaban el argumento de agencias, en este segundo lo dejan más claro: el gobierno francés amenaza con tasa si no hay dinero para el sector que quiere contentar – los medios tradicionales – y Google accede por la vía cordial de “fondo para la innovación”. De esta forma no hay pago por enlace ni por”uso de contenidos” y el pastel se reparte sólo entre los medios tradicionales. Enrique comparte algunos enlaces que ayudan a entender como se gestionará este fondo

Conociendo al sector, la presión para replicar el acuerdo en España y otros países estará ya en marcha y a toda vela. En todo caso, habría que llamar al acuerdo como lo que es: una acción de lobbie por la que el estado presiona en favor de unos determinados actores del mercado y en perjuicio de otros, todos los que no son “tradicionales” y se ven sin la ayuda de ese fondo.

Una respuesta en “Google no paga por enlazar contenidos en Francia, por suerte para los medios tradicionales

  1. Gonzalo Martín

    Este es un caso delicioso de la decadencia del periodismo institucional y del poder de los estados nacionales.

    La presión francesa es, ante todo, una cuestión de estado. Esto no se debe olvidar. Francia exige, necesita, impone (y sugiere al resto de la UE) políticas para defender su rol de “gran potencia” y la defensa de lo francés y su lengua en el mercado global. Ese es el contexto. Mercado donde no hay grandes empresas europeas en las tecnologías de las redes.

    En segundo lugar, el periodismo de siempre ha saludado el acuerdo con la lectura de su sesgo hipócrita: nos paga un ladrón, vienen a decir. Mientras, no aclaran, a pesar de sus defensores del lector y sus defensas de la opinión pública y otros cuentos chinos, que indexarse es voluntario. Sin querer, hunden más la defensa ideológica de su papel: tu que te preguntabas por el editorial de El País de hoy, aquí tienes tu respuesta. Ellos son parte del mismo entramado, sólo se presiona si conviene a la esencia de la cuenta de resultados.

    Queda en evidencia su papel de lobby, el sesgo en contra de la competencia que introduce al que no piensan renunciar. Google solventa con una justificación inteligente el pago: mutación digital a los de siempre (¿un weblogs francés no podría ya pedir una demanda por distorsión a la competencia?) y donaciones a la cultura francesa y salva, al menos jurídicamente, que paga por enlazar.