Boxee anuncia set-top box

Boxee

Boxee da un paso más en su intento de convertirse en el sistema «integrador» de las experiencias de internet y la televisión. Mientras que hasta ahora su necesidad de ser instalado y configurado en un ordenador lo condenaba a permanecer en el reducto de usuarios avanzados, el anuncio de un set-top box para venta este año en Estados Unidos le abre las puertas del gran público. Si consiguen reproducir la experiencia de «enchufar y listo», su propuesta de acceso abierto a fuentes de vídeo en la red y locales, extensible y social (véase, «Boxee y un futuro posible para la televisión e internet«) tiene posibilidades de salir del reducto «geek» en el que se encuentra ahora.

No lo va a tener fácil en todo caso. Amenaza a la industria del cable en Estados Unidos, enfada a los propietarios de los contenidos – Hulu los banea – y rivaliza ahora con fabricantes de hardware que sí que filtran qué se puede reproducir (por ejemplo, el Apple TV o Roku). Consigan o no llegar al gran público, lo que nadie va a quitar a la gente de proyectos como Boxee o XMBC (en el que se basa) es haber construido un software que apunta a cómo debería ser el futuro de la televisión: abierto a cualquier emisor, bajo demanda, personalizable y universal. Después de todo lo que llevamos gastado en la TDT, en convencer a todo el mundo de que la TDT es el futuro, proyectos como Boxee o Telebision (que va a hacer lo mismo en España) muestran a las claras que nace anciana y desfasada frente al empuje de la televisión por internet.

Un último apunte, el mayor problema que sigo encontrando a proyectos como Boxee es la no admisión de la televisión tradicional como fuente, con la posibilidad de grabarla. A largo plazo puede no tener sentido, pero a corto, para la «transición» en la que muchas cadenas no emiten por internet, se antoja muy necesario.