La comunidad alrededor de un blog

En las jornadas BMC4 estuvimos hablando de la comunidad alrededor de un blog, un tema que particularmente me interesa mucho y sobre el que compartí los siguientes planteamientos:

  • «Los blog son conversación» es un tópico que se suele sostener sobre el blogging y, si bien tiene su parte de razón, tampoco hay que obviar que la conversación dentro de un blog es completamente asimétrica: el blogger no quiere hablar con otros «de igual a igual» como se hace en un foro sino que entiende que su opinión/visión es importante y por eso tiene una publicación personal. Dentro de un blog, la conversación siempre la inicia el blogger y la comunidad tiene un papel secundario.
  • Los gestores de blogs no están planteados para dar soporte a una comunidad de usuarios. La mayoría plantea pocas opciones de personalización para los lectores (algunos dejan registrarse, otros no) y la participación de éstos no tiene un lugar destacado, tanto por comentarios como por otras contribuciones (envío de enlaces, por ejemplo).
  • Aún así, alrededor de un blog hay comunidad. Están los suscriptores, los lectores habituales, la gente que comenta y que tienen una afinidad con el blogger y el sitio. Hay una relación más estrecha y mayor identificación que en otro tipo de webs, uno puede establecer una relación amistosa con JJ, pero no con un articulista del ABC cuyos escritos son llevados a la web.
  • La comunidad – tengamos la motivación que tengamos a la hora de plantearnos el blog – el bien más preciado al que podemos aspirar con él. Si nuestro blog es personal y compartimos experiencias vitales, nos enriquecerá recibir otros puntos de vista y sentirnos acompañados; si es un blog temático sobre algo que nos apasiona, tener comunidad es signo de haber encontrado gente con la que compartir eso que tanto nos interesa; si el blog es para la proyección personal, sinónimo de que lo hemos conseguido y si es un blog con vocación comercial, la comunidad son los suscriptores, los lectores diarios que valen más que cualquiera que va de paso.
  • La comunidad está muy relacionada con la influencia. De hecho hay una pequeña contradicción muy interesante, cuanto más grande es el blog, menos estrechas son las relaciones que en él se establecen. En cambio, en un blog pequeño es habitual comentar con los de siempre y poder conversar con el autor en los comentarios. ¿Quieres difundir una idea o un producto? Quizás te interese más estar en 100 blogs pequeños que en 5 «de los famosos».
  • La comunidad hay que cuidarla, participando en las conversaciones, atendiendo a los correos, escuchando y valorando la retroalimentación, haciendo contenidos que interpelen (no es lo mismo algo como «ha salido WP 2.2», que informa y es interesante, a «por qué pienso que WP es mejor gestor que Drupal, que es una castaña»; en el segundo caso hay algo de que hablar, en el primero, un poco menos).
  • La comunidad tiene su lado oscuro: presencia de trolls, administración de miles de comentarios. Para algunos dejó de ser algo manejable hace tiempo.

Con todas estas ideas, mi visión es que en el blog habría que intentar dar mayor relevancia a la comunidad. No me extraña nada que haya bloggers que han abierto foros y wikis, pero también creo que en el propio formato se puede trabajar de manera que el blog refleje mejor la riqueza que supone tener una comunidad alrededor. Espero en las próximas semanas hacer algunos experimentos, a ver si empiezo por aplicarme el cuento.

Los comentarios están cerrados.