Fon y las operadoras de telefonía móvil

FonYa hemos comentado por aquí lo de FON y las redes ciudadanas Wi-fi y a buen seguro que la mayoría de los que estáis leyendo esto sabréis del enorme eco que está teniendo Fon en la blogosfera y en muchos medios (Telecinco, El país).

Y no es para menos, su creador Martin Varsavsky ha planteado la fusión de lo que es una idea genial como es la de Red Libre con un modelo de negocio. En su punto de mira ha colocadado a «las malas de la película», las operadoras de telefonía móvil incapaces de ofrecer una tarifa asequible de datos ni en GPRS ni con la 3G y que abusan de su posición privilegiada en las tarifas de interconexión o en el precio de los SMS.

La fórmula Fon amenaza a Vodafone, Movistar y Amena (y también a Xfera, que dicen resucitará en 2006) no sólo en su actual mayor fuente de ingresos, la voz, sino también en lo que por lógica sería su negocio futuro, los datos. Y es que la telefonía móvil está llamada a seguir los pasos de la fija: la voz dejará de tener valor y el dinero se ingresará por las conexiones de datos. Fon propone ofrecer la voz directamente gratis mediante el uso de Voz IP y el acceso a datos también sin costo (si uno es según su terminología «un linus», el resto de usuarios sí que paga, aunque todo indica que no será una cantidad exagerada).

Hasta ahí, todo parece impecable, pero en mi opinión conviene no equiparar demasiado rápido lo que puede llegar a ser Fon con los servicios que ofrece una operadora de telefonía móvil.

Para empezar hay que tener en cuenta que cualquier operadora lleva a cabo complejas mediciones del tráfico, detecta saturaciones y planifica en función de ello, y aún así sufre caídas. Fon con su arquitectura descentralizada y caótica obvia esto y basándose en Wi-Fi tendremos puntos de acceso saturados de clientes, otros que se apaguen y enciendan a criterio del que comparte y colisiones múltiples no planificadas. Esto sin entrar en el tema de la seguridad, siempre peliagudo cuando hablamos de identificación, compartición de redes Wi-Fi y facturación.

En pocas palabras, tanto por arquitectura como por tecnología no existe ningún proceso para la calidad de servicio. En principio esto debería dejar fuera de sus usarios a las empresas, que por lo general buscan un servicio de mayor calidad aunque sea a costa de rescarse el bolsillo.

Fon asegura que pondrá en el mercado un teléfono Wi-Fi. Eso le salva del problema del precio de los terminales que admitan los 802.11, aunque no del hecho de que consuman mucha más batería que un terminal GSM y que su uso y configuración para funcionar con Wi-Fi sea bastante más complejo. Un requisito necesario para estos terminales es que estén preparados para pasar de Wi-Fi a GSM cuando se queden sin cobertura de forma transparente para el usuario.

Y es que con esto de la complejidad entramos en un escollo para Fon que podríamos denominar los «usuarios Messenger«. ¿Qué es un «usuario Messenger»? Aquél que sabe usar el IM de Microsoft, pero ni siquiera es capaz de mandar un correo, que utiliza SMS pero que no tiene ni idea (ni quiere tener) de GPRS, 3G, protocolos y demás parafernalia. Cierto es que el reclamo de «llamadas gratis» aviva el ingenio de los clientes con este perfil, pero o Fon se lo pone más fácil o lo va a tener complicado (y en esto entrarían muchas más variables como explicarles que va a ser difícil que hablen mientras conducen o en el autobús o que en vez de SMS usen el correo).

A mí la idea de Fon, creo que ya lo he dicho, me parece estupenda. Estoy deseando poder ir a (casi) cualquier parte con mi portátil y encontrar un punto de acceso que habré localizado previamente. En mi lista de deseos está que mi próximo teléfono tenga Wi-Fi (aunque no estoy dispuesto a pagar una cantidad desorbitada), pero mantengo serias reservas de que Fon sea una alternativa real a las operadoras de telefonía móvil si no invierte en infraestructuras: instalación de Hotspot y operarios que se encarguen de la red. O mucho me equivoco o la idea tal como la entiendo ahora mismo no es muy atractiva ni para las empresas ni para los «usuarios messenger», y no siempre los «early adopters» consiguen contagiar su interés por una tecnología…

Los comentarios están cerrados.