Android, las dudas ante el beneficio de “ser abiertos” y Playbook

Samsung Galaxy Tab tablet
La “apertura” de Android suele ponerse en entredicho cada varios meses, máxime cuando su justificación venía de ofrecer el código fuente y permitir su modificación y distribución merced a su licencia Apache… para ahora retrasar el lanzamiento del código fuente de Android 3.0. Desde Google apuntan a que es una medida temporal y que quieren evitar que los desarrolladores lo utilicen en móviles y creen confusión en el mercado y malas experiencias de usuario… que es algo que viene con el “paquete de abierto”.

En todo caso, los meses aclararán si es un tema puntual o hay una “crisis de fe” en el modelo de desarrollo actual de Android y vamos a un escenario de mayor control por parte de Google. Quienes salen ganando con la jugada son los grandes fabricantes que obtienen una importante ventaja en el mercado por acceder al código antes que nadie.

Por otro lado tenemos a RIM que anuncia compatibilidad de Playbook con aplicaciones Android (Bgr.com). Esto, que de entrada se puede leer como una muy buena noticia para este tablet , no lo es tanto si atendemos a letra pequeña: se trata de aplicaciones de Android 2.3 (pensadas para un móvil), que se ejecutan en una especie de máquina virtual (menor rendimiento) y que necesitan que el desarrollador haga pequeñas modificiones para la compatibilidad. Pueden salir con el mensaje de que tienen muchas aplicaciones, pero a la vez que no consiguen que estas prometan una buena experiencia, desincentivan el desarrollo nativo.